No tememos a China

Artículo publicado el 25 de Abril de 2007
Artículo publicado el 25 de Abril de 2007

Según los pronósticos, en un futuro no muy lejano habrá en China más empresas de Software que en Europa, más pianistas, más coches y una polución que hará de las centrales solares europeas algo nulo e insignificante.

En resumen: China se vuelve poderosa. Por lo tanto debemos exponer de inmediato lo que piensan los chinos de nosotros los europeos. ¿Qué mejor indicador podría haber que el idioma? Como los chinos no conocen el alfabeto, deben parafrasear los países europeos con palabras más o menos adornadas.

En el caso de Portugal es sencillo. El país del Atlántico es, por supuesto, “El país de las uvas” (Pu Tao Ya). Hasta aquí bien. ¿Pero qué sucede con Inglaterra? Después de todo la antigua potencia mundial involucró a los chinos en dos guerras con el fin de imponer el comercio del opio de los mercaderes británicos en el Imperio del Centro (China en chino). Inglaterra es, para los chinos: Ying Guo –¡“El país de los héroes”!-. ¡Qué condescendencia!

¿Y los alemanes? ¿Son quizás “El país sin límite de velocidad”, “El país que tramó la Segunda Guerra Mundial” o, tal vez, “El país de las barrigas cerveceras”? Frío, frío. De Guo, dicen los chinos, cuando visitan Alemania: “El país de la virtud”. ¡Joder!

Falta Francia. Aspirantes al título de “El país de las huelgas perpetuas”, “El país de las subvenciones agrarias” o “El país en el que el presidente no debe dimitir, aún cuando sea corrupto hasta las cejas". Pero no, aquí también se muestran los chinos imbatiblemente diplomáticos. “Francia” se dice en chino Fa Guo – “El país de la ley”.

¿Alguien sigue temiendo a China?