Operación Palace: Jordi Évole juega a ser Orson Welles

Artículo publicado el 26 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 26 de Febrero de 2014

El falso do­cu­men­tal de Jordi Évole sobre el 23-F co­se­chó una au­dien­cia de 5 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res.

Un farol de­ma­sia­do arries­ga­do para unas con­clu­sio­nes tan ob­vias que sin em­bar­go ha con­se­gui­do ge­ne­rar de­ba­te y un sin­fín de reac­cio­nes. Évole res­ca­ta al Fo­llo­ne­ro por un día. 

Si cuen­to de qué va, a lo mejor no lo po­de­mos emi­tir”. Estas pa­la­bras fue­ron el an­zue­lo lan­za­do por el chico de oro del pe­rio­dis­mo te­le­vi­si­vo es­pa­ñol para atraer al pú­bli­co a su úl­ti­mo tra­ba­jo, que bajo el epí­gra­fe Ope­ra­ción Pa­la­ce pro­me­tía -por fin tras 33 años de dudas ra­zo­na­bles e in­cóg­ni­tas sin des­pe­jar- ‘la ver­dad sobre el 23-F’, aquel golpe de es­ta­do frus­tra­do en 1981 que hizo tris­te­men­te fa­mo­so al te­nien­te co­ro­nel de la Guar­dia Civil An­to­nio Te­je­ro, quien tuvo se­cues­tra­do al Con­gre­so de los Dipu­tados du­ran­te 48 horas fa­tí­di­cas. 

Un reto que sin em­bar­go pa­re­cía po­si­ble en manos del atre­vi­do e irre­ve­ren­te Jordi Évole. El lis­tón es­ta­ba por las nubes. Todos te­nía­mos re­la­ti­va­men­te fres­cas las imá­ge­nes del pe­rio­dis­ta per­si­guien­do a todo un pre­si­den­te de las Cor­tes Va­len­cia­nas por una feria gas­tro­nó­mi­ca entre una mu­che­dum­bre es­pon­tá­nea que no dudó en exi­gir ex­pli­ca­cio­nes al su­so­di­cho por sus in­ten­tos de si­len­ciar a las víc­ti­mas del ac­ci­den­te de metro de 2006 que costó la vida a 43 per­so­nas.

El ac­ci­den­te, que había pa­sa­do prác­ti­ca­men­te desa­per­ci­bi­do du­ran­te más de siete años se puso de re­pen­te en el cen­tro del de­ba­te, y la con­cen­tra­ción que las víc­ti­mas han ve­ni­do lle­van­do a cabo el día 3 de cada mes se con­vir­tió por pri­me­ra vez en una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria que mo­ti­vó la reaper­tu­ra del caso en los tri­bu­na­les. Poca broma.

Con este pre­ce­den­te, la ex­pec­ta­ción ge­ne­ra­da por un es­pe­cial de Jordi Évole sobre el 23-F era un ca­ra­me­li­to, una emi­sión con­de­na­da a re­ven­tar los au­dí­me­tros, como efec­ti­va­men­te su­ce­dió. Más de cinco mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res se con­gre­ga­ron de­lan­te de sus te­le­vi­so­res para asis­tir a lo que debió ser un totum re­vo­lu­tum y sin em­bar­go fue… ¡un sai­ne­te!

No ha­bría sido más evi­den­te si hu­bie­ra me­dia­do subida y ba­ja­da de telón al es­ti­lo Loo­ney Tunes con su fa­mo­sa cor­ti­ni­lla. That’s all, folks! El falso do­cu­men­tal co­mien­za con tono grave y ri­gu­ro­so pre­sen­tan­do a los pro­ta­go­nis­tas de una su­pues­ta reunión se­cre­ta en el Pa­la­ce de Ma­drid que ha­bría con­gre­ga­do a los prin­ci­pa­les lí­de­res de todas las fuer­zas par­la­men­ta­rias para urdir un golpe de es­ta­do de ope­re­ta que ha­bría de ser­vir de dique de con­ten­ción ante uno real que po­drían haber dado los del ruido de sa­bles, la ver­sión ofi­cial es del todo co­no­ci­da.

3 y ac­ción... ¡se rían, coño!

Pon­gan a José Luis Garci de por medio di­ri­gien­do la trama cual vul­gar TV movie con el be­ne­plá­ci­to de Juan Car­los I, un coro de vie­jas glo­rias po­lí­ti­cas en­ca­jan­do pie­zas del puzz­le, re­for­za­dos a de­re­cha e iz­quier­da por el asen­ti­mien­to de Luis María Ansón e Iñaki Ga­bi­lon­do y todo em­pie­za a tomar un tinte su­rrea­lis­ta que va in cres­cen­do -su­po­ne­mos que in­ten­cio­na­da­men­te- hasta casi rozar la char­lo­ta­da. Y llega el clí­max final en que, por si que­da­ba algún cré­du­lo des­pis­ta­do, apa­re­ce Évole dando las ex­pli­ca­cio­nes per­ti­nen­tes.

