Operación seducción en la pérfida Albión

Artículo publicado el 21 de Abril de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 21 de Abril de 2008
Era el golpe de poker que necesitaba Sarkozy: la visita al Reino Unido tenía que ser suntuosa para hacer olvidar los numerosos derrapes de los últimos meses. Éxito en la operación, en cierta medida… El presidente pijo en Windsor Las relaciones franco británicos se han caracterizado siempre por un respeto mutuo en el que se vigilaban cuidadosamente las distancias de seguridad.
La «Entente Cordiale» firmada en 1904 resumía perfectamente la situación. Había que tratar bien al vecino y rendirle honores por muy vulgar y desagradable que se le considerara. El presidente pijo ha mantenido este espíritu con maestría durante el desarrollo del banquete real, en el que ha llevado un traje digno del príncipe Alberto mientras que Carla jugaba fantásticamente su nuevo papel de “Jackie O”. Sarkozy ha homenajeado en su discurso a sus compañeros de armas británicos y ha celebrado el éxito económico del Reino Unido. El protocolo ha sido respetado al máximo por la pareja, haciendo olvidar la falta de tacto de Bernadette y otras habituales meteduras de pata francesas. Ni un mal paso durante la ceremonia que se celebró con gran pompa en Windsor mientras a la prensa inglesa se le caía la baba. El mismísimo Gordon Brown ha quedado en ridículo al perderse en el castillo, mientras que la pareja invitada esperaba. Los tabloides se han intentado consolar publicando una foto desnuda de Carla, pero el presidente ha ganado mediante un golpe maestro: seducir en dos días a la opinión…. británica!

Europa en las maletas del representante Sarkozy

El presidente ha utilizado toda la munición en su misión de representante. Para preparar la presidencia de la UE ha llevado incluso el asunto de la Europa de la defensa en sus maletas. El proyecto de defensa europea reforzada, ambicionado por el presidente como complementario a la OTAN, resulta un bello número de equilibrista teniendo en cuenta que Francia reflexiona su vuelta a esta organización. Nadie lo ha entendido realmente, pero Gordon ha dado la impresión de estar de acuerdo. Por otra parte, Nicolas Sarkozy ha aprovechado todas las ocasiones posibles para recordar que el Reino Unido debe integrarse en mayor medida en Europa. A pesar de su insistencia, nadie ha rechistado.

“La entente formidable”, really?

Este éxito político tiene sus causas. Francia y Reino Unido atraviesan ambos un período delicado. Nicolas Sarkozy, tenía una imperiosa necesidad de lavar su imagen y aparecer como un jefe de Estado respetable. Una visita monárquica representaba un golpe de póker para un presidente de la jet-set que según los sondeos se encontraba en caída libre. La partida ha sido bien llevada, nada de meteduras de pata, y de momento el prestigio se ha recuperado. El primer ministro británico ha hablado de “entente formidable”. Los británicos por su parte se muestran muy críticos con un Gordon Brown sin encanto que acumula errores desde hace varios meses. Caricaturizado como Mr Bean por la prensa amarilla, es incapaz de recuperar el brillo de los años de Blair en un país donde ya no resulta de interés una familia real envejecida cuyos herederos están todavía demasiado verdes. La pareja Sarko-Bruni ha recordado a los ingleses sus años dorados y lo que ellos quieren por encima de todo: el anticuado desfile real de una pareja del papel couché. Ahora tienen dos buenas razones para mudarse a Francia: actualmente es liberal y se ha dotado de una familia real.

Julien de Cruz

Traducción al ESPAÑOL: Isabel Aspe Montoya