'Nuit Debout': Convivencia y aire de mayo del 68

Artículo publicado el 12 de Abril de 2016
Artículo publicado el 12 de Abril de 2016

Desde el pasado 31 de marzo, el rechazo a la política del Gobierno francés se concretó con varias manifestaciones y una ocupación en la Plaza de la República de París. Desde lejos, se oye un ambiente festivo. El corazón de la ocupación está formado, sin embargo, por una asamblea general diaria y por comisiones de reflexión cuyos participantes deben formular propuestas concretas.

Nuit Debout ("Noche en pie", ed.) es el resultado de varias semanas de movilización de la sociedad civil francesa contra la nueva Ley de Trabajo. Desde hace más de una semana, miles de parisinos ocupan la Plaza de la República, en París. Es el caso de Louise B., estudiante de derecho, que considera esta ocupación como una necesidad: "La multiplicidad de reclamos y de lemas entonados en las manifestaciones puede dar la impresión de que el movimiento no tiene estructura ni un verdadero objetivo común. Si además, llegado el final de la manifestación la gente se va… En una ocupación de la plaza, al menos, se da la posibilidad de una unificación, de una organización del grupo".

Una experiencia humana

Hace más de una semana que la plaza es el escenario de una experiencia humana que dejará rastros en la memoria de todos aquellos que hayan pasado varias horas y varios días allí. París, generalmente descrita como la ciudad de la tensión, la indiferencia y el anonimato, ve aquí a sus habitantes encontrarse descaradamente, construir carpas donde albergarse. Todo esto se desarrolla, además, en un ambiente de respeto al prógimo notable.

Sin embargo son muchas las personas movilizadas que se preocupan por ver la ocupación transformarse en una feria, en una Fiesta de la Humanidad. Niklas espera que el movimiento no caiga en su lado de festivo. Dice estar "repugnado por esta tendencia de la izquierda a celebrarse a sí misma en una fiesta que no tiene nada de política".

Entonces, ¿la Plaza de la República está de fiesta? El transeúnte que se mantiene alejado de la movilización podría ver una feria en la plaza: La música invita a bailar, las botellas de vidrio se amontonan junto a los contenedores y los puestos de comida emiten olor a salchichas y cebollas asadas. Es necesario acercarse para ver a los individuos reflexionar juntos sobre la continuidad del movimiento. Es necesario permanecer en la plaza para ver que la Asamblea General del 36 de marzo (5 de abril) comenzó a las 18h y se prolongará hasta las 23h a petición de los participantes. Es necesario escuchar a aquellos que se expresan para tomar conciencia de que un proyecto de Constitución alternativa está en marcha.

"Esto es mejor que nada"

Aunque la muchedumbre presente en la Plaza de la República cada noche está constituida principalmente por personas comprometidas, jóvenes graduados o estudiantes, empleados o desempleados y sindicalistas, el carácter no partidario del movimiento permite una relativa heterogeneidad del grupo. Joël, profesor de música, pasaba por allí y decidió detenerse a echar un vistazo. Alertado por el programa matutino de France Inter, él aprecia "la convivencia de reagrupación y su aire de mayo del 68".

Las ondas radiofónicas también trajeron a Véronique, ingeniera jubilada, y a Martine, abogada, a hacerse su propia idea del movimiento Nuit Debout. "Ante el ascenso del Frente Nacional y la caída del Partido Socialista, esto es mejor que nada", afirma Véronique. Martine, a su vez, aprecia el lugar por su oposición "al individualismo y al ambiente de consumismo". También encuentra interesante el hecho de que la ocupación parece relativamente organizada sin la necesidad de que haya un líder.

"La fiesta y la reapropiación de un espacio urbano" es, ante todo, lo que aprecia Cosme. Este diseñador de iluminación volvió varias veces a reencontrarse con estas personas con quienes, normalmente, sólo se cruzaría en la vida cotidiana parisina. Sin participar en las Asambleas Generales, se involucra en las acciones espontáneas y en las manifestaciones. Cosme viene principalmente a este lugar para sentirse libre y terminar la noche "cantando en árabe con muchachos de pueblo que nunca habría conocido de otra manera".

"Lugar de Parada Pública"

La fuerza de la ocupación mantiene el equilibrio de lo que se alcanzó hasta ahora, entre el lado festivo y la convocatoria del movimiento, y su aspecto militante, estructurado y constructivo. Mientras se acerca el momento de la Asamblea General, los vendedores de cerveza ceden su lugar a toda clase de grupos y comisiones que contribuyen a la sostenibilidad de la ocupación. Aquí, estudiantes de París VIII organizan un "banquete filosófico" para el domingo. Una abogada pregunta al centro de información qué puede aportar al movimiento. "Entre la reforma sobre la igualdad de tiempo de palabra en la campaña presidencial, y la nueva ley sobre el estado de necesidad que afecta a los policías en situación de legítima defensa", es un hastío creciente lo que la llevó a venir a aportar su granito de arena.

Las distintas comisiones existentes muestran tanto la diversidad de los temas abordados en el movimiento como la fuerte voluntad de los ocupantes de construir algo concreto. Las reuniones de la comisión feminista aparecen señaladas por un cartel en el centro de información. Allí se puede, también, conocer las horas de encuentros de la comisión sobre el cambio climático, la comisión de perspectivas y programas, huelga general, economía política, capacitación mediática o incluso acción sobre precariedad y desempleo. Estos grupos de trabajo se reúnen en paralelo a la Asamblea General que, el 38 de marzo (7 de abril) habrá durado más de seis horas seguidas sin parar.

Frente al centro de información, junto al puesto dedicado a la prensa, se encuentra una enfermería improvisada en el centro de recepción. Los voluntarios presentes se ocupaban hasta ahora de heridas y malestares. "Ahora ayudamos también a los refugiados y a los sin techo que vienen a vernos", afirma una de las enfermeras.

Pasa entonces un periodista de la recién creada Radio Debout. Aunque no está seguro del todo, Florent, que reemplaza temporalmente al encargado del centro de prensa, me informa que algunos de estos periodistas serían huelguistas o pensionistas de Radio France. La misma incertidumbre reina en cuanto a los orígenes de Nuit Debout. A raíz de las sucesivos acontecimientos, los llamamientos a una ocupación fueron retransmitidos por los lectores de Fakir y por François Ruffin tras cada proyección de ¡Gracias Jefe!. El grupo Convergencia de Luchas también contribuyó en gran parte a la organización y a la sostenibilidad de la ocupación. Gracias a este grupo militante se puede realizar la distribución gratuita del diario 20 mil luchas, particularmente en el metro. Florent reconoce, sin embargo, que todo el mundo "se dejó superar por la amplitud del descontento y la voluntad de oponerse".

El profesor de capoeira Félice deambula entre los grupos con una sonrisa en su rostro. "Sólo hay gente buena en esta manifestación. Conocerlos me da la impresión de vivir". Y cuando le preguntamos qué es lo que más aprecia de esta ocupación, responde con elocuencia: "Los ancianos que conocí me hablaron de una atmósfera de mayo de 1968. ¡Por supuesto! Nosotros transformamos la Plaza de la República en la parada pública".

___

Este artículo fue redactado por el equipo editorial de cafébabel La Parisienne.