Efec­ti­va­men­te nada fue real y si algo lo fue, sin duda es fruto de la ca­sua­li­dad o de la ima­gi­na­ción de un Jordi Évole que –al césar lo que es del cé­sar- tuvo la osa­día de mar­car­se un farol de di­men­sio­nes épi­cas ante una au­dien­cia mi­llo­na­ria para lle­gar a una con­clu­sión casi de pe­ro­gru­llo: los me­dios nos en­ga­ñan y Es­pa­ña es in­fi­ni­ta­men­te más opaca que el resto de paí­ses de su en­torno. ¿Para eso tanta traca?

La guin­da llega con el de­ba­te a tres ban­das con Ga­bi­lon­do, el ex­mi­nis­tro de De­fen­sa Eduar­do Serra y la ex­pre­si­den­ta del TSJ del País Vasco, Gar­bi­ñe Biu­rrun. Un co­lo­quio que, más allá de cons­ta­tar que ha ha­bi­do un pacto tá­ci­to entre el Es­ta­do y los me­dios que ha per­mi­ti­do a la mo­nar­quía es­pa­ño­la vivir entre al­go­do­nes hasta que la cri­sis y Bots­wa­na abrie­ron la veda, no tiene nada que apor­tar que no sea el ya tan ma­ni­do “algo hay que hacer, algo hay que cam­biar”.

Algún avis­pa­do te­le­vi­den­te po­dría haber es­pe­ra­do que por lo menos al­gu­na de las cla­ves del 23-F que no se dan en el falso do­cu­men­tal apa­re­cie­ra si­quie­ra de ma­ne­ra ve­la­da en dicho de­ba­te. Nada más lejos de la reali­dad; el se­cre­to ju­di­cial y la opa­ci­dad es­pa­ño­la sir­vie­ron para dar car­pe­ta­zo có­mo­da­men­te al tema como si no que­da­ran mu­chos cul­pa­bles li­bres y ca­lla­dos; en el fondo re­for­zan­do la ver­sión ofi­cial de ma­ne­ra in­di­rec­ta, quién sabe si inin­ten­cio­na­da.

¿nos en­ga­ña el en­ga­ño?

Y es que una con­se­cuen­cia co­la­te­ral de to­mar­le el pelo al es­pec­ta­dor du­ran­te una hora para fi­nal­men­te de­cir­le que todo es men­ti­ra po­dría ser que éste res­pi­re ali­via­do y ter­mi­ne pen­san­do que des­pués de todo no es­ta­mos tan mal. Eso si no es de los que se han pa­sa­do rién­do­se para aden­tro desde el mi­nu­to diez, en cuyo caso la su­pues­ta re­fle­xión que se pre­ten­día queda re­du­ci­da a sim­ple en­tre­te­ni­mien­to, cuan­do no a un ejer­ci­cio de po­lí­ti­ca fic­ción.

En el peor de los casos, Ope­ra­ción Pa­la­ce es una sutil y seguramente efectiva re­duc­ción al ab­sur­do de otra teo­ría menos pro­sai­ca pero qui­zás no tan ale­ja­da de la cues­tión: que el golpe de es­ta­do del 23-F fue una ma­nio­bra or­ques­ta­da des de las altas es­fe­ras del Es­ta­do para le­gi­ti­mar la fi­gu­ra del rey como ga­ran­te de­mo­crá­ti­co en que la mo­nar­quía fue cual­quier cosa menos un ár­bi­tro im­par­cial y aún menos un sim­ple bom­be­ro.

A Jordi Évole cabe re­co­no­cer­le, eso sí, el mé­ri­to de haber pro­vo­ca­do con este úl­ti­mo atre­vi­mien­to un sin­fín de reac­cio­nes en casi todos los sen­ti­dos, ge­ne­ran­do de­ba­te de un tema qui­zás de­ma­sia­do sa­cra­li­za­do du­ran­te tres lar­gas dé­ca­das –ni que sólo sea el tiem­po que dure el re­vue­lo me­diá­ti­co-. Qui­zás lo suyo no sea hacer de Orson We­lles, ni emu­lar teo­rías cons­pi­ra­noi­cas sobre la lle­ga­da del hom­bre a la Lunasu ins­pi­ra­ción más di­rec­ta en este caso-, lo que sí se po­dría decir es que el pa­sa­do do­min­go el Fo­llo­ne­ro vol­vió por un día.