MOOC: las universidades europeas se apuntan a los cursos online

Artículo publicado el 17 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 17 de Marzo de 2014

Hace casi dos años que las uni­ver­si­da­des eu­ro­peas han su­cum­bi­do, si­guien­do el ejem­plo de las gran­des uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas, a la co­no­ci­da re­vo­lu­ción de los MOOC (Mas­si­ve Open On­li­ne Cour­ses), los Cur­sos Ma­si­vos On­li­ne Abier­tos ¿Cuá­les son sus ob­je­ti­vos y qué lugar hay que dar­les den­tro de la edu­ca­ción su­pe­rior 'tra­di­cio­nal'?

Hace poco que los MOOC, esos cur­sos on­li­ne al al­can­ce de la gran ma­yo­ría, han cam­bia­do el mundo de la edu­ca­ción. Con el pro­fe­sor de­lan­te de su web­cam y el alumno co­nec­ta­do desde la otra punta del mundo, la re­vo­lu­ción MOOC ya ha in­va­di­do Eu­ro­pa. Al­gu­nos paí­ses como Es­pa­ña, ya pro­po­nen 150 cur­sos di­fe­ren­tes, sien­do esta cifra tres veces mayor que en Fran­cia. En l'École poly­te­ch­ni­que de Lau­san­ne (EPFL), una de las pri­me­ras es­cue­las eu­ro­peas que se aden­tró en esta aven­tu­ra, el éxito se cal­cu­la de forma des­me­su­ra­da: en un año y medio 400.000 es­tu­dian­tes se ins­cri­bie­ron en los 14 cur­sos on­li­ne que ofre­ce la es­cue­la. 

Un be­ne­fi­cio para las uni­ver­si­da­des

El trá­mi­te de la ins­crip­ción ya es una pe­que­ña vic­to­ria, por­que a pesar de que estos cur­sos no son ren­ta­bles eco­nó­mi­ca­men­te para las uni­ver­si­da­des (la ma­yo­ría de los MOOC son gra­tui­tos), sí que les pro­por­cio­nan una ven­ta­ja con­se­cuen­te: el pres­ti­gio. Aun­que Stan­ford o Yale no ne­ce­si­ten lan­zar cur­sos on­li­ne para darse a co­no­cer por todo el mundo, mu­chas uni­ver­si­da­des eu­ro­peas ganan al com­par­tir sus en­se­ñan­zas. Estos cur­sos re­fuer­zan su no­to­rie­dad y de­mues­tran su adap­ta­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías.

Mat­hieu Cisel, pri­mer doc­to­ra­do en un MOOC en Fran­cia, cree que el pro­fe­sor tam­bién juega un papel den­tro de esta re­vo­lu­ción: "los MOOC cam­bia­rán esta pro­fe­sión y la re­va­lo­ri­za­rán". Por­que los pro­fe­so­res, como aun­tén­ti­cos ac­to­res de estos ví­deos pe­da­gó­gi­cos, no se di­ri­gen a una clase de 300 per­so­na sino a un pú­bli­co de 30.000 es­tu­dian­tes. Pie­rre Di­llen­bourg, pro­fe­sor de nue­vas tec­no­lo­gías en l'École poly­te­ch­ni­que de Lau­san­ne, in­sis­te en el rol del pro­fe­sor den­tro de este nuevo en­fo­que y pre­ci­sa que la ca­li­dad de la en­se­ña­za es una con­di­ción in­dis­pen­sa­ble para que un MOOC triun­fe. "A pesar de no lle­var la eti­que­ta de una uni­ver­si­dad pres­ti­gio­sa, al­gu­nos cur­sos on­li­ne se dis­tin­guen por­que los im­par­ten ex­per­tos en la ma­te­ria". 

¿ame­na­za­da la edu­ca­ción 'tra­di­cio­nal' ?

¿Puede la edu­ca­ción pre­sen­cial verse re­em­pla­za­da por la edu­ca­ción on­li­ne? Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor ha­blan claro: los MOOC no sus­ti­tui­rán jamás a las cla­ses tra­di­cio­na­les. 

Por un lado, por­que no pro­por­cio­nan nin­gún tí­tu­lo, sim­ple­men­te un cer­ti­fi­ca­do que se en­tre­ga al ter­mi­nar el curso como prue­ba de que el es­tu­dian­te ha su­pe­ra­do los exá­me­nes pro­pues­tos y ha ad­qui­ri­do los co­no­ci­mien­tos im­par­ti­dos. Por otro, por­que los es­tu­dian­tes que se ins­cri­ben en MOOC, cur­san pa­ra­le­la­men­te es­tu­dios tra­di­cio­na­les. Los pro­fe­so­res que han adop­ta­do este nuevo sis­te­ma, con­si­de­ran estos cur­sos en algún caso, un com­ple­men­to, pero jamás una al­ter­na­ti­va. Pie­rre Di­llen­bourg cree que estos cur­sos on­li­ne son una opor­tu­ni­dad para me­jo­rar la ca­li­dad de las cla­ses de la uni­ver­si­dad así como para pro­fun­di­zar en ellas. En este caso, los MOOC re­pre­sen­tan un ver­da­de­ro apoyo para la edu­ca­ción tra­di­cio­nal. 

