Owni: “El lado 'pandilla de colegas' ha podido jugar en nuestra contra”

Artículo publicado el 7 de Enero de 2013
Artículo publicado el 7 de Enero de 2013
Le colgaron todo tipo de etiquetas: laboratorio de ideas digitales, revista digital “taquicárdica”, ONG, pandilla de colegas, modelo liberal y libertario, medio de comunicación militante, vanguardia de las culturas digitales, fanzine, etc. A Owni, el nombre de objeto web no identificado le va como anillo al dedo.
El 21 de diciembre de 2012 —fecha simbólica— este sitio francés de periodismo de datos dejó de luchar por su existencia. Ya que su identidad nunca estuvo claramente definida, uno de sus periodistas nos aclara las cosas y aprovecha para hablarnos de su modelo de negocio y del periodismo de datos.

Exempleado de Marianne 2 —rebautizada en 2012 como la versión en papel, Marianne (N. de R.)—, Silvay Lapoix fue contratado en septiembre de 2010 cuando la dirección del sitio web, que al principio se publicaba solo en formato digital, quiso ampliar sus competencias. Dejó el equipo de Owni a finales de noviembre porque decidieron regresar al “cien por cien digital”.

cafebabel.com: ¿Qué era al principio Owni?

Sylvain Lapoix: Owni es en origen la emanación de la agencia 22Mars. De partida, el formato del medio era un poco híbrido: una especie de red social ligeramente colaborativa que se montó editorialmente como reacción a la ley Hadopi. Más tarde, cuando llegó Nicolas Kayser-Bril, uno de los precursores del periodismo de datos en Francia, sus competencias se ampliaron hacia este campo.

cafebabel.com: ¿Cuál fue tu misión en este medio?

“¿Periodismo de datos? Es la búsqueda del periodismo a partir de otros medios”

Sylvain Lapoix: Quería hablar de temas políticos de los que nadie habla. Así que hice un primer dosier sobre la privatización en la reforma de las jubilaciones, que no tuvo demasiado éxito. Después, realicé un segundo ensayo: una investigación sobre el gas de esquisto que convirtió a Owni en una plataforma de referencia para muchos colectivos. Creamos un mapa y una aplicación interactiva que permitía reproducir el método de la fracturación hidráulica a partir de datos recogidos en manuales de ingeniería y en entrevistas con ingenieros geólogos. En poco tiempo se nos empezó a considerar como un medio de referencia.

cafebabel.com: El otro gran golpe de Owni fue la colaboración con Wikileaks...

Sylvain Lapoix: Una vez creada la interfaz que permitía el acceso y la consulta de los telegramas, Julian Assange contactó con el equipo para empezar a colaborar y a discutir sobre las condiciones de publicación. Las gestiones se llevaron con vistas a una inmersión y colaboración entre internautas y periodistas, una forma de periodismo de datos. Esto es lo que le dio a Owni renombre a nivel europeo.

cafebabel.com: ¿Qué es el periodismo de datos?

Sylvain Lapoix: Es el periodismo a partir de otros medios. El periodismo de datos trabaja con herramientas que le permiten estructurar, manejar y restaurar la información para sus lectores ya sea por inmersión, por interacción o de forma pedagógica.

cafebabel.com: ¿Cuáles son los grandes sitios de esta clase de periodismo a nivel mundial?

Sylvain Lapoix: Destacaría The Guardian, Il Sole 24 Ore, Die Welt, The Economist, The Wall Street Journal, The New York Times, The Seattle Times y The Washington Post.

cafebabel.com: Solo los grandes periódicos, ninguna revista digital...

Sylvain Lapoix: Hay que señalar que Owni está totalmente al margen de ese punto de vista. Uno de los verdaderos problemas del periodismo de datos es su modelo de negocio… porque no lo tiene. Desde el punto de vista económico, resulta muy caro ya que los periodistas de datos tienen competencias poco comunes.

cafebabel.com: ¿Resulta imprescindible hacer periodismo de datos hoy?

Sylvain Lapoix: No. Es una herramienta con un potencial fantástico, pero, dado el contexto económico actual, es comprensible que muchos le pongan mala cara. Hacer periodismo de datos puede implicar movilizar a un equipo muy valioso durante varias semanas para producir un solo artículo, algo que no resulta nada rentable.

El 21 de diciembre de 2012 se anunció la suspensión de pagos de Owni.

cafebabel.com: ¿Entonces cuál es el mejor modelo ?

Sylvain Lapoix: Seguimos sin encontrarlo. Se quiso, en un momento dado, convertir el medio en un proyecto autónomo, financiado por la venta de aplicaciones y de libros electrónicos, pero no funcionó. El mercado de los e-books todavía no ha alcanzado la madurez y el de las aplicaciones está en pañales, lo que hace que no estemos en condiciones de conseguir márgenes que nos permitan mantener una redacción

cafebabel.com: ¿Lo que está pasando a Owni es la prueba de que un sitio de información sin publicidad y sin abonados no puede sobrevivir?

“Uno de los verdaderos problemas del periodismo de datos es su modelo de negocio… porque no lo tiene”

Sylvain Lapoix: Es la prueba de que incluso en un contexto de frenesí capitalista, en el que los inversores corren a comprar la última sensación, un medio de comunicación no es un valor suficiente en el mercado como para apostar por un modelo económico de empresa emergente.

cafebabel.com: ¿Owni tenía sus puntos débiles o es todo culpa de la coyuntura actual?

Sylvain Lapoix: Owni era un laboratorio de I+D periodístico, tanto por sus artículos como por su funcionamiento. Y también es cierto que el lado pandilla de colegas ha podido jugar en nuestra contra. Hemos pagado el precio de nuestro modelo.

cafebabel.com: Se percibe una pizca de frustración en tu tono de voz…

Sylvain Lapoix: Es triste que el sitio no funcione bien ya que Owni tenía las agallas de proponer temas alternativos, intempestivos y la libertad de hablar, de tratar los artículos de otra manera.

Fotos: portada y texto, © cortesía de la página en Facebook de Owni y del sito web de Owni. Vídeo: Scarblicitus/YouTube.