Nichi Vendola: ¿Está Italia preparada para un primer ministro gay?

Artículo publicado el 27 de Junio de 2011
Artículo publicado el 27 de Junio de 2011
"No sería una novedad. Me parece que es un camino que ya hemos recorrido." Mina, la más grande cantante que ha dado Italia, respondió así a la pregunta de una lectora: ¿Está preparada Italia para elegir a un primer ministro homosexual? Italia ya ha tenido uno que nunca salió del armario y pronto podría tener otro: Nichi Vendola.

¿Pasar de Berlusconi el libidinoso a Vendola el homosexual? Imposible, de acuerdo con cinco de los seis redactores de cafebabel.com. Esta es la imagen que Italia da en el exterior, por desgracia. Va siendo hora de cambiar de opinión: Nichi Vendola convierte en oro todo lo que toca. A la cabeza de un minúsculo partido, ha ganado dos veces las elecciones regionales en Apulia, católica y meridional. Asimismo, ha llevado a los candidatos del centro-izquierda a la victoria en ciudades de derechas como Milán y Cagliari. Y, sobre todo, ha inoculado una irresistible dosis de entusiasmo a los jóvenes italianos, al pueblo del referéndum y a quienes han apoyado el giro antiberlusconiano de las últimas elecciones.

Es probable que Italia tenga un primer ministro gay, en esta ocasión declarado, ya que Vendola es el único que posee el arma con la que Berlusconi ha domesticado a los italianos: la comunicación, la fuerza torrencial de la palabra, que hace soñar, que transmite mentiras y engaños, pero que también ilumina las mentes y calienta las manos que aplauden. Sólo que su palabra es culta, es filosofía, metáfora, está impregnada de valores de la izquierda en tiempos de crisis económica.

Leer también: Nichi Vendola, ¿la única alternativa al "berlusconismo"?

¿Su peor enemigo? El centro-izquierda

Cosa inventerà il Partito Democratico per sbarrargli la strada?Vendola ganaría las primarias de la coalición de centro-izquierda sin grandes alardes, ya que a los líderes del Partido Democrático se les ha pasado la fecha, tal como demuestran los últimos resultados electorales. Vendola es católico, la Biblia es su libro de referencia, y en ella fundamenta su respuesta a los políticos gazmoños que le han recordado que, como homosexual, no puede hacer la comunión. El imán de Milán ha pedido a sus fieles que no voten a sus candidatos y los musulmanes han respondido contribuyendo a la elección de Pisapia como alcalde de la ciudad. Vendola habla de minorías y de fraternidad, se opone al capitalismo, pero no descarta las privatizaciones en su región. Vendola es un político completo, que ha abandonado la terminología comunista y está dispuesto a dialogar con el centro. Vendola es, sobre todo, una estrella del escenario, al igual que el que probablemente acabe siendo su predecesor, Berlusconi.

¿Quién se atreve a decir que un homosexual no puede aspirar a ser inquilino del Palazzo Chigi? Pocos de sus enemigos, que saben que es el único que puede vencer al centro-derecha. Acaso lo digan muchos de los votantes de centro-izquierda, que temen que su "hándicap" sea insuperable. Se equivocan: es la diversidad, vivida con orgullo, y la espontaneidad las que han convertido a Vendola en el único capaz de proponer una alternativa.

Foto: (cc) Nichi Vendola/facebook página de fans