Meet My Hood: Stuttgart-Ost

Artículo publicado el 20 de Marzo de 2017
Artículo publicado el 20 de Marzo de 2017

Stuttgart-Ost no es un barrio que esté de moda. Al menos no todavía. Pero cuando ocurra, y ocurrirá, podréis decir que ya lo conocíais. La primera impresión es la de un barrio viejo y sucio, pero, si nos fijamos más, encontramos bares agradables, casas de ladrillo pintorescas y otras curiosidades: el observatorio de los restos de una ciudad o la estatua de un perrito.

Stuttgart-Ost se esconde detrás del sitio histórico de Wagenburg. Uno solo se pierde por aquí para hacer una visita a amigos o bien si uno quiere dar un largo paseo atravesando el Schlosspark (Parque del Castillo) hasta llegar al Parque de Villa Berg. En autobús, el barrio está a 5 minutos del centro de la ciudad de Stuttgart, de la estación principal o de la Königsstraße, la principal arteria comercial de la capital del estado federado de Baden-Wurtemberg. Sus habitantes están orgullosos del gran número de comercios e infraestructuras con las que cuentan: la oficina de correos, el colegio o el médico, todo está a dos pasos. Al mismo tiempo, es tranquilo y amplio, muy verde y nada superpoblado.

Sin embargo, Stuttgart-Ost está lejos de ser un barrio de moda e, incluso mucho menos, un barrio del que se diría que es particularmente bonito. Aquí predominan antiestéticas construcciones de los años 60 y 70. Dicho esto, y si nos fijamos bien, al lado de esas horribles hileras de casas también hay calles salpicadas de bellas propiedades de ladrillo unifamiliares que, muy a menudo, tienen hasta jardín y balcones. Las calles del barrio suelen desembocar en placitas con árboles y bancos. El corazón de Stuttgart-Ost es Teckplaz y su fuente Jünglingsbrunnen, una plaza que a principios del siglo XX se utilizaba como mercado aunque hoy en día ya no. Es un lugar ideal para abrir un café con guirnaldas luminosas estilo hipster o un pequeño restaurante con terraza.

Eso no ha pasado (todavía), pero la gentrificación -o elitización- ya está en marcha. Todavía podemos encontrar zapateros de los de toda la vida y panaderías tradicionales, pero también tiendas de ropa de marcas conocidas y otro tipo de comercios de reciente apertura: una barbería, una tienda que transforma viejas cajas de vino en estanterías y luego las vende a precios bastante caros o un salón de peluquería que lo único que tiene expuesto en el escaparate son máquinas de café. Cada vez son más las familias jóvenes que eligen el barrio para instalarse. Recientemente, se ha abierto también una guardería y una escuela de yoga para niños. En paralelo, cada vez se ven más pintadas con "No a la gentrificación" en las fachadas de las casas.

Irónicamente, Stuttgart-Ost tuvo que transformarse hace ya un siglo en una inmensa ciudad para paliar la escasez de viviendas. Con la industrialización, en 35 años, Stuttgart casi triplicó su población: los 90 000 habitantes de 1870 pasaron a ser 250 000 en 1905. La "Asociación Central para el bienestar de las clases trabajadoras" luchó para proporcionar a los trabajadores viviendas asequibles: así es como surgió entre 1891 y 1903 en Stuttgart-Ost la "Kolonie Ostheim", con 1267 nuevas viviendas. Las casas de ladrillo son una herencia de esa época y, desde entonces, han conservado todo su estilo. Aunque todas comparten la misma estructura de base, cada una de ellas es única: los arquitectos utilizaron diferentes formas de tejados, de ventanas, de balcones o de torretas, con el fin de dar a cada una de ellas una apariencia particular e individualizarlas.

La opinión de los vecinos

¿Cuánto cuesta?

Un poco viejo, y en algunas partes descuidado y pobre, con una población étnicamente muy diversa, el barrio tiene también su lado alocado, excéntrico, y dispone de su lote de rarezas. En la Eugensplatz existe un local llamado Pinguin-Eisdiele, donde se pueden saborear deliciosos helados y disfrutar durante todo el año de una magnífica vista sobre Stuttgart. En la misma plaza se encuentra Mops-Säule, una estatua de un doguillo colocado encima de una columna. La estatua está dedicada al cómico Vicco von Bülow (1923-2011), que se hizo famoso en la televisión alemana con una serie titulada como su nombre artístico, Loriot. De él es la frase "Una vida sin doguillo es posible, pero carente de sentido“. 

