Natalia de Molina: estrella fugaz del cine europeo

Artículo publicado el 23 de Febrero de 2015
Artículo publicado el 23 de Febrero de 2015

En Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), esta revelación del cine español, Natalia de Molina, interpreta a una joven embarazada en la época del régimen franquista. Esta primera película le ha permitido conseguir numerosos premios cinematográficos; entre ellos, el Goya 2014. Este año, Natalia fue una de las Estrellas Fugaces Europeas de la Berlinale.

España, 1966Franco está al mando. Predomina el pensamiento imperial, se venera a la Iglesia católica, el valor de la familia desempeña un papel primordial y la igualdad de género tiene aún un largo camino por recorrer. Belén, interpretada por la joven actriz Natalia de Molina, es joven, soltera y está embarazada. Por su comportamiento y su situación, se encuentra en una evidente contradicción con la sociedad española.

La película de David TruebaVivir es fácil con los ojos cerrados, narra la historia del profesor Antonio, gran fan de los Beatles. Al descubrir que su ídolo, John Lennon, rueda una película en Almería, decide ir hasta allí. En el camino se encuentra a Juanjo, que huye de un padre estricto, y a Belén, embarazada. Los tres recorrerán parte del camino juntos. Este año, Natalia de Molina ha sido nombrada European Shooting Star (mención de la Berlinale dirigida a actores y actrices jóvenes) por su excelente interpretación de Belén. Nosotros quedamos con ella al margen del festival. 

Cafébabel: Ya ganaste el Goya por Vivir es fácil con los ojos cerrados. ¿Cómo se siente una cuando también obtiene el premio de European Shooting Star en Berlín? 

Natalia de Molina: Es algo desconcertante, aunque maravilloso; algo que jamás había soñado para mi primera película. No sé qué pasará tras estas Shooting Stars. Me dedico simplemente a disfrutar del momento presente y espero poder tener la oportunidad de hacer películas en otros países, no solo en España.

Cafébabel: ¿Qué retos has tenido que afrontar para interpretar el papel de Belén?

Natalia de Molina: En primer lugar, era mi primera película. Por otro lado, el personaje tiene algo muy especial: Belén es una chica que vive en los años sesenta, soltera y, por si fuera poco, embarazada. De forma paralela, se va desarrollando y la chica se convierte en mujer. De algún modo es frágil, pero también increíblemente fuerte.

Tráiler: Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)

Cafébabel: ¿Cómo te preparaste para el papel?

Natalia de Molina: Busqué mucho en internet y vi muchos documentales sobre la sociedad española de los años sesenta, que vivía bajo la dictadura de Franco. Evidentemente la sociedad de entonces no es la misma que la de ahora, por lo que tuve que descubrir cómo podía ser la vida de una chica de esa época, sobre todo soltera y embarazada. Hablé mucho del tema con mi madre, ya que ella era joven por aquel entonces, pero también con el director David Trueba. Él me aconsejó ver la película Los amores de una rubia. La protagonista se parece mucho a Belén por su personalidad. También es una chica que se hace adulta. Fui a la Puerta del Sol para observar a la gente en la calle. Allí, en efecto, vi una chica que tenía una forma de andar particular. Decidí adoptar su estilo para Belén. Desde el momento en que la vi, supe que Belén caminaría de la misma forma. Además llevo una especie de diario, en el que escribo este tipo de cosas. Por ejemplo, la manera de beber de aquel hombre. Observo los detalles y los pongo por escrito. Tal vez algún día los pueda usar para un papel. 

Cafébabel: ¿Tienes algún modelo para tu carrera como actriz? 

Natalia de Molina: Mi actriz favorita es Gena Rowlands. Por otro lado, ella casi siempe rodaba con su marido, John Cassavetes. Cada vez que veo una de sus películas, aprendo algo nuevo. Me encantaría ser una actriz como Gena Rowlands. Es, de verdad, mi actriz favorita y la mejor del mundo. Aparte de ella, evidentemente, Marilyn Monroe. Era una mujer frágil, a menudo subestimada, pero tenía ese algo.

Cafébabel: ¿Con qué director te gustaría trabajar?

Natalia de Molina: Luc Besson, porque sus personajes femeninos son siempre personas muy fuertes. Sería un reto. Algún día tendré un papel en una película de Luc Besson: eso sí que es un desafío. Cuando leo un guion y veo que un personaje es fuerte, me gusta también su parte delicada. Siempre intento encontrar aquello que no se ve a primera vista, lo que hay en el interior. Me gustan los conflictos internos. 

Cafébabel: ¿Cómo son tus futuros proyectos?

Natalia de Molina: Me gustaría trabajar con un director desconocido porque creo que hay mucha gente con mucho talento: directores, actores, guionistas... De momento no se les conoce pero algún día estarán entre los mejores artistas del mundo. En España, por ejemplo, me gusta Carlos Vermut. Es un director novel y me gusta su trabajo y sus películas. ¡Ah! ¡Hay tantos directores con talento con los que me gustaría trabajar...! Sé que es imposible, pero lo intentaré. 

Rememora la 65ª edición de la Berlinale en nuestro perfil de Facebook y a través de @CafebabelBerlin en Twitter.