Nuevos Medios para la Nueva (y la Vieja) Europa

Artículo publicado el 22 de Marzo de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 22 de Marzo de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Imagina unos medios europeos cubriendo Bruselas y Roma, París y Varsovia en igual medida. Internet y café babel, pueden ser el corazón de este nuevo medio.

"La producción de las noticias sinceramente europeas en este momento sigue siendo casual" Esto es así de acuerdo con Alain Chanel, director de la escuela de periodismo de la Universidad Robert Schuman de Estrasburgo. Pero imagina como podrían ser unos medios sinceramente europeos: sus páginas de arte y cultura cubrirían la última opera en París o la galería de moda en Varsovia; podrían ser como Le Monde o El País pero su efecto no estaría en Francia o España sino en Europa. Es una propuesta que reta, pero es un reto que se debe aceptar.

Las noticias europeas existen

Europa no está vacía de cobertura emprendedora. En Francia la cadena local France 3 tiene un equipo dedicado a cubrir Europa desde Estrasburgo. Le Monde reforzó su propio escritorio con alrededor de seis reporteros. La cadena de cable EuroNews emite programas en siete idiomas y, aunque no sean rentables, en algunos mercados bate a los gigantes como BBC World y CNN. Arte, la cadena franco-alemana, es en sí misma una red europea. Programas semanales como El foro de los europeos (Le Forum des Européens) trata temas y tendencias que afectan a los 360 millones de residentes de Europa. "Estos dos canales", explica Marco Schütz, editor de la web del semanal francés Le Courrier International, "demuestra un deseo aparente de llegar más allá de consideraciones nacionales."

Por delante de los medios de interés general, la prensa financiera fue la primera en entender como cubrir la integración financiera (y cultural) de Europa. Actualmente, con frecuencia el Financial Times ocupa las primeras dos páginas con historias relacionadas con Europa. "Malestar sobre el ritmo de las reformas en los nuevos estados de la UE", "Menos palabras, más acción en el espíritu competitivo de la UE" son algunos ejemplos de titulares recientes. Aunque con sede en Bruselas, el Wall Street Journal Europe cubre el Dow Jones en un discreto segundo plano respecto al FT. Sus páginas se llenan con recortes del Washington Post o de la cadena financiera del Dow Jones. Sin embargo, el seguimiento de los recientes hechos de la debacle de Parmalat y la crónica de las tensas relaciones entre la creciente comunidad china en Roma y la municipalidad de la ciudad, se nos presentan con un punto de vista novedoso dentro de una publicación cuya cobertura de noticias suele ser distante y demasiado euro-escéptica.

Viejos hábitos y nuevas tradiciones

A pesar de esto, según Georges Gros, antiguo periodista y actualmente Secretario general del Sindicato Internacional de la Prensa Francófona en Paris, "hay un déficit de información" cuando se trata de Europa. Argumenta que las nuevas organizaciones siguen siendo estructuras nacionales. De esta forma, su cobertura se fija primero en el impacto que Europa tiene como organización en su propio país. Gros reclama que esto refuerza un tono agresivo que se focaliza en tópicos redundantes como "La fuga del déficit francés" o los granjeros enfadados y los menguantes subsidios.

¿Y ahora hacia dónde?

Los medios podrían ayudar a acoger la conciencia europea. Para hacerlo "se debería permanecer en la vieja regla periodística de la proximidad" argumenta Alain Chanel. Cuando El Foro de los europeos de la cadena Arte dedica un programa íntegramente a la vida de los solteros/as en Europa, esto se convierte en la crónica de una realidad compartida, subrayando tanto diferencias como similitudes entre diversas regiones y culturas. Esto es una forma de proximidad.

Más allá de compilar historias y llevar una crítica línea editorial, el idioma es el gran caballo de batalla de cualquiera de los medios que intenten trabajar a nivel europeo. ¿Qué idioma o idiomas debería utilizar un medio europeo? ¿Inglés? ¿O debería incluir también francés, español, alemán e italiano? ¿Podría comprenderlos todos e incluir así los 25 idiomas de la UE? "Si hablamos de un medio europeo, ha de ser multilingüe," señala Marco Shüzt. Según él, cadenas como Arte y EuroNews crearon una identidad europea siendo multilingües. "Utilizando un sólo idioma te estás limitando a una audiencia específica," añade.

Siendo el idioma lo que resume la estructura de un medio europeo, el medio es la clave. La ruta clásica, el periódico diario, podría ser posible sólo si se estuviese limitado a uno o como mucho dos idiomas. Más de dos desalentarían al lector. "Internet y la televisión son las rutas obvias," según Chanel. Con espacio ilimitado, Internet podría ser todo para todos, griego, español, húngaro y europeo. café babel haciendo cinco ediciones en cinco idiomas ha entendido esto. En América las revistas de Internet como Slate, que combina comentarios escritos y emisiones de radio, ofrecen una serie de posibilidades que podrían ser utilizadas para hacer la crónica de la realidad europea.

Pero el reto para los medios en Internet es la credibilidad. Hoy día, Internet aún carece del reconocimiento de medio viable y confiable. Internet como Europa es nuevo. Lo que le falta en reconocimiento se tendrá que suplir con un compromiso de reglas de periodismo y una búsqueda constante de ideas e historias.