Mi guerra contra Facebook

Artículo publicado el 16 de Marzo de 2018
Artículo publicado el 16 de Marzo de 2018

Os presentamos una serie de artículos con un tono más informal que de costumbre para explicaros que estamos en pleno proceso de cambio y que Cafébabel tiene nuevas sedes editoriales, nuevas secciones, nuevos planes y ¡nuevas batallas! como la que ha llevado a Matthieu, editor francés, a enzarzarse ni más ni menos que con una conocida red social...

¿Habéis peleado alguna vez contra un algoritmo? Es un poco como hacer shadow-boxing o literalmente dar golpes al aire. Haciendo honor al cine diría que soy un poco como Edward Norton en esa escena de El Club de la lucha – atención spoiler – en la que cree que pelea contra Brad Pitt cuando en realidad se está dando leches a sí mismo.

Diseñar la estrategia de un medio independiente en las redes sociales no es precisamente un caminito tranquilo. Es un gran descenso por aguas bravas. Y explico por qué. Hace poco, Facebook ha cambiado su algoritmo para darle prioridad a las publicaciones de nuestros "allegados", amigos, familia, compañeros... Total, que las publicaciones de medios como el nuestro han desaparecido poco a poco de la sección de noticias de nuestros lectores. Pero no hay que alarmarse, esto se puede remediar ahora mismo. En ocasiones, que uno de nuestros artículos aparezca en tu muro depende de Facebook hasta en un 60%. De ahí que entendimos la necesidad de organizarnos. Por eso, a nuestros soportes habituales de promoción de los artículos hemos añadido una newsletter bimensual y un grupo en Facebook.

Este ejemplo demuestra hasta qué punto, como medio independiente, estamos totalmente sometidos a la buena voluntad de los gigantes de las redes sociales. En un momento determinado hasta me sentí 100% dependiente. No somos los primeros a los que nos pasa, así que en vez de lamentarnos, nos pusimos manos a la obra. Primero el formato: fotos cuadradas y vídeos adaptados al móvil. Después, a nivel de contenido, había que producir temas "atractivos", "divertidos" y "locos"... En 2017, hasta incorporamos al equipo a una editora de vídeo para cumplir con esa función que tanto necesitábamos. Hubo que volver a replantearse todo lo que hacíamos, a comenzar nuevos formatos en vídeo y, en pocas palabras, a reinventarnos a costa de esfuerzos editoriales y financieros importantes.

Se puede decir que todo el tiempo que hemos pasado este último año pensando en la estrategia y aplicándola a las redes sociales ha sido considerable. Pero hoy, todos esos esfuerzos me parecen vanos por culpa de un simple cambio algorítmico y un post de Mark Zuckerberg. A principios de este año, tenía la sensación de estar luchando siempre contra molinos de viento. Pero a posteriori recibí la noticia como algo excelente. En 2018, dejé de pensar que Facebook es el único medio eficaz para dar a conocer Cafébabel. Por supuesto que no vamos a cerrar nuestra cuenta pero a la vez vamos a dedicar más tiempo a la búsqueda de nuevos temas, nuevos formatos, plataformas alternativas. Diseñaremos otras formas de participar,  otro tipo de eventos, nuevas colaboraciones...

Ahora solo nos queda reflexionar y pensar en cómo llevar a cabo esta gran cruzada, aunque una cosa está clara: hemos aprendido ciertos trucos. Gracias a todos estos cambios, conocemos mejor a nuestros lectores y colaboradores. Con Facebook o sin él, el auténtico desafío sigue siendo reuniros a todos en torno a un periodismo europeo digno, participativo y de calidad.

¿Veis a lo que me refiero?