¡No temáis nada!

Artículo publicado el 4 de Abril de 2005
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 4 de Abril de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La muerte del Papa ha provocado un profundo dolor en el mundo entero. Piotr Maciej Kaczynski, un joven polaco, opina sobre el deceso de su compatriota.

Fue el único hombre capaz de desaprobar a un tiempo las decisiones de Chirac, Bush, Schröder, Blair y Hussein en relación con la guerra de Irak. Fue asimismo el único hombre apreciado por católicos y demás cristianos, por los judíos y los musulmanes. Fue la única conciencia moral del mundo. ¿Qué pasará ahora?

En Varsovia, en 1979, hizo una declaración que más tarde no cesó de repetir: “No temáis nada”. Es la respuesta a la pregunta que acabo de formular. Ése fue su credo. El que contribuyó a la caída del imperio soviético. Fue el primero en decirnos a todos: “Manteneos unidos, no tengáis miedo, sólo así venceréis al diablo y mejoraréis la situación”. La contribución de Juan Pablo II en la lucha contra el comunismo en Europa central y oriental le ha granjeado un respeto del que nadie había gozado antes durante siglos. Su combate moral para defender a los más necesitados y recordarnos la existencia de los más olvidados lo ha convertido en un icono durante las tres últimas décadas. Al igual que su lucha por los derechos humanos, su respeto por la diferencia,... ¿qué puedo añadir a lo que ya se ha dicho?

La mayoría de nosotros tiene su propia opinión sobre el Papa. Recuerdo haberlo visto en 1987, en una de sus visitas a Varsovia. Tenía 8 años, él tenía 67. Hoy, mi corazón llora. Nací tres meses después de su elección como Papa, en 1978. El primer papa no italiano en 455 años, y el único que yo he conocido. Todos los que tengan menos de treinta años se encuentran en la misma situación. Es decir, más de la mitad de los 6.000 millones de habitantes del planeta no recuerda otro papa que el bienamado Juan Pablo II. Su carisma le hizo muy popular entre los jóvenes, que coreaban “JP2, te queremos” allí por donde pasaba.

El domingo, tras su fallecimiento, participé en las manifestaciones conmemorativas que luego se extendieron por todo el mundo. En Varsovia se concentraron 200.000 personas y se calcula que 4 millones de fieles acudirán a Roma para asistir a los funerales la próxima semana.

Podrían añadirse muchas más cosas sobre el Santo Padre. Dicho esto la ola mediática ha tomado demasiada amplitud. En efecto, el mejor programa sobre la muerte del Papa es el que no se da. Es mejor la suspensión de las emisiones de la cadena MTV que se dio en Polonia. Ahora necesitamos tiempo para volver a encontrar nuestro norte y reflexionar sobre el mejor modo de seguir su ejemplo.

Piotr Maciej Kaczynski es Presidente de Babel Polonia y analista político para un Think tank de Varsovia, el Institute of Public Affairs.