Otpor!, Canvas, Pora: La conexión Serbia-Egipto de revolucionarios veinteañeros

Artículo publicado el 5 de Abril de 2011
Artículo publicado el 5 de Abril de 2011
Israa Abdel Fattah, Mohamed Adel y Asmaa Mahfouz serán recordados como aquellos que contribuyeron a desmantelar la dictadura de Hosni Mubarak en Egipto; pero ¿qué había en la trastienda del movimiento popular? Uno de ellos ha revelado que se entrenó junto a organizaciones juveniles muy similares... En Belgrado.

"El viaje de la dictadura a la democracia no sólo consiste en tumbar un liderazgo autoritario y organizar elecciones libres. Es más bien un largo proceso de construcción institucional", dice Srdja Popovic, director del Centro de Acciones y Estrategias No Violentas (Canvas), en Belgrado. Hace poco Canvas recibió toda la atención mediática porque uno de los líderes del movimiento egipcio 6 de Abril, Mohamed Adel, declaró que fue allí donde recibió consejos sobre cómo organizar protestas en su país.

Este serbio de 38 años fue también uno de los co-fundadores y líderes de Otpor! ("Resistencia"), un movimiento juvenil que jugó un papel significativo en la caída del ex presidente serbio Slobodan Milosevic hace 11 años. Desde entonces ha estado abogando por el activismo ciudadano en todo el mundo; Serbia tiene una nueva marca que vender, la de la revolución no violenta. "Los medios pueden hacer una montaña de un grano de arena", dice. "Convirtieron la historia de unos cuantos activistas egipcios muy valientes que vinieron a un seminario sobre derechos humanos en Serbia en un cuento romántico de importar y exportar revoluciones." Su organización montó talleres para 1.000 personas en 37 países.

Noción romántica de revolución

Las estrategias del movimiento no violento han sido conocidas durante décadas en muchas universidades prestigiosas. Sin embargo, la idea de una protesta no violenta como marca serbia fue esbozada en los medios serbios hace unos años, después de la revolución naranja de Ucrania. Se informó entonces de que activistas de Otpor! se reunieron con miembros de Pora ("Es el momento"), un movimiento juvenil ucraniano que fue uno de los organizadores de la revolución. Encuentros similares tuvieron lugar con activistas de Georgia, Zimbabwe, Myanmar o las Maldivas. Añádele el premio MTV Free Your Mind ("Libera tu mente") otorgado a Otpor! en el año 2000, y tendrás una marca perfectamente vendible.

Muchos medios envuelven la historia de romanticismo, pero el hecho de que el documental sobre Otpor! Bringing Down a Dictator ("Tumbando a un dictador", 2002) fuese visto por 23 millones de personas avala su poder para extender ideas.

¿Y qué motivos hay para no ser romántico? Después de todo, el puño que simboliza Otpor! es producto de un hombre enamorado: Nenad Duda Petrovic, de 37 años, a quien una chica de la que estaba enamorado le pidió que crease un logotipo para una organización estudiantil. Le llevó sólo dos horas dibujar el puño que luego representaría la resistencia del pueblo contra un régimen dictatorial. Desde entonces se ha visto en Georgia, Venezuela y, hace poco, en Egipto.

Petar Milicevic participó en uno de los seminarios de Canvas para activistas egipcios en 2009. En su opinión, los métodos que se enseñaron en el taller fueron perfectamente aplicados durante la revolución egipcia. "No hubo ni un sólo cambio de poder exitoso debido al entrenamiento o apoyo internacional", aclara Milicevic. "El deseo de cambio político y social debe provenir del pueblo. Cualquier cosa es más atractivo que pasar casi veinte días en la Plaza de Tahrir rodeados por las fuerzas de Hosni Mubarak. La clave para el éxito egipcio fue que los líderes de la revolución reconocieron las necesidades de su sociedad."

Mejor después, ¿no?

Pero, por muy fascinante que sea la historia del levantamiento egipcio, la lucha no terminó el día que Mubarak dimitió (11 de febrero). Mientras la atención global se ha vuelto hacia Libia, Baréin,Siria y otros países con una situación similar, los egipcios se encuentran con el reto de reconstruir sus instituciones políticas. "El próximo paso importante es cambiar la constitución grotesca que hace tiempo que caducó. Después está el resgistro de los partidos políticos, la libertad de prensa y la posibilidad de formar asambleas, la autonomía de las instituciones educativas y la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial... "Tienen un largo camino por delante, pero no les falta esperanza ni entusiasmo", dice Srdja Popovic.

"La gente piensa que una vida mejor llega inmediatamente. Pero no es verdad."

Las grandes esperanzas también pueden tener un alto precio. Una década después de la caída de Milosevic, muchos serbios se sienten decepcionados por el resultado de su revolución. La apatía general se ha acentuado por la pobreza, la corrupción y la falta de confianza en los políticos y las instituciones. Un estudio reciente en Ucrania mostró resultados similares. "Serbia parece definitivamente mejor diez años después de Milosevic que durante los noventa. Me es imposible pensar en algo de aquella época que podamos echar de menos. El problema es que la gente piensa que una vida mejor llega inmediatamente. Pero no es verdad, y toda esa energía se da contra un muro de cemento cuando tiene que lidiar con los asuntos cotidianos. Espero que Egipo encuentre la manera de superar eso", declara Petar Milicevic. Con una nueva constitución provisional preparada por los militares, los egipcios tendrán que preparar el terreno para las elecciones presidenciales de agosto.

Fotos: portada Pop!Tech art, Otpor! 2005 (cc) Peter Durand/ Alphachimp Studio/ alphachimp.com/ on Flickr/ vídeos: premio MTV y trailer de la película (cc) technodrombg y (cc) AFMPF Films/Youtube