“Niemen forever”: Homenaje en tres canciones al ídolo polaco

Artículo publicado el 17 de Enero de 2012
Artículo publicado el 17 de Enero de 2012
Su look a lo John Lennon, gafas-pelo largo, hizo ineludible que se convirtiera en un artista de la generación beat. Su barba desigual hizo de él una estrella de rock. El 17 de enero se cumple el octavo aniversario de la muerte del alma de las calles de Polonia: el cantante y compositor más amado, Niemen.

Czesław Juliusz Wydrzycki nació el 16 de febrero de 1949 en el noreste de Polonia, hoy Bielorrusia. Su ciudad natal, Stare Wiliszki, no está muy lejos del río Neman, también llamado Niemen, que le daría nombre artístico. El mundo descubriría su talento musical 23 años más tarde durante su primera gira nacional. Con su primera grabación, Nim przyjdzie wiosna (Antes de que llegue la primavera) se llevó el premio del Festival Interncional de la canción de Sopot en agosto de 1979, considerado como un trampolín para los artistas polacos más brillantes.

Las canciones de Niemen invadieron poco a poco el ambiente de las casas polacas, convirtiéndose más tarde en clásicos del rock de la época. Fue un hombre odiado por todos los abuelos, un fenómeno de voz ronca y rasgada con un acento vanguardista que representaba el modelo perfecto de la vulgaridad musical. Su música rock bebió de la influencia de los Beatles y él inspiró obras teatrales, bandas sonoras de películas y jazz y los comienzos de las mesas electrónicas.

Después de su muerte, producida tras un concierto en 2004, su nombre fue dado a numerosas plazas polacas en Gdanks, Sopot, Częstochowa o Bielsko-Biała. Su canción Sen o Warszawie ( El sueño de Varsovia) ha sido reconocida como el himno oficial de la capital. Desde 2004, es entonada al principio de los partidos del KP Legia en el Estadio Nacional de Varsovia. 

Foto: cortesía de la página de fans de Facebook 'niemenforever'