Opinión: Irán, buen acuerdo vs mejor acuerdo

Artículo publicado el 17 de Agosto de 2015
Artículo publicado el 17 de Agosto de 2015

Tras escuchar la defensa que Obama protagonizó hace unos días en la American University del pacto con Irán, me pregunto -o me confirmo- si los que formamos parte del "ala occidental" de esa mesa de negociaciones en Viena perdimos otra ocasión para incluir mejoras en lo que respecta a los derechos humanos y las libertades para la ciudadanía de aquel país.

En un reciente discurso de cincuenta y cinco minutos largos ante la American University —y ante el resto del mundo—, el presidente Obama, además de exponer las bondades del acuerdo nuclear recién alcanzado con Irán, dedicó una buena parte de su intervención a responder a los que critican un deal mejorable, que ocupa estos días blogs, artículos, titulares y análisis de todas las tonalidades. Es comprensible que, a pocas semanas de su refrendo en la Colina del Capitolio, el discutible titular del Nobel de la Paz quiera evitar las posiciones que empañen una de las pocas perlas del collar que podría lucir la Historia de Estados Unidos tras su mandato.

Aunque el que más parece jugársela es Obama, el logro no lleva exactamente la etiqueta "100% Made in USA", pues también China, RusiaEuropa (esta última en dos formatos, el concentrado, UE, y el de los más protagonistas, Alemania, Reino Unido y Francia) se hicieron la foto final junto al ministro de exteriores iraní.

El acuerdo presenta un aspecto magnífico. Se han cubierto con minuciosidad todos los flancos, tanto los estratégicos como los tecnológicos o los económicos, para que la república islámica, otrora miembro del eje diabólico, devenga ahora bastión de una futura prosperidad inversora y seguridad en la zona. Es innegable que el proceso ha sido un claro ejemplo de cómo la diplomacia, aunando componentes geoestratégicos, intereses económicos y comerciales, y oportunidad política de los participantes, ha sido capaz de sustituir a los misiles y a las botas, for a change. En su discurso, Obama también señaló que después de varios billones —con "b" de millones de millones, en inglés "trillions"— de dólares y muchos miles de muertos, merecía la pena probar otra alternativa. Y esto es bueno. Pero podía ser mejor.

Las potencias occidentales expresión muy revisable, por cierto, pues tanto China como Rusia quedan al este con relación a Irán— han optado por la diplomacia, en lugar de por los misiles y los drones, para plantear una solución a un problema que afecta a todos. A todos los que rodeamos a Irán, o podemos ser objetivo de sus por ahora castradas tentativas bélicas nucleares. Pero ¿por qué se ha quedado fuera de las negociaciones el componente de los derechos humanos de la población iraní?

Sí se mencionan los derechos humanos

Me he tomado la molestia de buscar la expresión "Derechos Humanos" en todo el texto del acuerdo, y sólo aparece como tal tres veces, para decir que Estados Unidos cesará, con contadas excepciones, la aplicación de una ley aprobada en el Congreso en 2012, la "Iran Threat Reduction and Syria Human Rights Act", en la que se ampliaba la capacidad del presidente para vigilar y sancionar los posibles desmanes de la administración iraní tras las elecciones de 2009. Con el trato que ahora se ha alcanzado se levanta considerablemente la mano ante las violaciones de los derechos humanos. Sobre todo por esto, el acuerdo era muy mejorable.

El levantamiento o la suavización de estas sanciones, que están pasando inadvertidos, no cambia el hecho de que, tal como señalan las organizaciones que vigilan los derechos humanos en el mundo, la situación en Irán sólo ha empeorado desde la llegada al poder del reformista Rouhani en agosto de 2013. Continúan la represión de las libertades fundamentales y las graves violaciones de derechos humanos. Las mujeres y las minorías religiosas y étnicas sufren diariamente discriminación y los presos de conciencia no tienen garantías de un debido proceso judicial. 

Más: blogueros y periodistas fueron detenidos por docenas en 2014 y el Gobierno bloquea constantemente sitios web e interfiere las emisiones extranjeras por satélite. Ese mismo año hubo, según fuentes oficiales, más de 200 ejecuciones de presos, aunque podrían superar los 600, algunos de ellos, menores de edad en el momento de haber cometido el delito. 

Las cosas se pueden hacer bien, o mejor, insisto. Esta vez, nos hemos quedado cortos de altura de miras.

En concreto, por la parte que me toca como europeo, me gustaría pedir a la versión unificada de Europa que participó en estas negociaciones, encarnada en la Sra. Mogherini, que también for a change marcase la diferencia y encabezara un acuerdo, a modo de secuela, en el que el respeto a las libertades y los derechos de las personas fueran objeto de tanto detalle como lo son las cuestiones técnicas y económicas de los 159 folios del acuerdo recién firmado.

En todo caso, igual que ha hecho Obama, y sin que sirva de precedente, prefiero jugármela en una negociación pacífica, aunque puedan traicionarme, a intentar asegurar el futuro mediante la guerra, cuyas consecuencias ya hemos podido contrastar demasiadas veces.

@an21cs

Enlaces de interés

Web de la Casa Blanca, con explicaciones de las bondades del acuerdo (inglés)

El acuerdo, tal cual (en PDF) (inglés)

Otra versión --más visual-- del acuerdo con Irán (inglés)

El vídeo del discurso de Obama (inglés)

Grave situación de los derechos humanos en Irán. Informe de HRW (español)