¡Oportunista!

Artículo publicado el 1 de Marzo de 2006
Artículo publicado el 1 de Marzo de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En Europa, los hay que discuten, que reivindican y que protestan… El oportunista se siente obligado a ser imaginativo: necesita seguir el rebaño en Francia ("suivre le troupeau"), mientras que en España no tiene más que dejarse llevar por la corriente. La veleta coloca a veces su abrigo en el sentido del viento en Alemania ("sein Fähnchen in den Wind hängen"), le da la vuelta a la chaqueta en París ("retourner sa veste") o directamente cambia de camisa en Madrid. Cuando cruza el canal de la Mancha, el oportunista piensa en subirse al tren en marcha ("jump on the bandwagon") para mantenerse en la tendencia dominante. En realidad, este extraño sujeto va siempre allí donde sopla el viento y los rumanos lo han comprendido perfectamente ("merge unde bate vântul"). El oportunismo, ¿una virtud típicamente europea?