Mundial de fútbol 2010: Un entrenamiento lingüístico

Artículo publicado el 4 de Junio de 2010
Artículo publicado el 4 de Junio de 2010
Empieza la cuenta atrás. El acontecimiento deportivo que sacudirá Sudáfrica entre  el 11 de junio y el 11 de julio ya se siente en el ambiente. Os presentamos las expresiones esenciales para quedarse pasmado en cualquier taberna de Europa

El Mundial de futbol es, ante todo, amor por la pelota. En Italia, los comentaristas deportivos pierden su latín: “La palla 'pallonzola'!" grita el comentarista Bruno Longhi, en lugar de decir “la palla 'rimbalza'!” ('la pelota rebota'). Es la emoción. En la edición 2010, no todos manejarán el Rundes Leder ('cuero redondo', en alemán) con talento. Al lado de excepcionales y geniales funambuli ('funámbulos', en italiano) también se encuentran los jugadores de una squadra di brocchi ('un equipo de burros'), la gurkentruppe ('un equipo de pepinos', en alemán) con los que todo el mundo desea enfrentarse. Casi todo el mundo. Jorge Valdano, ex entrenador y ahora director del Real Madrid, lo niega: “¿Un rival sin interés atacante? Es como intentar hacer el amor con un árbol”.

Entonces, ¿cuáles son los pronósticos para la edición africana? Podemos ser determinantes como Gary Lineker, ex jugador de futbol británico, para quien “football is a simple game: 22 men chase a ball for 90 minutes and at the end, the Germans always win” (“El futbol es un deporte simple: 22 personas que persiguen un balón durante 90 minutos y, al final, Alemania siempre gana”). O pretenciosos, a la italiana, que cantaban “Il cielo è azzurro sopra Berlino!” (“El cielo es azul sobre Berlín”) después de su victoria en 2006. Al mismo tiempo, la sabiduría del mítico entrenador polonés Kazimierz Górski dice “piłka jest okrągła, a bramki są dwie” (“En el futbol, hay una pelota y dos puertas”). Todo puede ocurrir. En estas condiciones, “En el fútbol hay que ganar y ganar y ganar y volver a ganar y ganar y ganar”, tal y como nos enseña Luis Aragonés, ex seleccionador de España. Y si se pierde, como lo hizo Francia contra Italia en la Eurocopa 2008, siempre se puede jugar a ser un romántico, como el seleccionador francés Raymond Domenech, quien a la pregunta sobre su futuro como líder de su equipo en la cadena francesa M6, replicó “Sólo tengo un proyecto, casarme con Estelle”. ¿Razón suficiente para no apostar por Francia en 2010?