Noëlle Lenoir: “La separación maniquea entre universidad y empresa no está de actualidad”

Artículo publicado el 2 de Julio de 2009
Artículo publicado el 2 de Julio de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El 50% de los lectores de cafebabel.com que participaron en un sondeo en línea en nuestra web desearían un aumento de las becas universitarias. La antigua ministra francesa de Asuntos Europeos, comenta este resultado

Aumentar las becas universitarias: el 50% de los lectores de cafebabel.com que han hecho clic en nuestro sondeo están de acuerdo con esta idea. En un contexto de reformas relacionadas con el proceso de Bolonia, el 10% desea también ‘congelar’ su aplicación y un 18% querrían prohibir la financiación por el sector privado de la investigación universitaria.

Noëlle Lenoir analiza estas respuestas… a una semana de la constitución del nuevo Parlamento Europeo.

¿Cuál es su reacción en relación a los resultados de nuestro sondeo sobre el proceso de Bolonia?

(DR)El sondeo se ha realizado en ocasión del décimo aniversario del lanzamiento del proceso de Bolonia, en 1999. Muestra hasta qué punto los jóvenes son sensibles a los objetivos del mismo, que consisten en hacer converger los sistemas de enseñanza superior para crear una verdadera universidad europea. No olvidemos que esta Europa ya existió antes, con la aparición de un movimiento intelectual que concluyó con la creación de las universidades en el siglo XIII, cuyos principales centros fueron París y Bolonia.

Hoy, es necesario volver a dar vida a este movimiento, pero partiendo de una base democratizada, fundada sobre el derecho de cada individuo al acceso al conocimiento y la educación al más alto nivel. Es lo que reflejan los sondeos cuando indican que el 50% de los jóvenes quiere más becas universitarias. La raíz del problema es que esta acción depende de la buena voluntad de la financiación de los Estados, y que se necesitará un mayor impulso a nivel comunitario. Erasmus no puede, él solo, suplir la insuficiente movilidad de los estudiantes en Europa.

Es más inquietante ver que cerca del 20% de los encuestados pide la prohibición de la financiación de la investigación universitaria por las empresas privadas. Esta separación maniquea entre universidad y empresa no me parece que esté de actualidad. Las universidades deben continuar investigando, y para ello es necesario que puedan movilizar fondos privados, insuficientes, sobre todo en Francia, para contribuir al esfuerzo europeo de investigación, tal y como lo señalaba la estrategia de Lisboa en 2000.

Para terminar, cómo interpretar que solo el 10% de los sondeados estén a favor de la parálisis de la ‘reforma universitaria’. Pienso que los estudiantes están ahí para hacer avanzar las cosas. Pueden criticar tal o tal medida de una reforma, pero son conscientes de la necesidad de revalorizar nuestras universidades, en una Europa en competición con los gigantes chino, indio… Sin hablar del sistema universitario americano, cuya calidad y atractivo son evidentes.