Oriente Próximo: los estudiantes británicos siguen movilizados

Artículo publicado el 8 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 8 de Marzo de 2009
Los combates en la Banda de Gaza han cesado. No así las protestas organizadas, via e-mail y Facebook, en 21 universidades inglesas. Entre las reivindicaciones de los estudiantes destaca la de las becas de estudio para los palestinos. Una campaña que "no ha hecho más que empezar"

En pleno fin de semana, las aulas del King’s College, una de las más prestigiosas universidades londinenses, se quedan tranquilas. Sin embargo, 25 estudiantes siguen clavados en los bancos del anfiteatro convertido en Cuartel General de la causa palestina.

De una lista de 21 universidades británicas, King’s es la cuarta en haber sido ocupada como signo de protesta a la ofensiva israelí en la Banda de Gaza de enero de 2009. Un puñado de estudiantes pacifistas ya se habían instalado antes, el 13 de enero, en una galería de la School of Oriental and African Studies (SOAS). Una iniciativa inmediatamente reproducida en la London School of Economics (LSE) y posteriormente en la Sussex University, en Oxford y en Cambridge. En menos de dos semanas, los 'comités de ocupación' han prosperado en otras quince universidades. Los estudiantes exigen la condena de la acción de Israel, becas para los habitantes de Gaza y el boicot de productos israelíes en el campus. En el King’s College, el desafío mayor es la revocación del honoris causa concedido por esta universidad el pasado 18 de noviembre al presidente israelí Simon Peres.

Mugabe, honoris causa

Sábado, 31 de enero: tres embajadores del 'comité de ocupación' negocian con Rick Trainor, decano de la universidad y presidente de la Universities United Kingdom (UKK), institución representativa de las universidades de Reino Unido. Los negociadores no tardan en cantar victoria. Igual que en la SOAS, la LES o en Sussex, la dirección ha mostrado su acuerdo para la atribución de becas, la colecta de fondos y el envío de material a universidades palestinas. Sin embargo, los militantes no saltan de alegría: el decano no se plantea revocar el honoris causa; solo acepta mencionar la polémica en un comunicado oficial.

"La ocupación ha terminado, pero la campaña no ha hecho más que empezar"

Talha Abdulrazaq, de 21 años y en primero de war studies, (estudios bélicos) arenga las tropas. "La ocupación ha terminado, pero la campaña no ha hecho más que empezar. ¡Recordad que la revocación del honoris causa de Mugabe se consiguió tras dos años de presión! Efectivamente, la universidad de Edimburgo retiró al presidente de Zimbaue, Robert Mugabe, el honoris causa en julio de 2007, 23 años después de concedérselo. En el resto del país, el fin de las negociaciones es idéntico para las ocupaciones que no pasan de dos semanas. Los estudiantes organizan comités de seguimiento y talleres de trabajo consagrados a concretar las medidas prometidas. Las universidades publican en Internet comunicados consensuados que retoman la declaración del profesor Rick Trainor en nombre de las universidades de Reino Unido: "El UKK apoya las llamadas a la resolución del conflicto de Gaza y más. Somos particularmente sensibles al hecho de que la pérdida de muchos civiles se produjo mientras se encontraban en el interior de centros educativos".

El apoyo de Ken Loach

Los estudiantes británicos se muestran especialmente satisfechos de las garantías ofrecidas por sus facultades para la concesión de becas. "Hemos conseguido cinco becas, imaginaos, ¡allí, la vida de cinco familias va a cambiar!", se entusiasma Talha. Para Ibrahim Adwan, un gazatí de 28 años, ex becario y hoy periodista en Londres, la medida es simbólica. Para él, las prestaciones de fondos tienen poca relevancia en época de conflicto. "Las becas, están bien, pero ya hay, y además, ¿de qué sirven más fondos si los estudiantes ni siquiera pueden salir de Gaza?"

Victorias mínimas

"Son victorias mínimas", admite Simon Englert, de 19 años y militante activo en la ocupación de Sussex. Pero, al igual que sus compañeros, compara la incipiente campaña con el movimiento anti apartheid de los años sesenta. Una opinión que no comparte Rodney Barker, profesor y jefe del departamento de Ciencias Políticas de LSE. Este profesor ha seguido con interés la ocupación de su campus, pero, según él, hay que relativizar, no se trata de nada parecido al activismo de los sesenta. "Sus reivindicaciones no son revolucionarias. Se manifiestan cortésmente para influenciar la política pero siempre respetando las reglas del sistema en vigor. Se trata de una manifestación educada, no de una insurrección".

Las manifestaciones estudiantiles movilizan a poca gente: una centena de personas en cada campus, una minoría en relación con los dos millones y medio de estudiantes con que cuenta Reino Unido. Sin embargo, los militantes tienen la esperanza de ver incrementarse sus filas gracias sobre todo al uso de Internet como tribuna. Con cada ocupación, se nutren a diario múltiples blogs en los que ya se pueden leer mensajes de simpatía de personalidades como Noam Chomsky o Ken Loach.