Osman Engin, todos somos ridículos

Artículo publicado el 17 de Abril de 2007
Artículo publicado el 17 de Abril de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Osman Engin de 46 años, natural de Bremen, ridiculiza la vida turca y alemana con sus sátiras.

Osman Engin se ríe a carcajada limpia. No es de extrañar que al artista no le cueste contagiar al público. Lo más normal es que uno se ría hasta que le duela la tripa. Esta tarde, en el salón del centro cultural de Bremen El Almacén no va a ser diferente. Durante la actuación, el estado de ánimo de sus oyentes se transmite incluso al cómico. Sonriente, se detiene un instante, se limpia las lágrimas de las mejillas y después de respirar profundamente continúa leyendo:

“Primeramente, querido tío Ömer, tienes que dejar de jactarte en el pueblo de que todos los meses pasas de contrabando dos rebaños de ovejas por la frontera persa. Sobre todo no lo hagas cuando haya personas en el pueblo vestidas con ropas europeas. ¡Podrían ser comisarios europeos! ¡La UE no quiere tener fronteras comunes con Irán o Siria! Deberías decirles mejor a los comisarios que haces contrabando con nuestros vecinos australianos de manadas de canguros, o de sushi con nuestros vecinos japoneses".

En su sátira La UE así lo quiere, Osman Engin intenta explicar la UE a su tío Ömer. Al fin y al cabo, Turquía quiere convertirse algún día en miembro de la UE. Más de 100 espectadores escuchan con delectación en El Almacén las explicaciones de Engin. Su actuación dura dos horas largas, tras la cual uno termina dándose un masaje en las mejillas entumecidas por la risa.

“Soy un poco irónico”

Después de la función, el sátiro encuentra algo de tiempo para hablar de sus libros. Se limpia el sudor de la frente y se ríe cortésmente. Por lo menos parece que una charla con él, después de la función, no supone una carga. Desde hace 25 años se publican sus sátiras. Comenzó a escribir cuando tenía diez años. Con doce escribió su primera novela de amor y con quince empezó con las historias del Oeste. Pero solo después de los diecisiete descubrió su pasión por las sátiras. "Creo que me apasionan las sátiras porque yo mismo soy un poco irónico. Mis amigos me dicen que nunca saben cuándo hablo en serio o estoy gastando una broma. Además, siendo niño leí todos los libros de Aziz Nesin”, asegura. El legendario cómico Nesin, de origen turco y fallecido en 1995, es su ejemplo a seguir. Engin sigue sus pasos. Aziz Nesin ponía en ridículo con sus sátiras a la sociedad turca y su crítica al Islam le valió la enemistad de muchos.

Entre 1983 y 2003, Osman Engin escribía todos los meses relatos satíricos para la revista local Bremen. Después, lo haría para la revista de Hamburgo Oxmox.

Ya ha publicado doce libros. El de mayor éxito hasta ahora ha sido Kankan-Ghandi (Ghandi el canaco) que se llevará en breve a la gran pantalla. Su libro más reciente, Getürkte Weihnachten (Navidades a lo turco) se publicó en 2006.

Crítica dura a alemanes y turcos

Este artista, que obtuvo su título de Pedagogo social en 1989, quiere que sus lectores fijen su atención en las injusticias sociales. Quiere incitarnos a reflexionar. Al mismo tiempo critica con dureza la manera de comportarse de los alemanes y los turcos. “Los alemanes dicen que se ha adoptado una postura crítica respecto a ellos”, explica Osman Engin sorbiendo su café capuchino.

Un director de colegio bávaro dio fama a Osman Engin durante un periodo corto de tiempo. En 1999, el colegio de Geretsried, en Múnich, invitó a Osman Engin a una conferencia. “El director del colegio prohibió esta conferencia por ‘motivos pedagógicos'”, comenta Engin sonriendo. Los escolares protestaron y los medios de comunicación alemanes y turcos informaron de la noticia. En especial un artículo del Tageszeitung le hizo publicidad, algo inesperado, pero que vino bien. “Probablemente el director consideraba mi humor demasiado exagerado”, concluye.

El día a día turco y el racismo cotidiano

“Hasta ahora pocos se han quejado de mi humor satírico", comenta Engin. Suena casi a disculpa. Esto quiere decir que el artista siempre da en el clavo cuando observa la ridícula realidad diaria de las personas y la representa con agudeza. Sin embargo, el artista de 46 años también saca ideas de sus propias experiencias. En sus libros tampoco se libra él. Por ello, su pasado inmigrante no juega un papel baladí.

Osman lo ridiculiza todo, ya sea a su héroe de novela Osman que, como patriarca no sirve de nada y cuyos familiares le traen de cabeza, ya el racismo cotidiano que alcanza su máximo esplendor gracias a la arbitrariedad de los funcionarios, ya los rituales turcos como las pesadas visitas familiares en las que el lector turco se sentirá identificado. No se sabe si el autor también se caricaturiza, si incluye experiencias propias en sus historias o si refleja solo la vida de un amigo utilizando un nombre falso. "Es tarea de los lectores adivinarlo", comenta.

La sátira como modelo

Este año recibió el premio ARD de la cadena de televisión pública alemana por su guión Soy Papa. Para Engin, es un reconocimiento importante; la prueba de que sus sátiras están, en palabras del jurado, “llenas de humor y representan los prejuicios y clichés diarios”. No obstante, se pregunta qué es lo que pensarán los turcos residentes en Alemania de su trabajo literario.

“A mis conferencias acuden muchos turcos”, asegura. “Y se alegran de que los turcos escriban en Alemania.” Engin cree que los autores turco-alemanes como Feridun Zaimoglu, Akif Pirincci, Emine Özdamar o él mismo pueden servir de ejemplo a los jóvenes turcos residentes en Alemania. Estos autores son un ejemplo de que los turcos nacidos en Alemania han sabido hacerse un hueco en la literatura alemana. "El mejor premio a mis sátiras es la risa de mi público", sonríe el artista.

En el diván del Dr. Babel

¿Cuándo se siente como en casa, cuando está en su región, en su país o en Europa? Me siento como en casa allí donde entiendo el idioma.

¿Qué le une a Europa? La democracia

¿Qué parte de Europa no conoce y le gustaría conocer en breve? Los países escandinavos

¿Cree usted que Europa tiene fronteras? Sí. Indonesia no lo tendría como ejemplo

¿Qué ciudad europea le ha influido más? Roma

¿Cuál es su cocina europea favorita? La italiana

¿Dónde viviría dentro de Europa? En distintos países, por ejemplo Suiza

¿Qué personaje europeo le ha impresionado más? Leonardo da Vinci

¿Qué ventajas trae consigo Europa? La superación de los nacionalismos

¿Cree necesaria la Constitución europea?

¿Qué acontecimiento europeo le ha llamado más la atención? La caída del muro

¿Cómo ve a Europa dentro de 15 años? Espero que siendo Turquía parte de ella