“My Stealthy Freedom": cuando los hombres se ponen el velo

Artículo publicado el 8 de Agosto de 2016
Artículo publicado el 8 de Agosto de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Varios hombres han respondido al llamamiento para luchar contra la obligación de las mujeres en Irán de llevar el velo y ellos mismos se han cubierto la cabeza con uno, como se puede ver dentro del hashtag #meninhijab. Posan junto a sus mujeres, hermanas, primas o amigas, que llevan la cabeza descubierta.

Son imágenes muy poco habituales en Irán, donde el velo islámico es obligatorio para todas las mujeres desde la Revolución islámica de 1979, donde la policía de la moral vigila estrictamente que se respete esta regla en los espacios públicos, y donde las mujeres que no lo llevan o lo llevan "mal" corren el riesgo de verse envueltas en penas que van desde una multa hasta prisión.

El llamamiento ha sido impulsado por Masih Alinejab, una activista y periodista iraní que vive en el exilio, y que ha pedido a los hombres que participen en su campaña contra el hijab obligatorio. En su Facebook “My Stealthy Freedom” (Mi Libertad Furtiva), Masih Alinejab afirma: “La mayoría de estos hombres vive en Irán y han sido testigos de la forma en la que las mujeres de su entorno han sufrido a manos de la policía de la moral, humilladas por ser obligadas a llevar un hijab".

En cuanto al origen de la campaña "mi libertad furtiva", ella había dado ya qué hablar en los medios internacionales por haber animado a las mujeres a abolir el velo durante un furtivo momento de libertad, y de compartir los clichés en las redes sociales. En Irán, el código de vestimenta de las mujeres está dictado por la ley. Desde la revolución islámica de 1979, una policía de la moral comprueba que cada iraní lleve bien el hijab, sin dejar que ningún mechón de pelo se le escape. Si son pilladas sin su fular, las mujeres iraníes corren el riesgo de sufrir un castigo que va desde una multa hasta prisión. Minoo Khaleghi, una diputada del parlamento iraní elegida en febrero, ha tenido incluso que dimitir después de que se filtrara en la Web una foto de ella sin velo.

Gracias a su millón de seguidores y a sus iniciativas anti hijab, Masih Alinejad quiere empujar a las mujeres a emanciparse, a pesar de las amenazas del gobierno. Según ella, muchos hombres y mujeres están en contra de la obligación de llevar un velo para las mujeres. La activista cuenta a The Independent que su madre nunca le ha visto el interés a llevar un hijab, al igual que su padre y sus hermanos. Finalmente, Masih Alinejad recuerda que "para millones de iraníes, este hijab obligatorio es un insulto a su dignidad".