Obama: dos minutos de discurso para Siria

Artículo publicado el 27 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 27 de Marzo de 2014

El presidente de los Estados Unidos solo dedicó un par de minutos de su intervención al término de la cumbre entre su país y la Unión Europea a conflictos tan sangrientos como los que asolan desde hace años a la República Centroafricana y Siria. Él les dedicó 120 segundos, Barroso y Van Rompuy, ninguno.  

La cum­bre entre los Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea ter­mi­nó con mu­chas pa­la­bras bo­ni­tas sobre la coope­ra­ción entre ambas par­tes. Los pun­tos ca­lien­tes del en­cuen­tro han sido la si­tua­ción en Ucra­nia, el acuer­do de Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca de Co­mer­cio e In­ver­sio­nes (más co­no­ci­do por sus si­glas en in­glés TTIP), la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y el cam­bio cli­má­ti­co. Ba­ra­ck Obama men­cio­nó bre­ve­men­te su com­pro­mi­so para poner fin al pro­gra­ma nu­clear de Irán y en­viar ayuda hu­ma­ni­ta­ria a los con­flic­tos de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na y Siria. Fue­ron dos mi­nu­tos. Ba­rro­so y Van Rom­puy no se pro­nun­cia­ron sobre una gue­rra civil que dura ya tres años. 

Hace ape­nas diez días el Par­la­men­to Eu­ro­peo aco­gió una con­fe­ren­cia en la que par­ti­ci­pa­ron el líder de la opo­si­ción siria Ahmed Jarba y el ex­pri­mer mi­nis­tro belga y can­di­da­to de los li­be­ra­les a la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Guy Ver­hofs­tadt. Según el po­lí­ti­co belga, la inac­ción de la Unión Eu­ro­pea en Siria "ha dado la pista a Rusia de que no vamos a lu­char por la de­mo­cra­cia, y les ha en­va­len­to­na­do en la cri­sis ucra­nia­na". Tanto Obama como Ba­rro­so y Van Rom­puy han re­pe­ti­do en va­rias oca­sio­nes las san­cio­nes y me­di­das que van a im­ple­men­tar para hacer res­pe­tar la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal a Rusia, pero ¿y en Siria?.

Ver­hofs­tadt opina que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no ha hecho su­fi­cien­te ya que "sabía­mos desde un prin­ci­pio que Bas­har al-As­sad pre­fe­ri­ría des­tro­zar su país a dejar el poder" y con­de­na la inac­ción de Oc­ci­den­te en dos mo­men­tos cla­ves: el ase­dio a la ciu­dad de Homs en 2011 y la uti­li­za­ción de armas quí­mi­cas. El ex­pri­mer mi­nis­tro belga no cree ya po­si­ble una so­lu­ción po­lí­ti­ca y re­cla­ma tres me­di­das cla­ras: im­po­ner una zona de ex­clu­sión aérea, es­ta­ble­cer un co­rre­dor hu­ma­ni­ta­rio y pro­por­cio­nar me­dios para apo­yar la re­sis­ten­cia siria. En re­fe­ren­cia al rol que debe jugar la Unión Eu­ro­pea, Ver­hofs­tadt se­ña­ló al Par­la­men­to Eu­ro­peo como res­pon­sa­ble de pre­sio­nar al Con­se­jo Eu­ro­peo para que asuma un en­fo­que más proac­ti­vo, a lo que con­clu­yó afir­man­do que "es mo­men­to de ser va­lien­tes".

Siria: tres años de muer­tes

La gue­rra civil siria se ha co­bra­do la vida de 100.000 per­so­nas y ha pro­vo­ca­do más de 9 mi­llo­nes de des­pla­za­dos. Ahmed Jarba, pre­si­den­te de la Coa­li­ción Na­cio­nal para las Fuer­zas de la Opo­si­ción y la Re­vo­lu­ción Siria (CN­FORS) acu­dió el pa­sa­do lunes 17 de marzo a la con­fe­ren­cia or­ga­ni­za­da por el grupo Spi­ne­lli. Allí apeló a los paí­ses del "mundo libre" para que evi­ten la des­truc­ción de Siria, donde la po­bla­ción "está mu­rien­do bajo las bom­bas y el si­len­cio in­ter­na­cio­nal". Según el líder del mayor grupo opo­si­tor sirio, el "te­rro­ris­mo no cuen­ta con fron­te­ras ni re­li­gio­nes", y si no se frena Bas­har al-As­sad, "Eu­ro­pa se lo en­con­tra­rá en sus puer­tas".

Al ser pre­gun­ta­do por los crí­me­nes co­me­ti­dos por la re­sis­ten­cia, Ahmed Jarba res­pon­dió que su or­ga­ni­za­ción los con­de­na, pero di­fe­ren­cia aque­llos co­me­ti­dos por in­di­vi­duos de los per­pe­tra­dos por co­lec­ti­vos. "Cuan­do lle­gue el mo­men­to todos serán con­de­na­dos, pero no se pue­den mez­clar ambos tipos, de­be­mos an­te­po­ner los crí­me­nes de gue­rra", re­cal­có. Según Ahmed Jarba, las zonas li­be­ra­das se en­cuen­tran aún en caos, con­tro­la­das a veces por mi­li­cias ex­tran­je­ras. El líder sirio ase­gu­ró que no están pi­dien­do armas, sino "los me­dios ne­ce­sa­rios para con­se­guir las he­rra­mien­tas bá­si­cas en la lucha con­tra el ré­gi­men te­rro­ris­ta".