Milán, capital europea del reggae

Artículo publicado el 3 de Diciembre de 2009
Artículo publicado el 3 de Diciembre de 2009
Con los colores panafricanos 'rojo, verde y dorado'  propios de la cultura rastafari, las noches milanesas brillan intensamente

Quizás todo tuvo inicio un 27 de junio de 1980, cuando Robert Nesta Marley, que sería recordado como Bob Marley, llegó al aeropuerto milanés de Linate para uno de los dos únicos conciertos que la estrella indiscutible del reggae dio en Italia a lo largo de toda su carrera artística (el segundo tuvo lugar en el Estadio Olímpico de Turín). En aquella ocasión, Milán tuvo el honor de presenciar un acontecimiento histórico que congregó a más de 100.000 personas, desde las primeras horas de la tarde, en el campo del estadio de San Siro, que acogió por primera vez un evento no deportivo. Desde aquel entonces, las buenas vibraciones de la cultura reggae no han dejado de resonar en las discotecas, por la calle y en los auriculares de los seguidores fervientes del género.

Vito War y los I-tal Sound

Italia, y en particular Milán, deben sobre todo a Vito War la promoción de la música reggae y de la cultura jamaicana y rastafari. Desde comienzos de los años ochenta, este pionero milanés del reggae empezó a organizar los primeros conciertos de grupos musicales italianos que actualmente se han consolidado, como los Africa Unite, los Sud Sound System y los Pitura Freska. En 1988 empezó su aventura radiofónica con la cadena de Radio Popolare, en la que dirigía el programa Reggae Radio Station, la radiofórmula más longeva especializada en música reggae en Italia, que todavía activa. Hoy en día, Vitor War continúa su “mission”, animando los establecimientos de Milán y del resto de Italia, apoyado a menudo por promotores del género más jóvenes, entre los cuales se encuentran los I-Tal Sound. Estos últimos son los protagonistas de la promoción del reggae en Italia desde 1998 y han acogido durante sus 10 años de existencia a los artistas italianos más destacados del reggae. También han sido ellos los que han abierto las puertas a colaboraciones internacionales que llevaron a Milán al famoso DJ David Rodigan (Reino Unido) y a muchos artistas jamaicanos, tales como los controvertidos Sizzla o el 'Profeta' Capleton, The King of Fire.

La semana milanesa del reggae

Las noches milanesas empiezan a teñirse de Jamaica desde los primeros días de la semana. Los martes por la noche, el centro polifuncional Corte Regina de Viale Monza, un evocador jardín de un palacio de corte típicamente milanés, abandona su aspecto diurno de gimnasio y se pinta con los colores del reggae, acompañado de artista excepcionales como Vito War, Irie Soldiers y Golden Bass. Para las queen y los king de la pista de baile, los miércoles de 19h a 21h en Porta Romana, Suna, coreógrafa del Italian Dance Hall Queen Crew que quedó en tercera posición en el European DHQ Contest 2008, imparte clases en las que se puede aprender pasos viejos y nuevos, desde el Pon de River al Guly Creepa, técnicas de los trucos acrobáticos, métodos de wining (un tipo de baile basado en el movimiento de caderas típido del reggaae) bailes de pareja y grupo.

Para los que deseen seguir de marcha con la 'danz' hasta las primeras horas del día, el Molotov de Via Cesare da Sesto abre sus puertas a la ineludible cita con el Mercoleweed (en español, 'miércoles de hierba').

Los jueves, el reggae nos espera en Via Watteau, en el centro social Leoncavallo, el primer establecimiento de música en directo que acogió en Italia, en 1989, a uno de los grupos italianos más famosos del género en lengua salentina: los Sud Sound System. Tanto en el gran vestíbulo de la entrada como en el pequeño y acogedor baretto del jardín del 'Leonka', se alternan distinguidos artistas internacionales con jóvenes promesas independientes del panorama italiano.

Durante el fin de semana, el pueblo milanés del reggae mueve el esqueleto en las lustrosas discotecas Circolo Magnolia, en Linate, y Live Club de Trezzo sull”Adda, sin olvidarse de pasar un rato por los numerosos centros sociales y espacios autogestionados más underground, que promueven este género con la misma pasión de siempre: SOS Fornace, Casa Loca, CSO Cantiere, etc.

High Priest, un jamaicano en Milán

Además de los establecimientos y los promotores, la 'massive' es la que ha convertido a Milán en un auténtico destino europeo del reggae. Y entre estos aficionados, no podían faltar los 'originales', es decir, los jamaicanos que viven en Milán. Son tantos que incluso los archivos del Consulado General de Jamaica en Roma ya han perdido la cuenta de cuántos residen en la metrópolis italiana.

Muchos de ellos trabajan durante el día y cantan por la noche, como Ragien Nesta Lawrence, alias High Priest, que nació demasiado tarde para conocer personalmente al icono del reggae. Sin embargo, al haber crecido en el distrito de St. Ann, muy cerca de Nine Mile, el lugar que fue la cuna de Bob Marley, era evidente que por sus venas correría la palabra del reggae.

“La música reggae es auténtica porque muestra la vida en su conjunto: el bien y el mal, el pobre y el rico –comenta High Priest – y en Milán la música reggae es todavía más auténtica: tiene el poder de reunir bajo el mismo techo a culturas diferentes que, al bailar libremente, se encuentran en el mensaje de One Love, One Heart. En las noches de reggae de esta ciudad veo finalmente la auténtica cara cosmopolita de Milán”.