No hay sitio para la bandera de la UE en el castillo de Praga

Artículo publicado el 20 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 20 de Octubre de 2008
El euroescéptico presidente Vaclav Klaus no piensa permitir que la bandera de las doce estrellas ondee sobre su despacho. Ni siquiera durante la presidencia de turno checa de la UE

¿La bandera europea junto a la checa en el castillo de Praga? Eso debería ser lo normal, teniendo en cuenta que Chequia ocupará la presidencia de turno durante el primer semestre de 2009. Pero el señor del castillo praguense, el euroescéptico Vaclav Klaus, lo rechaza abiertamente. “No hay ninguna razón para izar la bandera europea”, hizo saber Klaus la semana pasada por medio de su portavoz. “También somos miembros de la OTAN y de la ONU y no por ello mostramos sus banderas”, dijo el portavoz. Klaus se opone a tener una bandera europea permanentemente sobre el castillo desde 2004, año del ingreso de Chequia en la Unión. “Al fin y al cabo, no somos una provincia cualquiera de la UE”, ©Europäische Kommissiondijo en su momento. La bandera checa no debe ondear a la sombra de ninguna otra; es algo inconcebible. El antecesor de Klaus, Vaclav Havel, ha calificado la posición del actual presidente como “escandalosa en muchos aspectos”.

En Praga aún se acuerdan de cuando Klaus subió al monte Blanik la víspera del ingreso de República Checa en la Unión. En él habitan los caballeros bohemios, según la leyenda, y esperando el momento de abandonarlo cuando una gran catástrofe amenace al país. La mayoría de los checos se rió de esta payasada de su presidente. Otra cuestión es si los grandes de la UE encuentran la posición de Klaus hacia Europa graciosa o no.

Escalofríos en Bruselas

©Europäische KommissionEl hecho es que a algunos en Bruselas se les ha empezado a poner la piel de gallina con solo pensar en Klaus y la presidencia de turno de la UE. Cosechó generalizados meneos de cabeza con su eufórica felicitación a los irlandeses después de que estos rechazaran en referéndum el tratado de reforma de la UE de Lisboa. “Con esto, Lisboa está definitivamente muerta”, se congratuló el euroescéptico del Moldava. Su primero ministro, Mirek Topolanek, y el ministro de asuntos exteriores, el conde Karl Schwarzenberg, no se sintieron muy realizados con las instrucciones de Klaus de detener inmediatamente el proceso de ratificación checo del tratado tras el no de los irlandeses. “Ambos hemos firmado el tratado, y ahora no podemos dejarlo ir sin más”, dijo Topolanek.

Pero a orillas del Moldava, aún no se ha decidido qué hacer con Lisboa. En estos momentos, el Tribunal Constitucional comprueba si el tratado no está en conflicto con la constitución checa. E incluso si el Tribunal no encontrase ningún problema, no está claro que Klaus se prestase a suscribir el tratado.

¿De qué lado se pondrá Chequia?

El Gobierno de Praga se pregunta ahora qué tareas debería asumir Klaus en el primer semestre de 2009. El primer ministro Topolanek llevará el bastón de Presidente del Consejo, en cualquier caso. Pero Klaus tiene que asumir alguna tarea representativa por fuerza. Cuál, aún no se sabe. Es seguro que habrá una cumbre Rusia-UE durante el semestre. Queda por ver si Klaus es el jefe de Estado adecuado para un encuentro de este tipo. En el conflicto del Cáucaso, Klaus se ha posicionado del lado de Rusia, a diferencia de la mayoría de miembros de la UE, acusando al presidente georgiano de iniciar la crisis. Por eso es tan difícil imaginarse a Klaus representando de pronto la postura europea en una cumbre con Rusia.

Dada su postura durante el conflicto de Georgia, es difícil imaginarse a Klaus representando la postura europea en una cumbre con Rusia

También podría darse una cumbre entre la UE y EE UU. Los europeos podrían intentar convencer al nuevo presidente americano de hacer más contra el calentamiento global que su predecesor, George W. Bush. Pero también en este tema, Klaus se distancia de la postura de la UE: no se cansa de viajar por diversos países para anunciar su buena nueva, oponiéndose firmemente a la existencia del calentamiento global. No es esperable que cambie fundamentalmente su postura en este problema.

Para ver el irónico vídeo promocional sobre la Presidencia Checa de la Unión Europea, pinchaaquí