¡Mi madre, los turcos!

Artículo publicado el 28 de Septiembre de 2005
Artículo publicado el 28 de Septiembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¡Mi madre, los turcos! Así reaccionará probablemente algún funcionario italiano el 3 de octubre, cuando en Bruselas se abran las negociaciones para la adhesión de Turquía a la Unión Europea. La expresión deriva de las correrías de los piratas sarracenos por las costas sureñas europeas.

Pero si dependiera de las lenguas, la adesión de Turquía corre el riesgo de ser ardua. Los meticulosos alemanes no podrán no airear documentos falsos, visto que para ellos türken quiere decir "trucar". Y los ingleses tendrán a bien temer un turkey, un "fiasco", no obstante el apoyo de Londres a la candidatura de Ankara.

Al final, serán quizás los franceses y los españoles los que salven a los turcos: "no los tratemos como chivos espiatorios (tête de turc o "cabeza de turco"), dirán. La expresión proviene de un antiguo juego en las ferias populares en los que vencía quien golpeaba más fuerte una diana con forma de cabeza de turco.