Movilizaciones, reencuentros y beneficios: La fertilidad de las redes sociales

Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2010
Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2010
Más de 500 millones de usuarios registrados en Facebook, 50 millones de tweets al día, 130 amigos de media en la red social, 55 minutos diarios de consumo del servicio, 900 millones de acciones, 37% de los usuarios mediante el teléfono móvil... Mientras unos sólo ven la parte negativa, otros no paran de sacar beneficios. Recorrido por el lado fértil de las redes sociales.

Los grandes bufetes de abogados y empresas consultoras, con trabajadores por todo el mundo, se han dado cuenta de lo beneficioso que es crear una red social corporativa. Empiezan a usar sistemas de gestión de contactos que permiten a sus trabajadores compartir sus “tarjeteros”; indexar esos contactos y asociándolos a determinadas áreas o ramas, permite encontrar la persona que necesitas. El doctor en derecho y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Rafa Rubio, especializado en lobbies, redes sociales y comunicación, destaca en cafebabel.com las ventajas de esta estrategia: “Es necesario pensar en red, trabajar en red, entender que la vida de la marca es más que nunca la suma de las interacciones entre sus trabajadores, sus proveedores y sus clientes”.

Nódulos y reencuentros

Riccardo Friede, Dolo. Italia: “Promoví una campaña de apoyo a la Asociación Il Portico para impulsar su teatro y hacer un nuevo programa para gente discapacitada. La red social me ayudó a difundirlo, a buscar donantes...”. Resultado: 2.000 € y la ayuda de profesionales. Un año más tarde ya tienen una obra lista para representar.

Bobby Peacock, Londres. Reino Unido: Pudo encontrar a su hermano a través de Facebook tras 14 años sin saber nada de él. “El hecho de no saber dónde está alguien a quien quieres o incluso si está vivo o no es muy estresante. Ahora empieza un nuevo capítulo para mí y para mi familia”.

Este caso demuestra la teoría desarrollada por el estadounidense Stanley Milgram en 1967: entre dos personas cualesquiera existen como máximo seis nódulos o conexiones. Las redes sociales permiten de esta forma conectar a gente de todo el mundo. Entre nuestras amistades, las amistades de nuestros amigos y así sucesivamente, podríamos crear un gráfico de las conexiones que existan sólo en nuestra ciudad. Y aquí toma protagonismo el gran debate sobre la privacidad; el profesor Rubio asegura. “El control de la privacidad se irá solucionando según vaya aumentando la familiaridad del usuario con las herramientas de las redes sociales y con su cultura (...) Las posibilidades que se nos ofrecen son innumerables, como por ejemplo devolver al individuo, y a la sociedad, el protagonismo que venían perdiendo desde hace años”.

Jogging con el primer ministro

Uno de los primeros políticos en sacar partido de las redes socialesEl ex primer ministro danés y actual secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, fue el primer jefe de Gobierno europeo en usar la red social. Y supo cómo sacar partido de su perfil. Convocó un evento para ir a hacer jogging en su residencia de vacaciones al norte de Copenhague. Así que él y 100 de sus amigos virtuales corrieron juntos durante 7 kilómetros.

Zubin Kutar, experto en marketing por Internet, habla de cómo los empresarios deben empezar a perder el miedo a los medios sociales y verlos como una inversión. Destaca que en estos espacios la inversión es más de tiempo que de dinero. El profesor Rafa Rubio asegura que “las redes sociales no sirven para conseguir votos, pero pueden tener una influencia determinante como elemento articulador y movilizador de la campaña”. Define los Social Media como “una herramienta fundamental para transmitir información (...), activar la movilización de un número hasta ahora impensable de individuos que pasan a desempeñar un papel protagonista en la campaña electoral”. 

Tal vez hayamos encontrado nuestro primer amor, impulsado nuestra empresa o simplemente cotilleado el perfil de nuestros contactos. La idea es que con todo esto, quizás, ocurra como los coches, los videojuegos o la ciencia: las herramientas no son malas, sólo el modo en que se usan.

Fotos: Rasmussen: portada: (cc) Yohann.aberkane; (cc) World Economic Forum/ambas de Flickr; vídeo: Youtube