"Niqabitch": Entrevista velada pero semidesnuda

Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2010
Con un niqab arriba y un mini-short abajo, “Dos chicas locas” se paseaban en septiembre frente a varios monumentos de poder franceses para terminar en el Ministerio de Inmigración e Identidad Nacional. Se llaman “niqabitch”, y han elegido la web para protestar contra la ley que prohíbe llevar el burka en el espacio público, porque, hoy, “esto es la democracia”.
Entrevista bajo el velo del anonimato.

El 3 de noviembre, una performance tenía lugar frente al museo barcelonés de Arte Contemporáneo (MACBA): mujeres desnudas pero escondidas tras un burka desfilaban por iniciativa del artista argentino Luizo Vega; protestaban contra la posible lapidación de la iraní Shakineh Ashtiani. Pero casi dos meses antes dos jóvenes francesas protestaban de una forma parecida: paseando por París en niqab y minishorts. Son las Niqabitch:

cafebabel.com: ¿Por qué habéis decidido ser las Niqabitch?

N*: Por los franceses (risas). En realidad lo hicimos espontáneamente, sin hacernos demasiadas preguntas. No esperábamos en absoluto lo que ocurrió a continuación.

cafebabel.com: Que vuestra acción hizo menos ruido en Francia que en otros sitios…

B*: Es verdad que, en cierta medida, la prensa no tenía interés en que nuestra acción fuese criticada. Mientras grabábamos el vídeo, nos cruzamos con un periodista regional que, en lugar de interesarse él, nos aconsejó que contactásemos con periodistas anglosajones; es el tipo de temas que tratan.

cafebabel.com: ¿Por qué anglosajones?

N: Porque la relación entre religión y Estado allí es diferente, es más tolerante. En Francia mucha gente ha dicho que queríamos crear un bombazo mediático; para mí, es un buen medio de liberarse de esta cuestión. Somos demasiado jóvenes y en Francia no se escucha a los jóvenes, no se nos da credibilidad. Es una verdadera pena que sólo los políticos tengan la palabra sobre la cuestión del burka, porque, al contrario que nuestra generación, ellos no han crecido con musulmanes.

Pero si nos niegan la palabra, podemos tomarla en otros lugares como internet, para hacer más ruido que ellos. Es la democracia. Si la gente no toma la palabra no es por que la ley se lo impida; se autocensuran. ¡A nosotros nos da igual! No vamos a mendigar atención. Si nuestro vídeo anima a los jóvenes a hacer cosas parecidas, ¡genial!

cafebabel.com: ¿Cuál es vuestro mensaje?

B: Digamos que el niqab no nos atrae en absoluto, pero muchas mujeres lo han elegido. Hemos recibido la reacción de una mujer que llevaba el niqab y cuyo marido nos vio en la calle. Ella nos encontró en internet, nos explicó que lleva el niqab por elección y se ofreció a responder nuestras preguntas. En nuestra opinión, la ley contra el niqab es bastante dura porque encierra a las mujeres en su casa, a ciudadanas corrientes. Además, esta ley no es constitucional. Es una pena…

Leer en cafebabel.com: Burka: recorrido por la legislación europea

N: Es como la ley que protege a las mujeres maltratadas. ¿Acaso vamos a multarlas?

B: Es verdad que ver a una mujer llevando el niqab puede resultar chocante. Pero con esa ley lo único que hace el Gobierno es desentenderse, deshacerse de algo escondiéndose tras la idea de proteger a la mujer. Más bien está la necesidad de trabajar a largo plazo en los medios donde las mujeres son forzadas a llevar el niqab.

cafebabel.com : En vuestro artículo sobre la calle 89 decís que el Gobierno no debería decir qué tipo de ropa llevar. Pero el niqab no es un vestido, tiene una dimensión simbólica. Hace poco estuve en una mezquita en Turquía donde había una sección reservada para mujeres. Así que pienso en los "barrotes" que puede imponer el niqab.

N: Sí, pero esa idea de separar a hombres y mujeres existe en todas partes. En Francia, las mujeres pueden llevar pantalones desde hace relativamente poco, y ¿queremos pretender que los musulmanes son los únicos machistas? Es verdad que hay un mensaje tras el niqab, pero no debería inspirar odio.

cafebabel.com : ¿Las reacciones a vuestro vídeo fueron diferentes dependiendo del país?

N: Sí, cada país tiene su contexto. Algunos dijeron: “No olvidéis que en Arabia Saudí, por ejemplo, las mujeres son forzadas a llevar el niqab”. Pues sí, pero nosotros vivimos en Francia, en un contexto diferente. Por otra parte, no estamos a favor del niqab, más bien queremos generar debate. Pero otros nos entendieron bien: los alemanes, los belgas, los holandeses y también los ingleses.

B: La mayor parte de los orientales reaccionaron bien. Los extremistas musulmanes se lo tomaron mal, evidentemente. Hasta nos acusaron de hacer pornografía.

N: Parece ser que nuestro vídeo recordaba a películas porno donde las mujeres llevan velo. Pero nuestro vídeo lleva mensaje… Es verdad que hay tanta tensión en Francia que la gente piensa directamente en términos de provocación, de falta de respeto. Pero jamás se nos ocurrió que alguien asociaría minifaldas con pornografía.

cafebabel.com : ¿Sois feministas ?

En su opinión, una feminista de 2010 debe hacer lo que le apetezca con su cuerpo, lo de andar sin sujetador porque sí pertenece a 1960N: Sí, pero a lo mejor tenemos nuestra propia forma de ver las cosas. Somos feministas de 2010. Bueno, una feminista nos dijo que la verdadera revolución sería la de no depilarnos y no mostrar al hombre occidental la imagen de mujer oriental deseable porque enseña las piernas. Nosotras estamos en desacuerdo con este modelo de feminismo. Defendemos la libertad de la mujer para tratar su cuerpo como le apetezca.

B: Si quiere mostrarlo, tiene derecho de hacerlo ; si quieren esconderlo, también. Lo que no entendemos es que las feministas no acepten ni lo uno ni lo otro. Las dos opciones les molesta, entonces ¿qué hacemos? No vamos a volver a ser mujeres de los años sesenta sin sujetador.

N: Vistiendo el niqab y el mini-short, decimos que una mujer con niqab y una con mini-short pueden coexistir en la misma sociedad.

N* y B*: Las Niqabitch han solicitado el anonimato para esta entrevista.

Foto : Pantallazo de un paseo de las Niqabitch por París (cortesía de YouTube)