"Même pas peur !" en Flagey de Bruselas

Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Hasta el 30 de noviembre de 2015, el estudio número 5 de Flagey difundió el nuevo documental de Ana Dumitrescu "Même pas peur !" ; un documental sobre la Francia "post-Charlie". Esta película es «una denuncia a la manipulación a través del miedo y de la libre expresión y los puntos de vista poco mostrados por los medios de comunicación »  señala la documentarista Ana Dumitrescu.

A lo largo del documental, Ana involucra a protagonistas como universitarios, filósofos, juristas y politólogos con gran renombre como Alain Touraine, Odon Valet, Benjamin Coriat bajo la percepción del Islam, del impacto mediático tras los acontecimientos de Charlie Hebdo y bajo las poblaciones musulmanas que hablan sobre los « temas de la immigración » y decisiones políticas del gobierno holandés después de los atentados.

Todos denuncian el trato mediático y las decisiones políticas inadecuadas, principalmente el refuerzo en seguridad como única respuesta política a los atentados. Y señalan las deficiencias y defectos que tuvo Francia en cuestión a la integración, al antiracismo y a la situación socioeconómica de los suburbios. « Apuntamos hacia los alborotadores en lugar de hacia los creadores » dice uno de los entrevistados del documental. 

  El debate de un colectivo 

Sin embargo, la película no brilla por su originalidad. Se abre un pequeño debate entre universitarios e intelectuales, y el documental deja muy poco discurso a la primera cuestión para así llegar a conocer lo que dicen los migrantes y las poblaciones sobre los asuntos de la inmigración, franceses musulmanes y/o supuestos musulmanes. Además, los discursos, algunos demasiado "a contracorriente" de la cobertura mediática mainstream, fueron emitidos por las grandes cadenas televisivas y periódicos. Anteriormente en el hallazgo de una situación bien conocida y en la búsqueda de soluciones, la película deja cierto toque de déjà-vu. De manera que, uno de los espectadores que esperaba a la salida de la reunión confió su relativa decepción, considerando que en el documental « no hace más que presentar lo obvio ».

Por lo tanto, el sujeto altamente polémico merece una atención particular y respuestas variadas, además de las académicas. Por ejemplo: ¿Cúal ha sido el impacto en las poblaciones supuestamente musulmanas de Francia? ¿Cómo viven ellos la situación después de Charlie? ¿Su rutina ha cambiado, ha evolucionado? ¿Qué percepción tienen de los políticos y de la sociedad francesa? Hubiera sido interesante darles voz, conocer su punto de vista. Por otra parte, la película habla de política sin hacer intervenir al hombre o a la mujer política sobre el asunto.

Además de un enfoque condescendiente, como  « hace falta educar a las personas», en la crítica puede resultar un poco pueril la cultura popular y  el mainstream, y la directora no deja ninguna duda a la contradicción de dar voz a los intelectuales, que son, sin duda, una visión analítica del tema, pero cuyas palabras parecen puramente especulativas y abstractas; la voluntad de romper con « lo emocional », defiende ella, antes de reclamar su propia elección y de asumir « [su] propia subjetividad ».

http://www.flagey.be/fr/programme/17919/meme-pas-peur-/ana-dumitrescu

El estreno del 12 de octubre era la ocasión para continuar el debate tras la proyección de la película en presencia de la directora, de Didier Heiderich (Director de la Junta de comunicación sensible y gestión de la crisis, Presidente del Observatorio Internacional de las Crisis) y Dominique Thewissen (psicoterapeuta) pero también la presentación del periódico satírico bimensual « Même pas peur », nacido el 25 de febrero de 2015.