Norman Davies: "La historia se reescribe constantemente"

Artículo publicado el 25 de Junio de 2010
Artículo publicado el 25 de Junio de 2010

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El historiador inglés especializado en Polonia habla acerca de Europa, desde Gran Bretaña a Rusiay advierte que nadie puede hacer perdurar una verdad para siempre

Cafebabel.com: ¿Qué es la historia, una reconstrucción de hechos o su creación?

Norman Davies: En mi opinión, no hay nada en la historia que sea seguro al cien por cien. Para empezar, debemos tener en cuenta que el hecho histórico tiene sentido únicamente dentro de cierto contexto. A modo de ejemplo: Napoleón desayuna: El hecho que puede ser relevante para el biógrafo de Napoleón es la fecha de dicho desayuno. Sin embargo, para la historia de la dietética lo importante sería más bien qué comió, si un huevo con beicon o un yogur. Cada historiador elige entre los billones, trillones o cuatrillones de hechos aquellos que mejor se adapten a su narración. El hecho histórico representa un acontecimiento seleccionado y fijado por el historiador, por lo que es algo dudoso y para colmo de males, cada historiador suele reparar en algo distinto. Los peores son aquellos que aseguran que conocen la verdad histórica sin tener datos de otros. Esta postura es inadmisible.

Cafebabel.com: ¿Podría ofrecer algunos ejemplos en los que sea evidente una reescritura de la historia?

La masacre es uno de los momentos clave de la historia polaca © _PaulS_Norman Davies: En todos los países la historia se escribe de nuevo. Nadie puede hacer perdurar una verdad para siempre. Las perspectivas cambian y la historia se reescribe constantemente. Aquello que se dice en EE.UU. sobre la historia de los negros es completamente distinto a aquello que se escribió no hace mucho tiempo, hace apenas 40 años. De manera similar, hasta hace poco la mayoría de los historiadores ingleses no veía ningún sentido en la actividad de los republicanos irlandeses. Ahora es cuando se han percatado de que tenían bastante razón. ¿Opina que los rusos no quieren admitir su culpa por lo de Katyń, o considera que los británicos lo piden? ¿Por qué no iban a querer los ingleses, que no tuvieron nada que ver en la tragedia, hablar sobre Katyń? Se les había inculcado que era "el bien en estado puro" lo que había ganado la guerra. Si el bien significa Roosevelt, Churchill y Stalin, no se puede hacer escarnio de niguno de ellos. Y todos sabían que los que hacían el mal, por ende también en Katyń, eran únicamente los alemanes. Vaya usted a Londres y pregunte sobre Katyń. La gente no tiene ni idea de lo que ocurrió.

Cafebabel.com: ¿Estas discrepancias en la percepción de los hechos pueden influir en el proceso de integración europea y suponer un obstáculo para el desarrollo de la UE?

Norman Davies: Por supuesto. Sin embargo, la condición que se debe cumplir para que la historiografía mejore es la libertad de expresión. Mientras no se pueda debatir, las diferentes versiones falsificadas del pasado seguirán teniendo razón de ser.

Cafebabel.com: ¿Por qué cree que Putin admitió finalmente que los crímenes de Katyń fueron perpetrados por los soviéticos?

Norman Davies: Porque el principal político de la Federación Rusa, que es , por supuesto, Putin, no puede actuar como Brezhnev o como otros dirigentes soviéticos. Putin debe ser amigo de los países miembros de la Unión Europea, sobre todo de Alemania. Debemos recordar que tras él hay una gran nación que sabe muy poco. El 80% de los rusos ni siquiera ha oído que la guerra estalló en 1939. Y de repente ven por la tele que Vladimir está en Katyń para asistir a una conmemoración. Para ellos esto supone una sorpresa de grandes proporciones. Pensarán, ¿pero y esto por qué?

Cafebabel.com: ¿Cómo debe reaccionar Polonia, sus políticos y diplomáticos ante las mentiras y provocaciones históricas?

Norman Davies: Si se busca una confrontación y se considera que las opiniones de los demás son vacuas, uno trata de forzar un cambio de ideas en el otro, lo cual equivale al fin del diálogo. La única manera de conseguirlo es poseer tus propios conocimientos, facilitar el diálogo o mejor, el "triálogo" y ver qué se consigue con ello. Si los polacos conocieran mejor su historia y la de otros estados y si fueran conscientes de que los hechos del pasado fueron falseados, reaccionarían de otra manera. Es esa obsesión compulsiva que tienen los polacos con Rusia lo que provoca a Rusia. El primer ministro ruso es inteligente. Se ha percatado de que el mundo está cambiando y de que él mismo también debe cambiar algo. Hasta el año 1991 estuvo cerrado el acceso al conocimiento. Todos los medios de comunicación y todos los libros estaban bajo control del Estado. Después llegó Yeltsin y comenzaron "las jornadas de puertas abiertas", que provocaron el caos y la anarquía. Por lo demás, después de Yeltsin la anarquía dominó totalmente la realidad rusa. Y si no, observen lo que ocurre hoy día con la administración: toda la riqueza de esta gran nación cayó entonces en manos de 20 oligarcas. La mayoría de los rusos apoya a Putin porque ha instaurado un orden relativo.

"El político debe pedir perdón una sola vez, pero de corazón, para que el asunto se zanje y el rencor no se prolongue hasta el infinito"

Putin comprende que esa libertad repentina tiene sus límites. Y esto en absoluto tiene sólo que ver con las relaciones ruso-polacas. Rusia tiene problemas similares con todos sus vecinos: con China, con Finlandia, con los países bálticos, con Rumanía, con Japón... Todos ellos guardan rencor a Rusia. Por eso no se puede esperar de Putin que pida perdón y que lo haga con todo su ser, de rodillas, como lo hizo Willy Brandt en su día [cuando en diciembre de 1970, el ex canciller de la República Federal Alemana que en una visita oficial en Polonia se arrodilló ante el monumento al levantamiento del gueto de Varsovia y pidió perdón por los crímenes nazis]. ¿Acaso el presidente de EE.UU. pide perdón de esa manera a los indios, a los afroamericanos o a los filipinos? Por otra parte, ¿tenemos que pedir perdón por todo? En mi opinión, el político debe pedir perdón una sola vez, pero de corazón, para que el asunto se zanje y el rencor no se prolongue hasta el infinito.

El 10 de abril de 2010, se recuerda como el segundo Katyń, después de que Lech Kaczynky y otras 95 personas murieran cuando se dirigían a este enclave histórico para conmemorar el aniversario de la matanza de entre 15.000 y 20.000 polacos por el ejército de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial (Foto: ©Piotr Pawłowski

Fotografía: jedynka ©Latvian Foreign Ministry; estatua © _PaulS_; duelo © Piotr Pawłowski; vídeo: trailer de la película 'Katyń' © JaviLHP ; Norman Davies © cosac84