¡Oh-la-là!: “li-be-ral”

Artículo publicado el 28 de Mayo de 2008
Artículo publicado el 28 de Mayo de 2008

En su libro publicado hace una semana, De l´audace, Entretiens avec Laurent Joffrin (Valor: entrevistas con Laurent Joffrin -editor jefe del diario francés Libération-) Bertrand Delanoë, se define como socialista y liberal al mismo tiempo. Esto provocó un alubión de críticas de otros políticos de Patido Socialista francés. Europa está confusa: después de todo, liberal no quiere decir liberal...

Las mismas críticas recibió la primer proyecto de constitución para la UE:“¿La Constitución Europea? Demasiado liberal”. En Francia esta frase está en boca de todo partidario del 'no' en el referéndum. En el país de Voltaire, en efecto, la palabra 'liberal' es una ofensa imperdonable. El propio Chirac se vanagloriaba de la capacidad de la Constitución para "luchar contra la globalización liberal": ¡Oh-la-là! Sin embargo, el adjetivo 'liberal' podría sonar como un cumplido en italiano. En el país de la bota la palabra tiene un sentido más político, puesto que en el campo económico predomina el término 'liberista'. Bien podemos recordar que el ex-primer ministro socialdemócrata, Massimo d’Alema, se definía como 'liberal'.

¿Y el resto? En Polonia, 'liberalny' es la característica de toda economía basada en el respeto. Al igual que en Gran Bretaña, donde sin embargo el sentido político del término varía en función del interlocutor: con zapatillas deportivas y fumando porros, 'Mentalidad abierta'. ¿Té y puro, señor Churchill? "Pérdida de tiempo".