Musulmanes en Polonia y la mezquita de la discordia

Artículo publicado el 20 de Julio de 2010
Artículo publicado el 20 de Julio de 2010
Aunque es reducida, unas 30.000 almas, la comunidad musulmana da que halar en el país del Este. Se está construyendo un centro de oración en el barrio Ochota de Varsovia, con financiación saudí. Y si bien representa la vitrina de un Islam moderado, no agrada a todo el mundo

Los musulmanes polacos no representan ni un 1% de la sociedad, son unas 30.000 o 40.000 personas, aunque no existen estadísticas gubernamentales. Polonia, aún poco acostumbrada al multiculturalismo y aún menos al multi-confesionalismo, no dará a conocer la afiliación religiosa en su censo hasta el año 2011. Se cuenta que unos 25.000 musulmanes, instalados en Polonia después de la Segunda Guerra Mundial, eran en su mayoría estudiantes atraídos por el bajo coste de estudiar a bordo del Vístula y ayudados por los acuerdos existentes entre los estados miembros del Pacto de Varsovia y los países musulmanes. Una vez graduados, estos antiguos alumnos fundaron familias en Polonia y aquí se han quedado para siempre. En 2004, con la integración de Polonia en la Unión Europea, apareció una nueva categoría de inmigración, bien conocida por los vecinos europeos: la económica, especialmente en los sectores del comercio y de la restauración. Para muchos, esto no es más que una nueva etapa en la reconciliación del país con los otros países de la Europa Occidental. 

Islam y Europa: tolerancia cero

Pero poco a poco, muchos países europeos vecinos han comenzado a restringir la libertad de los musulmanes por temor a una expansión incontrolable. En noviembre de 2009, el 57,7% de la población suiza votó en referéndum contra la construcción de minaretes en todo el país. Bélgica ha aprobado una ley que prohíbe el uso del burka en lugares públicos y en Francia harán lo mismo. En 2008, la Liga Norte, partido italiano populista de derecha, solicitó que las mezquitas se encuentren al menos a un kilómetro de las iglesias. Aunque el texto no entró en vigor, sigue siendo difícil en Italia obtener permisos de construcción para los lugares de culto musulmán, por el patrimonio histórico de las ciudades llenas de cultura cristiana.

También en Polonia, el debate sobre los musulmanes se está intensificando. ¿El motivo? El proyecto de construcción de un centro de cultura musulmana en Varsovia, en el que se encontraría una biblioteca, una sala multimedia, una galería de arte, restaurantes y centros comerciales y, ahora, una sala de oración. La decisión de construir el centro, que contará con un minarete, se tomó en septiembre de 2009, pero no empezó a dar que hablar hasta marzo de 2010, a raíz de la manifestación organizada por la Asociación Europea de Futuro, que tuvo lugar donde se construirá el edificio. “Contra una mezquita en Polonia”, “Tolerancia no rima con inocencia”, son algunas de las consignas escuchadas entre los aproximadamente 150 participantes. “La manifestación es el modo de actuar más adecuado. En Polonia no hay muchas mezquitas, y las que hay, existen desde hace varios siglos. Y de golpe, ¿una organización musulmana construye un nuevo centro de culto? ¿Los musulmanes, en el fondo, no tratan de convertir a los ateos?”, se pregunta Tomek, uno de los manifestantes. 

Construida en el siglo XVIII En Polonia, hasta ahora, solo había cuatro mezquitas: dos con más de 150 años en la región de Podlasie, en Kruszyniany  y en Bohoniki; y la mezquita de Gdansk, construida en 1990. Sin embargo, en Varsovia se construyó una más al reconvertir un edificio. En cuanto al último proyecto, ha sido iniciado por la Asociación Musulmana de Educación Cultural y por la Liga Musulmana de la República Polaca, una organización cultural existente desde 2004. Su presidente, Samir Ismail, ha tratado de tranquilizar a la opinión pública desde los medios de comunicación: el centro será un lugar de oración y presentará el Islam como una religión moderada. 

El Islam moderado, ¿no os sorprende?

“El millar de musulmanes y, en consecuencia la mayoría de la comunidad, desean vivir en paz con las otras religiones”, explica el presidente del consejo de los Imanes de la Liga Musulmana, Ali Abi Issa. “Para nosotros, la djihad es un modo de defensa, mientras que para los extremistas es una herramienta para expandir la religión”. Además, el Islam moderado se distingue del tradicional del Profeta: para nosotros, necesita el conjunto de campos que tienen un significado legislativo, mientras que para ciertos islamistas es el conjunto de acciones del Profeta y compromete la forma de vestirse, de comer, etc. Conviene señalar que todos los que siguen la tradición a la letra no son extremistas”.

Aneta, estudiante de la Universidad de Varsovia, se muestra cauta respecto a las manifestaciones: “Soy tolerante, no tengo nada contra las otras religiones, los musulmanes tienen derecho a vivir en Polonia como en todos los lugares. No creo que en un momento dado consigan islamizar el país, nuestra mentalidad tumbaría cualquier intento en ese sentido. En Europa se dice que los polacos somos la nación más católica del continente. Así que no comprendo las manifestaciones contra la construcción de la mezquita en el barrio de Ochota en Varsovia”. Las cifras respaldan esta afirmación: según el Centro Musulmán Cultural y Educativo de Wroclaw, en la región de Basse-Silésie, durante los 20 años de existencia del centro solo se han registrado 28 conversiones al Islam. No se puede hablar de invasión.

El 46% de los polacos considera que es posible un diálogo pacífico entre la cultura islámica y la occidental, según un sondeo de CBOS de 2007 (el 37% no se pronunció). El centro estará listo el otoño de 2010, en un ambiente que parece aplacado. De hecho, tras la ola de publicaciones en la prensa esta primavera, los manifestantes, finalmente, se han aplacado: “No esperábamos encontrar ningún problema en la financiación del proyecto”, resume Ali Abi Issa. “Los polacos siempre se ponen de parte del oprimido, de una forma casi natural. Así que no nos sorprende que los manifestantes de ciertos círculos radicales no hayan recibido un amplio apoyo, ni en el seno de la población ni en el del Gobierno”. 

Fotos: principal©  Frerieke/Flickr; ©mezquita de Kruszyniany © Polimerek/Wikipedia; mezquita en Varsovia © Wikipedia