Otros pro­fe­so­res ven en estos cur­sos la oca­sión de im­pul­sar a la re­fle­xión sobre un tema y de pro­fun­di­zar los co­no­ci­mien­tos apren­di­dos en clase. Es el caso de Al­ber­to Ale­manno, quien en­se­ña po­lí­ti­ca eu­ro­pea en HEC París. Ale­manno im­par­te un MOOC ti­tu­la­do Un­ders­tan­ding Eu­ro­pe (Com­pren­dien­do Eu­ro­pa); el pri­mer MOOC sobre Eu­ro­pa en Eu­ro­pa. Éste pro­po­ne el desa­rro­llo de al­gu­nas ideas sobre la Unión Eu­ro­pea y tam­bién mos­trar a sus es­tu­dian­tes que el ciu­da­dano puede ser un ver­da­de­ro actor. "Es un acer­ca­mien­to hu­mano, de arri­ba abajo, para de­vol­ver al ciu­da­dano al co­ra­zón del pro­yec­to eu­ro­peo". Su ob­je­ti­vo es dar las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias para hacer valer sus ideas y de­mos­trar­les que "Eu­ro­pa es un lugar de opor­tu­ni­da­des". 

Un­ders­tan­ding Eu­rope (En­ten­dien­do Eu­ro­pa), pri­mer MOOC (sobre Eu­ropa) en Eu­ropa, pro­puesto por el pro­fes­or de de­re­cho eu­ro­peo Al­berto Ale­manno.

desa­rro­llo irre­gular en eu­ro­pa

El desa­fío para las uni­ver­si­da­des y co­le­gios eu­ro­peos es no dejar que los MOOC "cai­gan en manos de la he­ge­mo­nía am­eri­ca­na", ex­pli­ca Matt­hieu Cisel. Por otro lado, él ha par­ti­ci­pa­do en la ini­cia­ti­va pú­bli­ca fran­ce­sa de una pa­ta­for­ma de MOOC lla­ma­da FUN (Fran­ce Uni­ver­si­té Nu­mé­ri­que). Pasado el mes de enero de 2014, cerca de diez es­ta­ble­ci­mien­tos han pro­pues­to 21 cur­sos. En oc­tu­bre de 2013, el Reino Unido desa­rro­lló a par­tir del mismo mo­de­lo pero con fon­dos pri­va­dos, su pla­tafor­ma Fu­tu­re­learn, que reúne a 26 uni­ver­si­da­des. Si­n em­bar­go, las más pres­ti­gio­sas, como Ox­ford o Cam­brid­ge, con­ti­núan dis­tan­tes y miran con desdén el pro­yec­to. "No­so­tros ya pro­pu­si­mos cur­sos on­li­ne y los MOOC no nos harán cam­biar nues­tro mo­de­lo", ha de­cla­ra­do Sally Maps­to­ne, vi­ce­pre­si­den­ta de Ox­ford. Estas ini­cia­ti­vas tie­nen lugar en Eu­ro­pa pero a niver na­cio­nal y de forma bas­tan­te irre­gu­lar.

¿Ten­drá Eu­ro­pa que unir fuer­zas para crear una única pla­ta­for­ma eu­ro­pea y opo­ner­se al li­de­raz­go ame­ri­cano? Según Pie­rre Di­llen­bourg, co­la­bo­ra­dor de la es­cue­la po­li­téc­ni­ca de Lau­san­ne en la or­ga­ni­za­ción este mes de la gran cum­bre eu­ro­pea de EMOOC, no. "La Co­misión Eu­ro­pea está de­ma­sia­do au­sen­te de este de­ba­te, lo cuál es una pena. Si­n em­bar­go, no creo que sea ne­ce­sa­rio fu­sio­nar los pro­yec­tos, sim­ple­men­te bastaría con una mayor in­ter­ac­ción y unión entre las pla­ta­for­mas na­cio­na­les".     

De forma ge­ne­ral, las uni­ver­si­da­des eu­ro­peas no es­pe­ran el apoyo de las ins­ti­tu­cio­nes en el tema de los MOOC, pero po­de­mos des­ta­car que ha sa­li­do algo po­si­ti­vo de la cum­bre eu­ro­pea, y es que el dis­cur­so de los ac­to­res ha lle­ga­do a una cier­ta ma­du­rez. "Ya no se habla más de los MOOC como un mi­la­gro, es­ta­mos en lo con­cre­to", dice contento Pie­rre Di­llen­bourg. Matt­hieu Cisel, que tam­bién ha asis­ti­do a la con­fe­ren­cia, ha des­ta­ca­do en su blog "ex­pe­rian­cias de au­to­res de MOOC muy in­tere­san­tes". Por otra parte, ha desa­rro­lla­do un MOOC sobre "Cómo crear un MOOC" para la pla­ta­for­ma fran­ce­sa FUN ¿Hay algo más con­cre­to que esto?