No es piel todo lo que parece

Artículo publicado el 23 de Abril de 2007
Artículo publicado el 23 de Abril de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Del 24 al 25 de abril discutirán los expertos en Montevideo la continuidad del comercio de pieles en todo el mundo. La Unión Europea prohibirá entonces la entrada de pieles de perros y gatos provenientes de China.

“Fabricado con materiales sintéticos“: así rezan las etiquetas en el cuello de muchas prendas agradables al tacto. Un gran número de consumidores que debido a su amor por los animales nunca llevarían pieles reales las consideran una buena alternativa.

Lo que no sospechan muchos de estos consumidores es que este material suave y de tacto agradable no es sintético, sino que en realidad se trata de la piel de perros y gatos. Debido a que han sido pieles teñidas y trabajadas, no es posible reconocer su procedencia.

Sin protección de animales en China

Cada año son eliminados de manera cruel en toda Asia millones de perros y gatos, con el propósito de conseguir sus pieles y llevarlas camufladas de distintas formas a Europa para su importación. La sociedad protectora de animales alemana informa que sobre todo en China se han establecido grandes granjas donde se crían animales con el objeto de obtener sus pieles. Allí sufren perros y gatos una dolorosa muerte.

En China no existe una protectora de animales que pueda evitar a perros y gatos este tormento. De esta forma, este país puede proveer el mercado mundial de pieles baratas sin ningún problema. Para la fabricación de un sólo abrigo se necesitan aproximadamente 20 cachorros.

En guantes, forros, mantas especiales para el reuma, fundas para muebles e incluso llaveros: en todo el mercado europeo se encuentran artículos fabricados con pelo de perro y gato. “El comercio de este tipo de pieles está más extendido de lo que se piensa”, afirma el eurodiputado conservador británico Struan Stevenson, quien ha endurecido la prohibición de las importaciones de pieles de animales en la Unión Europea.

Así lo afirma asimismo un estudio de la organización internacional para la protección de animales Humane Society International. Los investigadores, al analizar las pieles pudieron comprobar que se podía encontrar en ellas un componente de sustancias tóxicas, que provenían de los numerosos tintes empleados.

La venta de estas pieles en el mercado europeo se debe a que los materiales no eran fácilmente reconocibles. “Con las falsas etiquetas se engañaba al público acerca del origen de las pieles”, afirma. En las etiquetas se leen los nombres de diferentes tipos de lobos, chacal asiático, lobo de china o marta asiática, cuando en realidad se trata de pieles de animales domésticos”.

Coordinar las leyes

Según declaraciones de la Comisión Europea, las importaciones provienen en su mayoría de Asia. Hasta el momento no se conoce ningún caso dentro de la Unión Europea; sin embargo, la Unión debe ponerse en marcha contra el brutal comercio ilegal de pieles de gatos y perros. En noviembre del pasado año la Comisión propuso un decreto según el cual se pondría fin a la exportación, importación, comercio, fabricación y venta de pieles de animales.

Eficaces métodos de control, tales como pruebas de ADN o el uso de espectrómetros, se ocuparían de identificar los respectivos tipos de pieles. Los 27 países miembro de la UE aún deben mantenerse informados entre ellos de manera regular acerca de estos métodos. 15 de los países miembro, entre ellos Francia, Italia, Gran Bretaña y Polonia, han implementado ya estos métodos de investigación y han decretado leyes acerca del comercio de perros y gatos. La comisión Europea se encargará de coordinarlas a nivel europeo. En EE UU, Suiza y Australia el comercio de estas pieles ya estaba prohibido desde hacia mucho tiempo.

Aunque esta prohibición termine con la importación de pieles en Europa, esto no impediría sin embargo el maltrato a los animales en China y en otros países. Además, esto podría ocasionar que otros animales quedaran también desprotegidos: aquellos que por sus pieles pudieran en el futuro ser sacrificados para fabricar costosos artículos de moda.