¿Necesitas bajar al supermercado? Chanel tiene el modelito perfecto

Artículo publicado el 16 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 16 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Francia está viviendo otra gran revolución del día a día. Después de que la política parisina Nathalie Kosciusko-Morizet descubriese el placer de usar el transporte público, Karl Lagerfeld ha decidido convertir los supermercados en el lugar de creación de las nuevas tendencias.

¿Cuál fue la inspiración del último desfile de Lagerfeld? ¿Ha sido la canción Common People (gente corriente)? ¿Ha sido la serie de la BBC «Secretos del supermercado»? Sea cual sea el origen de la idea, ha ofrecido una oportunidad fascinante para ver cómo imagina un millonario como Karl Lagerfeld (que quiere casarse con su propia gata) el mundo de la «gente corriente».

El desfile de Chanel en la Semana de la moda de París de este año ha sido gratamente transparente. Incluso podríamos haber creído que las modelos realmente compran en supermercados, o aún más, que comen. Además, su función educativa era innegable: muchos invitados pudieron ver el interior de un supermercado por primera vez. Las estrellas del desfile fueron, entre otras, unas cajas de huevos Chanel, seguro que procedentes de gallinas con mucho estilo. En cuanto a la moda, descubrimos que la vestimenta apropiada para ir a hacer unas compras rápidas en el súper consiste en unos pantalones de chándal neones, abrigos oversize y cestas de la compra en miniatura por 17,000 €, aunque también se pueden llevar vestidos de plumas. Las modelos llevaron zapatillas de deporte con la ropa tan elegante. ¿Se va a convertir en un elemento fijo de la moda esta tendencia de llevar zapatillas de deporte? Llevamos viendo este elemento de la moda urbana más de un año.

Sea como sea, querría informar a todos los blogueros de moda que Mercadona es ahora de lo más fashion. En serio. No lo digo yo, solo repito el mensaje de Karl Lagerfeld.

Desfile otoño/invierno de Chanel en el Grand Palais, 4 de marzo: