No a la hipocresía en la campaña para las europeas: “no hay elección”

Artículo publicado el 1 de Junio de 2009
Artículo publicado el 1 de Junio de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El 17 de marzo, el Parlamento Europeo presentó su campaña de comunicación para las elecciones europeas de junio 2009. La agencia alemana que lo ha creado, ha usado por primera vez en la historia de la UE, elementos concretos sobre la política para animar a la participación.
A pesar de ello, el gobierno italiano la encuentra poco comunicativa (y anuncia que hará una nueva) sin mencionar el hecho de que recuerda los aires anti gitanos que se dan últimamente en Italia.

Esta mañana he visto por primera vez la campaña ideada por algún gurú de la comunicación de la calle Wiertz para convencer a la gente de ir a votar a las elecciones europeas. En grandes carteles azules sobre las ventanas que miran a la plaza de Luxemburgo, la meca del aperitivo bruselense, se puede leer en una decena de lenguas distintas: “It’s your choice”, “A vous de choisir”, “Usa il tuo voto”. Sobre otras versiones no puedo manifestarme, pero sobre estas tres, tengo que señalar la total inutilidad y la peligrosidad del mensaje.

No hay elección

Para empezar, hay que decir que todo el mundo ya sabe que no hay ninguna “choice”. En resumen: en junio no se debe elegir entre Obama o McCain, Berlusconi o Veltroni, ni entre Segolène o Sarkozy. La ”choice” será entre las opacas agendas políticas y personajes que probablemente lo olvidarán antes del fin de su mandato para “elegir” (esta vez de verdad) hacer alguna otra cosa, a algún otro lugar. Al final, solo se trata de gente que se elegida para repartirse los sillones de poder, teniendo en cuenta que en el Parlamento Europeo, la mayoría y la oposición, al estilo de Westminster, nunca ha existido.

(Imagen, Parlamento europeo)

“A vous de choisir” (“la elección es suya”, en francés), además de parecerse a una de aquellas frases de publicidad de un Casino, da muestra de la deshonestidad intelectual. Porque todo se puede decir, pero no que los futuros elegidos del Europarlamento sean elegidos gracias a las elecciones, cuando entre listas bloqueadas, votos ponderados, mínimo porcentual en las elecciones, etc… la preocupación principal del sistema electoral para las europeas parece ser más bien el de limitar la elección, seleccionarla, transformando en muchos países el momento electoral en un simple acto de ratificación de las decisiones tomadas por otros.

“Usa il tuo voto” (“Usa tu voto”, en italiano) ya que, además de ser una expresión muy triste, no es ni más ni menos que lo mismo que usaría un banco para la publicidad de sus tarjetas de crédito: si el banco me dice, “Usa tu Bancomat” nos lo pensaremos diez veces antes de pasar la banda magnética… Y además, el voto no se usa. Un voto se expresa, se anula, se ejercita, podemos abstenernos de darlo, pero no se ‘usa’.

Y, de hecho, después de esta campaña publicitaria, he decidido no ‘usar’ mi voto.

Nicola Dell Arciprette es cofundador y presidente de Babel International, la asociación que publica cafebabel.com.