Mi Führer: Comedia negra sobre camaradas pardos

Artículo publicado el 15 de Enero de 2007
Artículo publicado el 15 de Enero de 2007
El judío Dani Levy ha rodado una comedia ni más ni menos que sobre Hitler. Los alemanes se preguntan de nuevo: ¿puede uno reírse de Hitler?

Algunas películas hay que verlas, por el simple hecho de que todos los demás las han visto. Una de esas películas va a estrenarse en los cines alemanes: Mi Führer – la verdad verdadera sobre Adolf Hitler es una comedia sobre el tercer Reich. La ha rodado Dani Levy, director de ascendencia judía.

Un motivador para el dictador

Adolf Hitler (Helge Schneider) está tocando fondo, deprimido y ofendido de que la guerra esté perdida. El ministro de la Propaganda, Joseph Goebbels (Sylvester Groth) intenta desesperadamente levantarle la moral y quiere hacerle dar un discurso en Berlín “como en los viejos tiempos”. Pero Hitler necesita un motivador para ello. Goebbels se acuerda de Adolf Grünbaum (Ulrich Mühe), un profesor de teatro judío. Este es liberado del campo de concentración en Sachsenhausen y, a contraconcencia, tiene que hacer de Hitler un verdadero dictador de nuevo a base de ejercicios de respiración y trucos psicológicos.

La película goza de mucha expectación. Ulrich Mühe brilló este año en “La vida de los otros” y ganó con este film el premio del cine europeo. El intérprete de Hitler, Helge Schneider, es uno de los cómicos alemanes más conocidos. El director, Dani Levy, que ganó en 2005 el premio Ernst-Lubitsch por una comedia sobre una familia judía, rinde ahora homenaje al patrón del premio: Ernst Lubitsch rodó en 1942 en Hollywood la comedia sobre nazis Ser o no ser, la única comedia de esta temática hecha por un director alemán hasta hoy. La prensa consagra páginas enteras a la cinta de Levy. Antes de que Mi Führer llegue a los cines, los alemanes se ven confrontados al pasado de nuevo. ¿Puede uno reírse de Hitler?

Jugar con barquitos de guerra

Dany Levy opina que se puede. ¿Cómo no reír cuando uno ve a Hitler como un pequeñajo deplorable, que juega con los barquitos de guerra en la bañera y cuando uno se entera de que el cruel dictador era azotado por su padre? Por desgracia, la interpretación de Hitler de Helge Schneider es lo único cómico en esta película. El resto se queda en lo de siempre, sobre todo porque el judío Grünbaum hace de narrador. Su historia es demasiado seria para ser graciosa. Cuesta reírse de los presos de los campos de concentración.

Mi Führer – la verdad verdadera sobre Adolf Hitler se estrena en Alemania el 11 de Enero. A lo largo del año la película llegará a los cines europeos.

Foto Micro: Mary Harrsch/Flickr