Paco de Lucía, las seis cuerdas del genio

Artículo publicado el 26 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 26 de Febrero de 2014

Ha muerto Paco de Lucía. Hoy hace más frío, estamos más solos, la Música de todo el mundo llora su pérdida. Pero el Maestro siempre volverá, para dibujarnos la sonrisa, para marcarnos el ritmo con su guitarra.

Paco de Lucía, suena a paseo de do­min­go, sol, te­rra­za, cer­ve­za y ami­gos. A cosas bue­nas. A Ma­drid, Al­ge­ci­ras y a Nueva Or­leans. Fla­men­co y Jazz, por­que la mú­si­ca no en­tien­de de pa­sa­por­tes, y sólo quien puede llega al co­ra­zón, sea como sea tu acen­to, es capaz de di­bu­jar son­ri­sas y es­tre­me­cer, aquí y allí. Con seis cuer­das a veces se puede via­jar por todo el mundo. "Decís que soy una le­yen­da de la gui­ta­rra. No te­néis ni idea. Sólo hay dos o tres gui­ta­rris­tas que se pue­dan con­si­de­rar le­yen­da. Y por en­ci­ma de todos ellos está Paco de Lucía”, pa­la­bra de Keith Ri­chards. Rock and roll y amén. Paco con­si­guió que la Mú­si­ca le rin­die­ra plei­te­sía, sería fácil hacer una lista de ha­la­gos, de ha­za­ñas del héroe que fue y sigue sien­do. Sería fácil en­sal­zar lo que hizo por el Fla­men­co, por co­lo­car a Es­pa­ña en el mundo, pero esto no es cues­tión de fron­te­ras, a un genio no se le puede en­ce­rrar en un mapa.

Pre­fie­ro se­guir dis­fru­tan­do cuan­do se me eriza el pelo al ritmo de sus re­quie­bros. Ce­rrar los ojos, e ir sal­tan­do entre sus cuer­das, él marca el com­pás y yo me dejo lle­var. Su­pon­go que él lo que­rría así. Hoy es­ta­mos un poco más solos, somos un poco peo­res. Pero siem­pre que salga un rayo de sol en una tarde de do­min­go, so­na­rá Paco de Lucía, por­que las cosas bue­nas siem­pre vuel­ven. Que la tie­rra te sea leve maes­tro.