Música y fantasía: la Playlist para ligar 

Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2014
Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2014

"Nunca somos dos durante el acto sexual". Gracias al filósofo esloveno Slavoj Zizek, conocemos la importancia de los factores secundarios, como la música, a la hora de satisfacer un deseo. La Playlist de esta semana se vuelve algo pícara para que practiquéis nuestras estrategias de seducción. 

The Jones Girls confirman la capacidad desconcertante de la música con Nights over Egypt (1981). Un viaje aéreo a través de una estratosfera sensual.

Después de un desvío por tierras orientales, Tim Maia nos ofrece un baile lento y romántico en América del Sur. En la oscuridad nocturna O Caminho Do Bem (1976) puede guiar los pasos de los más inciertos hacia las estrellas más sugerentes. 

Mount Kimbie arrulla a su público con la ayuda de notas lánguidas y acordes evocadores. De esta foma, Home Recording (2013) logra disipar cualquier atisbo de duda entre suaves sonidos.

Fatima juega con el minimalismo y deja que cada acorde se transforme en nuestros tímpanos con visiones que proceden de lo más profundo de nuestra imaginación. Es la Red Light (2011) la que se enciende  progresivamente.

En un laberinto de notas, Chilly Gonzales nos aturde entre la perfección musical y los cortes al estilo kitsch. Knight Moves (2013) ayuda a la pérdida de conciencia. 

Terence Parker, reeditando un fragmento de James Sims, es oro puro para las noches austeras como consecuencia de la timidez.  Una liberación de vuestras fantasías más ocultas (Secret Fantasy, 2012)

Twit One, muestra a la perfeccón la magnífica composición de Gil-Scott Heron We almost lost Detroit. Dejando a un lado las palabras comprometidas de la versión original, el beatmaker no conserva más que dulzura y sensualidad (2011).  

Un último giro en el abandono cósmico: Toro Y Moi acaricia nuestros sueños de forma ligera y agradable, con una voz divina, casi timida. Una composición preciosa como la Rose Quartz (2012).

Dream Koala nos hace aterrizar suavemente tras un viaje por un universo desconocido en el que hemos penetrado en un instante trascendental, después de una pérdida de conciencia temporal:  We can't be friends (2012). 

Ligar en Berlín: ¿éxito o fracaso? 

Que los alemanes no saben ligar es un prejuicio tan viejo como lo es el mundo pese a cualquier intento por desmentirlo. Cafébabel trata de acabar de una vez por todas con las miserias amorosas. Si créeis haber encontrado LA estrategia para ligar (y tener éxito), envíanos un mail a berlin@cafebabel.com.