Onra: Hip hop con denominación de origen franco-vietnamita

Artículo publicado el 28 de Febrero de 2012
Artículo publicado el 28 de Febrero de 2012
Arnaud Bernard, también conocido como Onra, es famoso por mezclar ritmos chinos en sus canciones, lo que le ha permitido dar la vuelta al mundo e incluso llegar a alturas olímpicas en Pekín. En París, su ciudad adoptada, hablamos sobre lo que significa que te guste tu música de verdad, ser medio vietnamita y manejar "marcas de mierda" de diferentes países.

El ritmo pasa de tranquilo a extravagante según qué voz china le acompañe. El crujido del antiguo disco de vinilo se remplaza rápidamente por el laúd que añade cuerdas a las mezclas. Mientras que él es mundialmente conocido por The Anthem, un tema con un fuerte ritmo usado por Coca-Cola en las olimpiadas de Pekín 2008, Onra admite que no es el mejor fan de su trabajo más reciente, que cambia de malhumorado a respetuoso, desde cortes en trance hasta compases de polvoriento dance. O, por lo menos, es lo que me dice cuando quedamos cerca de su casa en el sur de París. Nos sentamos a observar el mar de figuras negras que pueblan el Boulevard Saint-Marcel en esta tarde de invierno. Onra, con una gorra negra, bufanda roja, camisa vaquera y cárdigan, parece totalmente un francés inspirado.

Un excava-cajas franco-asiático

Nacido en Tréveris, Alemania, de padre vietnamita y madre francesa, Onra se mudó a Francia cuando tenía 3 años, y vivió un año en Costa de Marfil hasta que su madre tuvo que irse a causa del régimen político. Onra lleva dos décadas viviendo entre los dos países. “Se me considera extranjero y ni siquiera parezco vietnamita”, dice, rechazando todos los clichés de su status de “segunda generación de asiáticos”. Es un obstáculo del que culpa a los medios de comunicación – yo misma incluida- por “hacerle pensar” sobre ello. No es una parte muy importante de mi cultura”, añade, “aparte de la comida.”

El diseñador gráfico es medio vietnamitaSin embargo, viajar hizo que la cultura vietnamita se hiciera parte de la fusión en su carrera profesional. En un viaje de mochilero a la República Socialista en el sureste de China con una antigua novia en 2006, Onra empezó a amasar las canciones que constituirían el material de dos de sus seis álbumes más instrumentales, Chinoiseries y su secuela más codiciada, Chinoiseries Parte Dos. “Allá a donde voy aprendo cosas,” explica. “Me resultaba difícil describir lo que quería en inglés.” Los dueños de las tiendas vietnamitas se reían de él cuando buscaba entre música de los 60 y los 70, ya que Onra, tras haber intentado expresarse en inglés, explicaba la forma de “las cosas negras grandes” que precedieron a los CDs y casetes. Tras haberse especializado en ciencias y matemáticas en el instituto y en marketing y comunicación en la universidad, Onra tenía como plan B la industria de la música. En un comienzo grabó cincuenta CDs para vendérselos a sus amigos y familia, pero uno de ellos, dueño de una compañía de vinilos online donde él entonces estaba de prácticas, escuchó uno de los temas. El resto, como dicen, es historia.

Dejando Vietnam - y Francia- atrás

Entonces, ¿qué hay que saber de su trabajo, al que él llama el renacimiento de la música “muerta”? “No tiene nada que ver con la música pop china de hoy en día”, dice. “Es en un 90% música china, aunque la haya comprado en Vietnam.” Tampoco tiene ni idea del contenido de las letras que mezcla hasta que los fans se las traducen; algunas de sus mejores frases que descubrió al mirar atrás incluyen “mi sueldo son solo 600”, “jaja, esto sí que es una broma”, o “Soy dios”. Onra cita a DJ Jase, un empresario residente en Vietnam, por abrir ciudades como Hanói a artistas extranjeros, aunque a su ambiente de expatriados le va más un estilo dubstep. “Musicalmente son muchos más abiertos en el sur, en ciudades como Saigón” dice: el norte de Vietnam es más cerrado porque el control comunista les afectó mas.

Según Onra, su LP Long Distance, sacado a la venta en mayo de 2010 bajo la firma irlandesa All City Records, es una representación mucho más fiel de él mismo. “Es más de los 80, inspirado en el boogie. Cada uno de mis álbumes es diferente. El hip hop viene del jazz, el soul y otros géneros… la gente no sabe por dónde he tenido que pasar para hacer este álbum”, continua revelando. “De momento ya he terminado con el lejano este. El segundo álbum puede haber sido demasiado. Tuvo malas críticas, como que ya se había inventado, pero el segundo disco estaba pensado para ser una continuación”. Está de acuerdo en que hay mucha presión en los artistas para que fracasen, por lo menos en Francia. “No tengo todo el apoyo que querría, pero supe cuando empecé mi carrera que me interesaban mas los países abiertos, como Reino Unido,Alemania, Europa del este, Australia y Estados Unidos. A la inversa, la herramienta que analiza facebook en profundidad muestra que donde tiene más seguidores es en Polonia, aunque no está seguro de si son el público ideal para comprar música. “Les interesa la nueva música, están bien educados y tienen increíbles músicos de jazz, entre otros.”

Onra chapotéo en la música de Bollywood con su álbum "1.0.8" en 2009: "La música india es más rica que la china", dice. "Evolucionó con el tiempo, mientras que la china estaba más controlada por el gobierno", dice

Tiene que ser el hecho de que Onra solo empezó a hacer música a la edad de 18 años porque le gustaba, sin tener experiencia ni mentor (hasta el día de hoy), lo que explica su modestia cuando habla de su éxito. “Se está haciendo demasiado grande,” se ríe. “Voy a necesitar otro manager o asistente. Afortunadamente, existen cosas como facebook. Intento enviar mensajes a mis amigos para que vean que no he cambiado. Todos lo entienden”. Su regreso a Francia en diciembre de 2011 fue su primer concierto allí tras casi 18 meses de gira internacional.

“Si me quedo en Francia no alcanzaré todo mi potencial, humana o musicalmente”

Aunque una futura reinvención de su sonido está asegurada, a Onra le cuesta no sentirse reconocido. Puede que los parisinos tengan que acostumbrarse a su prolongada ausencia. “Al principio, sí que quería representar a mi país, pero las diferencias no están muy bien vistas aquí", admite. “Cada día pienso en irme: Canadá, Nueva York... Me gusta mucho Nueva Zelanda con su mentalidad isleña. Tienen su propia "marca de mierda", pero me las puedo apañar. He estado en Francia una década pero nunca me ha llegado a gustar. Si me quedo no alcanzaré todo my potencial, humana o musicalmente”. París es práctico, está en el centro de Europa. Solo me quedo en casa y hago música. Ahora es la primera vez que salgo a la calle hoy”, sonríe, sacando un cigarro. Puede que sea viernes por la tarde pero Onra no está en casa; le debe una cena a su tía en un restaurante esta noche.

Escucha el último tema de Onra, Perfect(ed) Cloud, en soundcloud

Fotos: portada © Mr Mr Mass T; texto, © Mr Mikael Colombu y portada del álbum/ ambas cortesía de iwelcom.tv/onra