Migración: la realidad del campo frente a los discursos

Artículo publicado el 14 de Febrero de 2018
Artículo publicado el 14 de Febrero de 2018

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Durante el Consejo europeo del 14 y 15 de diciembre, los jefes de Estado y del gobierno debatieron una vez más sobre la política migratoria de la Comunidad. Fuimos al encuentro de asociaciones de ayuda a los refugiados, para saber lo que piensan sobre estos discursos, ya que trabajan todos los días en este campo.

Es la historia de un marfileño de veinte años. Su hermano le advirtió que en Europa, en Sicilia, se buscan personas para trabajar en campos de tomates. En su país, esas perspectivas son escasas. Trabajar en Europa le daría nuevas oportunidades, la promesa de una mejor vida. Fue así que el joven decidió tomar un barco. Forma parte de aquellos que intentan llegar a las costas de Italia. Pero una vez ahí, se encuentra en un centro de acogida. Le anuncian que es un "ilegal" y que dentro de tres meses será enviado a casa.

¿Dónde se encuentra el núcleo de la historia? Kadri Soova, agente de defensa de la PICUM, la Plataforma Internacional de Cooperación para los Migrantes Indocumentados, nos explica: "hay muchas peticiones de migrantes para venir a trabajar en Europa, pero no hay suficientes canales regulares para ayudarlos a desplazarse"

Algunos números y hombres

Si es difícil seguir cada etapa en materia migratoria al nivel europeo, el ritmo de la toma de decisión es tan lenta que es casi imposible estar mal informado. Las últimas peripecias conciernen la reforma del sistema de Dublín y las declaraciones de Donald Tusk (presidente del Consejo europeo) sobre la repartición de migrantes en cuotas obligatorias, que según él son ineficaces. "Tuvimos la reacción de Avramopulos [comisario europea de la migración] quien dijo que eso no era « europeo ». Por el momento la situación está bloqueada ", declara Arnaud Zacharie. El presidente del CNCD, una de las ONG que organizó la manifestación para la justicia migratoria en Bruselas el 13 de diciembre, agrega: "se debería salir de la lógica de Dublín y promover una repartición equitativa".

El grupo más firme sobre las peticiones estaba representado en el Consejo europeo por los países del grupo Višegrad (Hongria, Polonia, República Checa y Eslovaquia), hostiles desde el inicio a la relocalización de los migrantes según un sistema de "cuotas". "Esperamos que si logramos progresar en la gestión de flujos irregulares, los países del grupo Visegrad verán de nuevo sus posiciones" afirmó el jefe del ejecutivo italiano Paolo Gentiloni.

Varios números fueron expuestos durante este Consejo, en particular por Federica Mogherini, alta representante de la Unión para los Asuntos Extranjeros y la Política de Seguridad. "El año pasado, 16 000 personas regresaron a su país de origen desde Libia. Nuestro objetivo es enviar 15 000 más en los próximos dos meses". Números que en general, según Kadri Soova de PICUM sirven más a los responsables de las políticas que a mostrar resultados: "es una táctica política, para ganar las elecciones deben aportar resultados de sus acciones". La sensación general al final del Consejo es que "habríamos podido hacer más, habríamos podido hacer mejor".

"Hombres y mujeres que quieren una vida mejor"

Medhi Kassou de la Plataforma  Ciudadana de Apoyo a los Refugiados, llevada a cabo desde 2015 en el parque Maximilien en Bruselas para asistir a los refugiados, nos explica: "Hoy en día tenemos flujos de hombres y de mujeres que quieren una mejor vida. No hay una casilla administrativa y por lo tanto no existe una solución para ellos, ningún apoyo". Arnaud Zacharie del CNCD agrega: "A nivel Europeo hay una vez más una política migratoria que ve la inmigración económica como un problema". Kadri Soova de PICUM, va por el mismo camino: "se necesita una visión del problema a largo plazo. Ahora todo está concebido para responder a los problemas inmediatos, con el fin de ver menos migrantes a nuestro alrededor. Es una política a corto plazo. Es una situación preocupante, pues son los derechos humanos que están en peligro.  Concentrarse únicamente en la tasa de deportación no resuelve el problema. Se debe ser mas pragmático, y no solo concentrarse en los números". Para Medhi, el humanismo parece por otra parte debilitarse: "es la imagen de una Europa que se concentra de más en más en un derecho que falta de humanidad y de humanismo. Espero que los ciudadanos pondrán tanto corazón como el que ponemos hoy en día en Bélgica".

En cuanto a las repatriaciones, evocamos con las asociaciones lo que ocurrió en septiembre en Bélgica: una delegación sudanesa fue invitada por el secretario del Estado al asilo y a la migración, Theo Francken, para identificar a los migrantes irregulares en Bélgica y repatriarlos. Medhi Kassou de la “Platearme Citoyenne de Soutien aux Réfugiés” comenta el episodio: "No encuentro el procedimiento particularmente injusto tanto en forma que en el fondo. Pienso que ciertas personas con experiencia expresaron que preferirían suicidarse que regresar a Sudan y ser reconocidos", mientras que Kadri Soova de PICUM se quedó perpleja sobre la legitimidad de esta acción: "serias preguntas se hacen alrededor de la legitimidad y de la legalidad de tales misiones. ¿Cómo podemos estar seguros que el equipo de identificación tiene las competencias necesarias y es realmente independiente? Hay grandes presiones para « tener resultados » que pueden llevar a cabo procedimientos y resultados injustos para los individuos en cuestión."

¿Entonces, que esperar hoy en día de la Unión Europea? "Nos gustaría que los líderes europeos tuvieran el coraje político de desarrollar una visión holística a largo plazo de la migración basada en las realidades económicas, los cambios demográficos y el respeto de los derechos de todos los individuos " piden los representantes del PICUM. "Pienso que la única cosa que quiero pedir es hacer de tal manera que todo el mundo, cuando toque nuestro territorio, que sea menor o mayor, africano, negro musulmán, budista, o lo que sea… Que tenga como mínimo, acceso a la alimentación, a un techo, y sobre todo al acceso a respuestas a sus preguntas jurídicas para que tenga una comprensión del mundo en el que pone los pies", agrega Medhi de la “Plateforme Citoyenne de Soutien aux Réfugiés”.

La Comisión propuso un acuerdo sobre las reformas del sistema de Dublín en junio 2018, especialmente con el fin de relocalizaciones obligatorias. Desde marzo 2018, algunos elementos del  paquete de reformas podrían ser aprobados. Cita en primavera para saber si las promesas llevadas por lo dirigentes serán mantenidas.​

---

Contribuyeron a este artículo  : Alexandre Decoster et Isaure Magnien