La gente

Sitios que no te puedes perder

Schlampazius - Wagenburgstraße 147, 70186 Stuttgart

Subiendo desde la plaza entre antiguas villas, se llega a la zona de Uhlandhöhe, en la que se encuentra el Observatorio de la ciudad y al que en las noches despejadas acuden numerosos visitantes para admirar el cielo. El Schlampazius es un bar legendario que ni está bien situado ni tiene una apariencia acogedora. El que entre se encontrará con una pieza única de Stuttgart: pósters de Jim Morrison, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Che Guevara Frank Zappa cuelgan de sus paredes y detrás de la barra, entre botellas de alcohol y pegatinas con "Stopp Stuttgart 21", una iniciativa ciudadana contra el costoso proyecto para soterrar la estación de tren de Stuttgart y aprovechar la superficie para la construcción de inmuebles y la ampliación del parque central, que se esconden entre toda una retahíla de curiosidades. Los candelabros llenos de cera dan testimonio de la larga historia del lugar. Ramón lleva detrás de la barra 43 años. Huyó de la dictadura de Franco y aterrizó en Stuttgart. La verdad es que su idea era haber cerrado el bar a finales de diciembre del 2016, pero aquí sigue, algo que el periódico Stuttgarter Zeitung celebró dedicándole un extenso artículo.

Laboratorium - Wagenburgstraße 140, 70186 Stuttgart

Justo al lado del anterior se encuentra el Laboratorium. Ambos fueron los lugares, allá por los años 70 y 80, en los que se reunía la gente que seguía la cultura alternativa. En este local todavía se siguen dando conciertos y haciendo espectáculos de cabaret y representaciones teatrales. Es en este tipo de locales donde nació la Fracción del Ejército Rojo (RAF, por sus siglas en inglés) y donde sus miembros se reunían habitualmente -al menos, eso es lo que se dice.

Park Villa Berg

Se encuentra en la zona sur del barrio, unido al Schlosspark mediante un puente. Desde el mes de marzo, son muchos los amantes del sol que se acercan hasta la zona sur para dorarse medio desnudos. El parque heredó su nombre de Villa Berg, una casa de campo tipo castillo de mediados del siglo XIX (1845-1853) de estilo neorrenacentista italiano. Fue residencia de verano del rey durante un corto periodo, después pasó a ser propiedad de la ciudad y, más tarde, de la cadena de radio y televisión Süddeutscher Rundfunk, que la utilizaba para retransmitir conciertos. Posteriormente, el edificio quedó vacío, pero luego volvió a utilizarse de nuevo.

Buschpilot -Karl-Schurz-Straße 28c, 70190 Stuttgart

En la zona norte del Park Villa Berg, entre arbustos y árboles bajos, se encuentra el Buschpilot, un establecimiento construido sobre pilotes y que es a la vez restaurante, cafetería y cervecería: la comida se sirve en el comedor interior pero si queréis estar tranquilos y que os dé el sol, podéis pedir un café y un trozo de tarta y echaros en una tumbona de las que hay en la hierba –y, por la noche, podéis cenar en la terraza.

Udo Snack - Schwarenbergstraße 40, 70190 Stuttgart

¿Tenéis algo de hambre después de haber recorrido el barrio? Hacer un alto en Udo Snack parece lo más indicado. Es una hamburguesería cuya filial goza de enorme popularidad en el centro de la ciudad: no es raro tener que hacer cola durante media hora. En este local, que tiene sus orígenes en Stuttgart-Ost, puedes pedir tu hamburguesa sin tener que esperar (todavía) ni un minuto.

__

Este artículo forma parte de la serie Meet My Hood, un proyecto de Cafébabel con el que descubrir otras zonas de Europa gracias a la gente que vive allí. Las calles de tu próximo destino ya no tienen secretos para ti.