Ñam ñam: Navidad insólita alrededor de Europa

Artículo publicado el 23 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 23 de Diciembre de 2015

Es probable que ninguna otra celebración esté tan relacionada con la comida como la Navidad: Dulces típicos, reuniones familiares y rituales que no hay que olvidar. Cada país tiene sus propias tradiciones culinarias, aunque no todas están especialmente acertadas. Aquí algunas de nuestras comidas navideñas insólitas favoritas.

Karpfen Blau - Alemania

En Alemania abundan los platos típicos de Navidad, desde los dulces hasta el vino caliente con especias. Pero no todos son igual de deliciosos ni de apetecibles. Para Año Nuevo, existe un plato que, aunque es muy popular, a nuestra editora alemana Katha no le produce demasiada emoción: El Karpfen Blau. Se trata de carpa hervida con vino y vinagre, que se cocina hasta que la piel del pescado se acaba volviendo azul. "No es más que pescado hervido, y además ese color azul...", dice mientras pone cara de disgusto.

Lorneta z meduzą [literalmente, "prismáticos con medusa"] - Polonia

Ya os habíamos hablado de este aperitivo típico de las fiestas en Polonia, especialmente recomendado por nuestra editora Pia. La lorneta z meduzą es una gelatina con pollo, muy popular en la época comunista, que se sirve acompañado de dos vasos de vodka (los "prismáticos"). Por si la gelatina por sí sola no fuera ya lo bastante extraña.

Existe algo parecido en Macedonia, según nos cuenta Mila: Una gelatina de carne de cerdo, a la que se puede añadir zumo de naranja o limón. "Nunca lo he probado y, si vierais su contenido y la manera de prepararlo, creo que me daríais la razón", asegura ella.

Christmas pudding - Inglaterra

Nuestro editor inglés Joe tiene clara su elección. Cuando le pregunto por un plato típico inglés un tanto extraño o desagradable y típico de esta época contesta rápido: El Christmas pudding. Es básicamente un bizcocho con fruta confitada en su interior sobre el que se vierte brandy y se flambea. ¿Lo curioso? Tradicionalmente se saca ardiendo desde la cocina, con las lunes apagadas y el pudding en llamas. "Es bastante festivo, pero nada agradable en cuanto al sabor".

Guiso de anguila - Italia

Nuestro editor Lorenzo se muestra un tanto indeciso y me da varias opciones típicas de Italia. Yo he elegido el guiso de anguila, que se sirve tradicionalmente en Nochebuena. Porque, seamos francos, ¿anguila? Lo siento, pero es una serpiente de mar. Un tanto decepcionante, con lo increíblemente deliciosa que es la gastronomía italiana.

Foie gras y caracoles - Francia

Mis compañeros franceses no me han ayudado mucho en este aspecto (Matthieu asegura que toda la comida típica de Navidad en Francia es deliciosa). Pero sí reconocen que el foie gras (más por la manera en que se prepara que por su sabor) y los caracoles (sí, esos seres viscosos que viven dentro de una concha) pueden resultar un tanto desagradables, especialmente para los extranjeros. Y yo les doy la razón.

Hortobágyi palacsinta - Hungría

Nuestro compañero Márton, del equipo local de Cafébabel en Budapest, nos habla del Hortobágyi palacsinta, típico de Hungría en Navidad. Es una especie de tortita rellena de carne y verduras, que se cocina en el horno con una salsa de nata agria y pimentón. "No es que sea desagradable, pero quizás si un poco inusual. Aunque yo lo encuentro delicioso, ¡es uno de mis favoritos!", me dice.

Polvorones - España

Aún a riesgo de ganarme enemigos en el terreno culinario, esta es mi elección de comida navideña raruna en España. Los polvorones: Ese dulce tan típico de la Navidad española, preparado tradicionalmente con harina, azúcar y manteca. Y recibe su nombre precisamente de su textura, pues este dulce se convierte en polvo en tu boca y corres el riesgo de morir atragantado con cada bocado. Aunque también se han dado casos de intoxicaciones con el turrón duro del año anterior, del que tampoco me declaro seguidora.