Nichi Vendola: ¿Única alternativa al 'Berlusconismo'?

Artículo publicado el 11 de Enero de 2011
Artículo publicado el 11 de Enero de 2011
Católico, homosexual, comunista y ecologista, Nichi Vendola se (auto)presenta como contrincante de Silvio Berlusconi para las próximas elecciones.
Contra todo pronóstico y sin el convencimiento de la directiva de su partido, ganó dos veces las regionales en Puglia, demostrando tener un “pueblo” que sigue sus ideas, extendidas dentro y hasta fuera de Italia: Berlín, Barcelona, Viena, Nueva York, Lusaka o París han conocido ya esta "fábrica de creatividad" ambulante.

"Me presento a las próximas elecciones contra Silvio Berlusconi para difundir el centro-izquierda", dijo Vendola el pasado 15 de julio. Y así fue: sintiéndose con el deber de sacar del punto muerto al mayor partido de centro-izquierda italiano (Partido Democrático), ha logrado abrir un debate interno. Para algunos es la encarnación de la convivencia entre las dos almas de la izquierda italiana (la socialista y la católica); para otros, un charlatán vestido de poesía y retórica, el promotor de un leaderismo que la izquierda no necesita. Incluso hay quienes lo ven como un “Berlusconi rojo”. El resultado se verá en las elecciones primarias (si se celebran); Vendola ha desafiado varias veces a su partido presentándose sin su consentimiento y, además, ganando.

Él niega cualquier similitud con Il Cavaliere. Aun reconociendo las dotes comunicativas que comparten, subraya la diferencia entre sus populismos: "El mío es un 'populismo anti-populista'. El populista tiene un discurso fácil, dice que el gitano es un enemigo. Yo, en cambio, soy un populisa que dice que los inmigrantes son un recurso humano, cultural y económico para nosotros". Y hace hincapié en que "en el 'Berlusconismo' la fuerza reside sobre todo en el 'sueño', fácilmente engañoso, que ha conseguido vender a los italianos: la sensación de bienestar. Lo ha hecho a través de la televisión, los periódicos y todos los medios de comunicación que tiene a su disposición".

Las "Fábricas"

Entre las razones de la victoria, y "no en una región cualquiera", dice él, "sinó en una Puglia tradicionalmente de derechas y con una clase dirigente cualificada", seguramente está el haber recorrido el “tacón de la bota Italiana” a lo largo y ancho durante años, escuchado las historias de la gente, y tener la capacidad de emocionar durante sus discursos, así como de contagiar la esperanza a los más escépticos. Aprovechar facebook, dar discursos virtuales, declamar poesías-eslógan y sobre todo usar el networking de las “Fábricas” también ha sido decisivo. Estas últimas nacieron como comité electoral, pero ahora están transformándose en "redes sociales ligadas por la pasión política". Lugares de creatividad, de compromiso social y cultural, un tipo de alternativa a los partidos puesto en marcha sobre todo por los jóvenes que se ven reflejados en Nichi.

Deifinidas por él mismo como "Una red social ligada por la pasión política"

Puglia: De Gomorra a un modelo ejemplar

Tal vez, sin embargo, más allá de las estrategias y de la comunicación, el mejor personaje es el Vendola-gestor. Con él existe una tierra, el sur italiano de Gomorra, que ha conseguido alejarse del mundo descrito por el autor amenazado por la mafia, Roberto Saviano, transformándose en un modelo ejemplar. Con él, Puglia se ha convertido en un referente de la ecología (reduciendo las emisiones de Co2 de la fábrica de acero Ilva de Taranto y centrándose en la energía fotovoltaica), de la gestión del agua pública (a través de la re-publicitación del Acquedotto Pugliese Spa), del trabajo indefinido (con las llamadas “internalizaciones” criticadas y bloqueadas por el Gobierno italiano). Y, sobre todo, palabras de Vendola, por "meter a los jóvenes en el centro del sistema económico de una región (por no decir de una nación entera) en la que la política juvenil jamás existió". Con la prohibición de Principi Attivi, por ejemplo, ya es posible recibir hasta 25.000€ de financiacón para la puesta en marcha de un proyecto presentado por un ciudadano joven. Por otro lado, firmando el Contrato Etico, el joven pugliese recibe una beca para un máster o una especialización en el extranjero, para poder volver después y poner sus competencias y conocimientos a disposición de la comunidad que le ha permitido formarse.

El “retorno de cerebros”

Además ha sucedido un pequeño milagro encarnado en Giuseppe Beccia, el primer caso del fenómeno inverso a la “fuga de cerebros” (muy común en Italia): hace unos meses decidió renunciar a su trabajo y a la renovación de su beca de doctorado en Bruselas para volver a casa. En su ciudad le esperan sus amigos, con quien iniciará un proyecto que ha ganado el Principi Attivi. Beccia explica que "no es Nichi quien me hace volver, porque estoy convencido de que Vendola no es en sí mismo la solución (¡detesto el leaderismo!), sino porque la 'brecha' de esperanza que se está abriendo en Puglia; esa esperanza de construir mi vida, en mi casa, me hace tener ganas de volver. Porque en Puglia, hoy, si vales y tienes talento, habrá alguien que te dirá: prueba, ¡te damos una oportunidad!".

Quizás el mérito más grande de Vendola, de hecho, es el haber dado espacio y oportunidades a esa "Italia paralela a la berlusconiana”, una Italia hecha de pequeñas excelencias, pequeños artistas, pequeños emprendedores o investigadores que se fueron al extranjero y que luego, un día, aparecen en la primera página de una revista inglesa.

Fotos: GhostSwann/flickr; rogimmi/flickr; paride de carlo/flickr; video: YouTube