Mujeres en política, ¿qué quieren ser?

Artículo publicado el 13 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 13 de Agosto de 2010
¿Qué ego alimentaron las parlamentarias de la República Checa que posaron de manera sensual para un calendario especial para conmemorar el hecho de que tras las elecciones del pasado mes de mayo el 20% de los miembros de la Cámara eran mujeres?

El pasado 23 de julio un periódico polaco publicaba una entrevista con la recientemente elegida primera ministra de Eslovaquia, Iveta Radicová. La primera pregunta se centraba en si el hecho de ser mujer ayuda o perjudica en una carrera política. Una vez superada la sorpresa inicial por centrarse en un tema que está fuera de las prioridades a la hora de conversar con el mandatario de un país vecino, caemos en la severa apatía de la respuesta: para una mujer es más difícil tener una carrera política porque tiene que superar el estigma del “sexo débil”, pero también es más fácil porque “puedes usar las armas de mujer, como la gracia, la sonrisa, adular el ego masculino”. Será que, tal vez, en las reuniones del Consejo de Ministros Radicová, rodeada de un círculo de admiradores, besa la frente de los miembros del gabinete para reconciliar a un grupo de machos que no para de gritar y, luego, mientras mira intensamente a los ojos del responsable de Finanzas, pregunta sobre el agujero que hay en el presupuesto.

¿Qué ego alimentaron las parlamentarias de la República Checa que posaron de manera sensual para un calendario especial para conmemorar el hecho de que tras las elecciones del pasado mes de mayo el 20% de los miembros de la Cámara eran mujeres? Querían probar de esta singular manera que pueden ser las dos cosas: políticas y mujeres, lo que parece significar la persona con la que te gustaría irte a la cama, partiendo de la base de que la mayoría de las fotos simulan estar tomadas en un dormitorio. ¿Por qué un político no siente la necesidad de posar en ropa interior para probar a la nación que aún es un hombre?

Lo de los calendarios no es nuevo para Mara Carfagna, la ministra italiana de Igualdad de Oportunidades y ex modelo y Miss Italia. Últimamente, nadie en su país se interesa de lo que la funcionaria ha hecho para merecer este cargo público, aunque todo el mundo sabe lo que ha hecho para ganarse la cartera.

¿Por qué luchan las políticas? ¿Para ser reconocidas como profesionales o como mujeres y políticas? No nos olvidemos que, al contrario de lo que la publicidad de la CDU puede sugerir, las únicas medidas que cuentan cuando hablamos de mujeres en política son las de su trabajo.

Fotografías: Katerina Klasnova ©  bobster855; Merkel y Langsfeld © CDU