Mittal ataca la EurOPA del acero

Artículo publicado el 9 de Abril de 2006
Artículo publicado el 9 de Abril de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Mittal, la empresa india que compite con el grupo europeo Arcelor quiere consolidar su posición en el mercado siderúrgico a través de la adquisición de ésta última de manera hostil.

Ha sido vertiginosa la escalada de Lakshmi Mittal al quinto puesto en el ranking de los hombres más ricos. Nacido en el Estado de Rajastán, al Norte de la India, en una localidad sin electricidad y agua corriente, ha hecho de la pequeña empresa india de su padre el mayor grupo siderúrgico del mundo, en unos treinta años. A mediados de los años setenta, en un momento en el que la siderurgia se encontraba en una profunda crisis y no se le auguraban mejores tiempos, Mittal comenzó en 1976 a comprar, primero en Indonesia y luego en todo el mundo, las plantas siderúrgicas, modernizándolas posteriormente. El pequeño auge siderúrgico procedente de China le sirvió para recuperar el dinero invertido.

La industria siderúrgica se fragmenta

El pequeño golpe de Mittal prometía ser su obra maestra. Para asombro de los analistas del sector, lanzó una OPA a su principal competidor, Arcelor, por valor de 18.600 millones de euros. Como Arcelor rechazó su fusión con el grupo de Mittal, éste le lanza ahora una OPA hostil.

La oferta de Mittal es muy lógica, ya que el sector siderúrgico padece un problema desde hace varios años y no es otro que la fragmentación del sector. Incluso los mayores productores de acero poseen sólo una pequeña parte del mercado mundial. Esto se hace evidente en el momento en el que las empresas desean comprar materias primas, como el carbón de coque o la mena, o cuando quieren vender sus productos, como ocurre también en el sector automovilístico. Mientras que Arcelor y Mittal abastecen hasta el momento a un 5% del mercado mundial del acero, los tres proveedores de mena, CVRD, BHP Billiton y Rio Tinto, se reparten cerca del 80% del mercado mundial. Lo que les permitió el pasado año elevar en cerca de un 70% el precio del mineral de mena.

Ambos directivos, Lakshmi Mittal y Guy Dollé de Arcelor, son conscientes de ello. Dollé habla desde hace unos años -del mismo modo que lo hizo Mittal- de la consolidación de la Siderurgia. Ambos sueñan con poder dirigir un grupo que cruce la frontera mágica y produzca cada año 100 millones de toneladas de acero puro. En este momento parece que será Mittal el primero que llegará ha realizar este sueño.

Por eso, los analistas del sector que valoran las perspectivas de negocio desde el punto de vista de los mercados financieros, ven con buenos ojos la estrategia de Mittal. Los analistas argumentan que ambos grupos se complementan tanto geográficamente como en lo que se refiere a sus productos. Mittal es líder del mercado en Norteamérica y, en Europa del Este, tras la compra de varios productores siderúrgicos de la órbita comunista en la franja que va desde Polonia a Kazajistán. Por el contrario, el mercado principal de Arcelor se encuentra en Europa Occidental y Suramérica. En cuanto a la calidad, ambos están separados todavía en algunos años, según afirman los expertos. Aquí se hace patente la ventaja tecnológica de los productores de acero con orígenes en Europa occidental y llenos de tradición como son Arbed, Aceralia y Usinor, de cuya unión surgió Arcelor en 2001. Mediante la absorción de Arcelor, Mittal podría ofrecer en el futuro una amplia gama de productos, además de mejorar la calidad que hasta ahora tiene su acero. Las sinergias podría ascender hasta los mil millones de dólares estadounidenses.

“El Airbus del acero”

La palabra sinergia hace saltar la voz de alarma entre los empleados. Mittal ya se está moviendo para crear puestos de trabajo en sus centrales. En torno a 45.000 empleados de los 155.000 podrían perder su puesto de trabajo en el periodo existente hasta 2010. Son por ello comprensibles las preocupaciones que existen entre los 98.000 trabajadores del acero en las fábricas de Arcelor y no es de extrañar que estos ofrezcan una gran resistencia al plan de Mittal. Sobre todo Francia, España y Luxemburgo, donde se hallan las grandes fábricas y la sede de Arcelor, intentan evitar que Arcelor sea adquirida por Mittal. En Francia y Luxemburgo se han aprobado ya leyes -y otras están en camino- que deberían poner trabas a las OPA hostiles.

Guy Dollé se muestra confiado en poder evitar la OPA hostil. Este mantiene que Arcelor y Mittal no son compatibles. Continúa diciendo que cuando llama a Arcelor el “Airbus del acero” es porque para él también se trata de una lucha simbólica. En el caso de que el ascendido Mittal de nacionalidad india absorbiera a Arcelor se perdería algo de la política industrial que comenzó con la fundación de la CECA (Comunidad Económica del Carbón y el Acero) en 1951 y cuyo mayor éxito es el fabricante de aviones Airbus. Desde el punto de vista de Lakshmi Mittal no hay lugar para esta resistencia. Califica a los planes de evasión de racistas.

Sin embargo, Mittal tiene asegurados muchos éxitos, ya que tiene perspectivas de mayores beneficios: hasta este momento, ha sabido convencer a sus inversores. Se convertirá en el jefe de un grupo global en el que los intereses tanto nacionales como europeos apenas tomarán partido. Tras esto, se continuará con la concentración del sector siderúrgico. El veredicto de la Comisión se dará a conocer le 19 de mayo.