Nobel de Literatura con polémica: Engdahl descarta a los estadounidenses

Artículo publicado el 8 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 8 de Octubre de 2008
El jefe del jurado de la Academia Sueca criticó duramente a los escritores de Estados Unidos tan solo unos días antes del nombramiento del Nobel de Literatura 2008. Finalmente, el escritor francés Le Clézio se llevó el gato al agua

(Imagen: Wikimedia)El anuncio del ganador del Nobel de Literatura venía movidito. Las controvertidas declaraciones del secretario permanente del jurado en Estocolmo, Horace Engdahl, fueron sin duda la causa de esto y precisamente no dejaban muchas esperanza a los escritores estadounidense, cuyo trabajo criticó duramente. “Cualquier escritor estadounidense debería estar excluido de las quinielas. Los autores allí no son el centro del mundo literario. Se encerraron como en una isla y ceden a la presión de la cultura masiva en sus libros", según declaró a la agencia de noticias estadounidense Associated Press.

Un mensaje como este de boca de una autoridad de la Academia Sueca, hacía presagiar que los europeos son los claros favoritos a optar al premio. En tal caso, el portugués António Lobo Antunes y el italiano Claudio Magris, quienes ya han estado en los primeros puestos como candidatos en ediciones anteriores, se situaban como uno de los posibles literatos con Nobel.

Al final, el anuncio, de un no estadounidense como ganador, no ha debido sorprender a nadie. El afortunado ha sido el escritor francés residente en Méjico Le Clézio, elegido por su capacidad de "rescatar las palabras del estado degenerado del lenguaje cotidiano y devolverles la fuerza para invocar una realidad existencial", según anunció la Academia Sueca durante su nombramiento.

EE UU, otra vez será

Los estadounidense Thomas Pynchon, Philip Roth o Don DeLillo, cuyos nombres han sonado en innumerables ocasiones como aspirantes al premio, seguirán conservando este estatus indefinidamente. Los medios de EE UU que respondieron duramente a las declaraciones de Horace Engdahl, deberán también esperar. David Remnick, redactor de la revista The New Yorker, declaró a medios suecos: "Creo que el jefe de un jurado que ignoró nombres como los de Marcel Proust, James Joyce y Vladimir Nabokov debería ahorrarse ese tipo de lecciones categóricas". Tras la polémica, Engdahl trató de rectificar en un comunicado de prensa: "El Premio Nobel no es una competencia entre naciones, sino una distinción para escritores particulares".