Mika Waltari: de Helsinki a Estambul

Artículo publicado el 24 de Septiembre de 2008
Artículo publicado el 24 de Septiembre de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

2008, año para el diálogo intercultural en la UE y centenario del nacimiento de Mika Waltari, quien realizó la travesía de Helsinki a Estambul en tren en 1929. Para el tren de la integración, Turquía debe ser sólo una parada en el trayecto, pero bien necesaria

(Fotografía: Suomen Historia por K. O. Lindeqvist/ Wikimedia)El viaje imaginario vía Berlín de Mika Waltari, Yksinäisen miehen juna, (El tren del hombre solitario, 1929) nos lleva a una aventura desde Helsinki a Estambul, a través de una Europa que se toma un respiro entre guerras mundiales y que aún se balancea entre lo nuevo y lo viejo. El libro de viaje cumple ochenta el año que viene, pero la manera en que Waltari ve nuestra parte del mundo y sus gentes parece atemporal. En buscando nuestro tiempo, el protagonista se busca a sí mismo y se enfrenta a la edad adulta. El movimiento del tren no se puede detener, mientras hace su camino hacia un nuevo y moderno destino desconocido. El individuo se plantea direcciones y organiza horarios y rutas. Al final, es sólo cuestión de decidir si seguir a bordo o no.

Vía Alemania

Para la integración europea, el movimiento del tren ha sido más amplio geográficamente y políticamente más profundo. La situación especial de Finlandia ha sido su proximidad con el Este al igual que su posición como parte del Oeste. Su decisión voluntaria de subirse al tren en 1995, junto con Suecia y Austria, fue emocionalmente importante. Como humanista, historiador y europeo, Waltari se sorprendería sobre las discusiones de hoy en día sobre la expansión, estrechar los lazos y la membresía de Turquía en la UE.

(Fotografía: RokkenMurf/ Flickr) Para él, Estambul era el destino pasando por Augsburgo, dejando al Norte Berlín, donde la consigna religiosa para la paz “Aquel que gobierne el territorio decidirá la religión” tomó su nombre. En un sencillo discurso en Colonia en febrero de 2008, el primer ministro turco Erdogan pidió a los turcos que viven en Alemania que se mantengan leales a Turquía. El proceso de pertenencia es un camino en dos direcciones. ¿Ha echado los frenos el candidato? La idea de Erdogan de los turcos como una comunidad emocional en Alemania es interesante. Si le damos la vuelta, la consigna de Augsburgo quedaría así: aquellos que decidan la religión gobernarán la tierra. Entonces, si la lealtad de los turcos que viven en Berlín es para su patria, ¿es el primer ministro en Ankara quien tiene más poder sobre Kreuzberg que el canciller de Berlín? Identidades, lealtades y símbolos siguen siendo sorprendentemente importantes en Europa. Si no, ¿qué otra razón explicaría que una bandera, una canción o un eslogan se convirtieran en problemas básicos al negociar una constitución? 

Estambul - ¿Hemos llegado ya? 

El tren del hombre solitario ha llegado a destino. Waltari estaba decepcionado: se bajó en Estambul, no en Constantinopla. “Ya he esperado demasiado; para mí esta ciudad se ha vuelto un símbolo de todo lo que es inalcanzable y lejano.” Lo que Waltari había venido a buscar ya no existía. 

(Map: Tcdd network/ Wikipedia)

Hoy, Estambul es una metrópolis de 10 millones de habitantes. En apariencia, se diferencia muy poco de otras ciudades. Su corazón bombea con entusiasmo y juventud, pero se aferra a sus tradiciones. La verdadera integración de Turquía empezó cuando se unió a la OTAN en 1952. Diez años después le siguió el acuerdo con la CEE y en 1956 el acuerdo de aduanas con la UE. Ahora que ya es un jugador político en la UE, Turquía reacciona a las peticiones con precaución, a pesar de su deseo por conseguir la pertenencia. A la vez la gente joven de Turquía y su potencial para estimular el crecimiento en toda la zona tiene encantada a una envejecida Europa. 

La represión de los armenios en 1915 sin duda sirvió al intento de Mustafa Kemal de unir al hombre débil que era Europa. Como legado, Kemal dejó Turquía a Turquía, pero a la vez creó una ideología ultranacionalista, secularismo y una estricta milicia para supervisarla. La UE pide que Turquía admita sus errores, pero cierra sus ojos ante los suyos. Alemania es probablemente el único país que se ha mirado en el espejo. 3 millones de armenios tienen ahora su propia tierra. Casi tantos como viven en los Estados Unidos y Europa. Como otras minorías, los kurdos suponen al menos el 15% de la población turca, y sus derechos han sido minimizados. ¿Puede Turquía controlar su agitado nacionalismo e incluso aceptar la formación de un Kurdistán independiente? Las mayores barreras para la pertenencia de Turquía en la UE son otros países que se han asegurado ya una plaza en el tren hacia la integración, países que todavía tienen respuestas para sólo una parte de las preguntas que se les han hecho a lo largo del viaje.

(Foto: Robertraderschatt/ Flickr)Waltari quería "sentir y vivir él mismo el doloroso individualismo de los países y de los pueblos" desde una punta de Europa hasta la otra. También vosotros os encontraréis con los pueblos y los países del continente "unidos en la diversidad" en los vagones del tren hacia la integración en Europa. Waltari dice tambien que todos los pueblos son iguales en todos los lugares. No hay diferencia si es La Iglesia Ortodoxa Hagia Sofia de Estambul, una mezquita o un museo. Como viene implícito en su nombre (Hagia Sofia significa Santa Sabiduría), ser europeo no depende de si llevas un fez, un turbante o un bombín.

Nota: Este es una adaptación reducida de otro texto escrito, originalmente en finés, y que cuadruplicaría el aquí traducido.