¡No rydzysk: vota como sea!

Artículo publicado el 12 de Octubre de 2007
Artículo publicado el 12 de Octubre de 2007
Se acercan las elecciones en Polonia. ¿Cómo deciden su voto los polacos expatriados?

Se ha lanzado una curiosa campaña para animar a la gente a ir a votar en las próximas legislativas. Lo último es un poster de Robert Florczak y Jacek Staniszewski, artistas plásticos de renombre en Polonia: “No rydzysk. Vota.”, reza. Unas palabras difíciles de traducir en cualquier otro idioma, y que se refiere a Rydzyk, un controvertido cura Católico polaco, que podría ascender al poder político a menos que la gente vote en masa en las elecciones del 23 de octubre.

En los países del oeste europeo la tasa de participación en las elecciones es bastante alta. Sin embargo, en los países del Este, Polonia incluida, casi nunca supera el 50%. En el debate sobre el éxito del PIS (el actual partido en el Gobierno en Polonia, de derechas) se esgrime que los jóvenes placos que viven en el exterior no tienen facilidades para votar. Alrededor de 2 millones de polacos han abandonado su país en los últimos cinco años. Su voto podría afectar significativamente el resultado de cualquier elección.

¿Qué polacos pueden votar?

Las normas para poder votar desde fuera del país son claras y sencillas. Todos los mayores de 18 años el día de las elecciones, que posean un docuento de idendtidad polaco en regla y que no hayan sido suspendidos por un tribunal en su derecho de voto, pueden participar.

Eso sí, tienen antes que apuntarse en el registro de votantes en sus consulados en el extranjero. En muchos países europeos, como por ejemplo en Gran Bretaña y Francia, es posible inscribirse por medios electrónicos. Tomasz Sergiejuk, de 23 años, trabaja en la actualidad en Londres, está satisfecho con el modo en que se organizan las elecciones: “No veo problema alguno. Aquí hay consulado y embajada, y puedes depositar tu voto en ambas oficinas. La inscripción mediante Internet es muy sencilla.”

La veinteañera Asia Bronowicka, estudia Sciences Po en París, asegura que existen otros medios para inscribirse allá donde el registro en línea no está disponible: “Puedes usar el fax o el teléfono o ir al consuldao; lo único que debes hacer es proveer tus datos personales.” Sólo que la “información personal básica” no es tan básica como cabe esperar. En el formulario que dan a rellenar en el consulado o en Internet hay que aportar lo siguiente: nombre, dos apellidos, nombre y apelido del padre, fecha de nacimiento, lugar de residencia número de pasaporte, junto con la fecha y lugar de expedición.

En general, el acceso a los colegios electorales no es difícil. Sólo en el Reino Unido existen 18 colegios electorales. Por desgracia para los 100.000 polacos residiendo de manera oficial en Londres (¡cifras oficiosas hablan de 500.000!), sólo hay dos colegios. Tendrán que levantarse tempranito.

¿Y si se pudiera votar por Internet?

Muchos polacos en el extranjero consideran el procedimiento para el voto demasiado complicado. Robert Kowalski, de 22 años, un licenciado de la London School of Economics afirma: “tengo pensado votar, aunque el sistema de registro sea más burocrático de la cuenta”. La participación sería mayor y más sencilla si fuese posible votar vía Inernet, como ya sucede en Suiza, Francia y Estonia. Este último, Estonia, es un pionero en Europa del llamado e-voting. En sus elecciones parlamentarias de febrero de 2007 fue posible durante unos días votar vía Internet. 30.275 estonios eligieron esta opción.

Aunque en Polonia el e-voting aún tenga un largo camino que recorrer, la UE está considerando seriamente esta opción. Existe un programa llamado EU CyberVote, surgido en 2000, con el objetivo de llevar a cabo una elecciones vía Internet plenamente fiables, que garanticen la intimidad de los votantes y en las cuales se usen terminales móviles y fijos de Internet. Hasta ahora, las nuevas iniciativas electorales que no han dado resultados satisfactorios se han llevado a cabo en Suecia, Francia y Alemania.

El plazo para inscribirse en los registros de votantes en el extranjero finaliza el 16 de octubre de 2007.