Muere Patrick Swayze: "¡No dejaré que nadie te arrincone!"

Artículo publicado el 15 de Septiembre de 2009
Artículo publicado el 15 de Septiembre de 2009
El 14 de septiembre, el actor americano Patrick Swayze murió víctima de un cáncer de páncreas, a los 57 años. Generaciones de adolescentes lo conocen como el más famoso profesor de baile en la película Dirty Dancing, que se ha convertido en un clásico

La puerta del centro de vacaciones Kellerman se abre con un violento empujón de Johnny Castle, el personaje más célebre del actor americano Patrick Swayze, que irrumpe en la sala. El conjunto de cuero del profesor de baile se completa con una camisa a pecho descubierto y un rubio tupé, rodeado de otros bailarines que gritaban extasiados al estilo de los ochenta. Va directo a la mesa donde la familia Houseman está sentada con su ‘Baby’, encarnada por Jennifer Gray. Está petrificada. 

©Wikipedia/ apakatt/flickr

No es moco de pavo que en este verano del 63 Baby llevara unos melones a la sala de ensayo de los bailarines, que Johnny golpeara al ligón de turno y que repitieran sin cesar el paso de baile donde Johnny levantaba por los aires a Baby, para después llevarla bajo su regazo al concierto del 'baile sucio' (Dirty Dancing quiere decir eso por si no están informados). Todo esto por un único momento de gloria: el baile final de la temporada y el momento álgido de un clásico pasteloso del cine.

Nobody puts baby in a corner, reza la frase de culto con la que el personaje de Swayze hace callar al padre de Baby, que había sacado literalmente a su hija del escenario, cuando empiezan a sonar las primeras notas del éxito musical The time of my life. En la traducción, las versiones en francés, italiano, español y ruso, tampoco van a dejar que Baby se quede en una esquina como si nada. Estas lenguas fueron fieles a la frase original del inglés, reproduciendo las últimas palabras pronunciadas por el rebelde Johnny: On ne laisse pas Bébé dans un coin, Nessuno mette Baby in un angolo, No dejaré que nadie te arrincone y Никто не поставит малышку в угол. En polaco, nadie ‘atranca’ a Baby en una esquina: Nikt nie upchnie Baby w kącie. Los alemanes modificaron completamente la frase al traducirla: Mein Baby gehört zu mir, ist das klar? (Mi Baby me pertenece, ¿está claro?)

La famosa frase también fue recuperada en la canción Nobody puts baby in a corner por la banda de rock estadounidense Fall Out Boy, en su álbum From Under a Cort Tree (2005). En él, los chicos punky tatuados del grupo alternative de Chicago dejan ver su admiración secreta por Dirty Dancing:

Drink down that Gin and Kerosene, And come spit on bridges with me, Just to keep us warm. Light a match to leave me be. Light a match to leave me.

(‘Bébete esa ginebra y queroseno,

Y ven a escupir de los puentes conmigo,

Solo para mantenernos calientes.

Enciende una cerilla para dejarme ser.

Enciende una cerilla para dejarme’)