Palestinos: a volver a la cola

Artículo publicado el 26 de Julio de 2007
Artículo publicado el 26 de Julio de 2007
Sorprendente enfoque sobre los intercambios Israelo-Palestinos en los pasos fronterizos que separan a estos dos pueblos.

06.30h, Plaza París, Jerusalén Oeste, Israel

El sol brilla en las calles todavía vacías, mientras espero la llegada de un automóvil. Me encontraré en él con dos mujeres de la organización de mujeres israelíes Machsom Watch, lo que, traducido, significa algo así como “Observatorio de los Puestos de Control” y eso es lo que haremos hoy para ver cómo son tratados los palestinos cuando intentan pasar la frontera.

Llega el automóvil y subo.

0700h Puerta de Raquel, Belén, Israel

Estacionamos el auto en el Puesto de Control que, a pesar de su apariencia imponente (edificios de hormigón y alambradas de púas) lleva el irónico y delicado nombre de “Puerta de Raquel”. Mis guías son hoy la jubilada Rama Yacobi y la impresora Aviva Weber, autoproclamadas izquierdistas con apasionada aversión hacia la ocupación, ambas mueven significativamente sus cabezas mientras me señalan las banderas de paz que adornan las torretas artilladas.

07.40h Paso de Raquel, Belén, Territorios palestinos ocupados

“Ahora estamos en Palestina”, dice Aviva, tras un paso que nos ha sorprendido por su sencillez. “A veces es así”, me explica Rama, “mientras que otras, cientos de palestinos deben esperar horas aguantando gritos o cosas peores peores. Nadie sabe a qué se debe la diferencia. La presencia de la Machsom Wacht suele surtir, a veces, cierto efecto, como si los soldados adolescentes se sintieran observados por sus madres. Sin embargo, sus madres no harían lo que estas señoras harán después, proporcionar a sus “clientes” palestinos permisos de entrada a Israel para trabajar o visitar a sus familias.

08.15h Campo de refugiados El Arub, Territorios Palestinos Ocupados

Pasamos por un campo de refugiados. No hay carpas sino casas con grandes tanques de agua, negros en sus techos. Este campo existe desde 1948, pero la construcción del reciente muro que separa a Israel de los territorios palestinos le ha procurado un aspecto diferente –más triste aún- desde la perspectiva palestina. A medida que avanzamos, vemos tramos en los que la construcción del muro sigue su marcha. ¿Es posible lo que vemos? “Sí”, dice Rama mientras fija su mirada al frente. “Los palestinos son los que construyen el muro de su propia prisión. Mano de obra barata, como se ve”.

09.16h Enlace de Coordinación del Distrito, asentamiento Etzion

Más tarde, Rama y Aviva nos llevan al Enlace de Coordinación del Distrito (DCL) desde donde se distribuyen los permisos. O como las dos señoras puntualizan, “donde por lo general NO se distribuyen”. Apenas un momento antes de nuestra llegada, a una multitud de palestinos que había estado esperando desde las dos de la mañana para ser los primeros en conseguir los permisos, recibieron la noticia de que ese día no se daría ningún permiso a los menores de 28 años.

Pero siguieron esperando. Es como si sin un permiso no tuvieran adonde ir. Rama comienza a mencionar una lista de coroneles y de generales de la Fuerza Defensiva Israelí (IDF) que se quejan a menudo de los abusos que cometen las autoridades israelíes con los palestinos. Al mismo tiempo, la multitud de palestinos expresa a Rama y Aviva su rabia y frustración. Uno, en particular, muy joven, grita y gesticula: “Si yo pudiera alimentar a mi familia –dice- no habría terrorismo”.

10.00h, todavía en el Enlace de Coordinación del Distrito, asentamiento Etzion

Por fin, alguien hace una llamada telefónica. Es una mujer de la IDF que explica que todo ha sido un error. Por lo visto, se les dará los permisos a los menores de 28 años, pero sucede que todos los que tienen menos de 28 años en el DCL de Etzion no se hallan habilitados para obtenerlo. Rama mueve la cabeza: “ Sucede siempre así. Inventan reglamentaciones, excepciones a las reglas y excepciones a la excepciones. La burocracia y la fingida incompetencia son parte de su ocupación. No se trata de seguridad, se trata de control”.

La Unión Europea, a través del Programa MEDA, descongela la ayuda directa a Palestina

Tras una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores el 18 de junio, el Consejo europeo declaró que “la UE deberá restablecer de inmediato relaciones normales con la Autoridad Palestina”. La decisión, aplaudida por el Parlamento europeo, debería desbloquear los fondos comunitarios para la Autoridad Palestina.

Casi enseguida de que Al Fatah recuperara su poder en Cisjordania, la decisión tiende a ayudar a la integración de la Autoridad Palestina en el espacio Euromed, que tiene como punto prioritario en su agenda la solución de la crisis de Oriente Próximo. Una vez que la Autoridad Palestina forme parte de la asociación, podrá beneficiarse de los fondos MEDA, el brazo económico de Euromed. Por último, la decisión del Consejo podrá contribuir también al objetivo principal comunitario extendiendo su influencia al proceso de paz de Oriente Próximo.

Para evitar controversias, dos tipos de ayuda

Aunque el montante total de los fondos MEDA no ha sido aún divulgado, la ayuda será de dos tipos: ayuda económica a la Autoriadad Palestina y asistencia humanitaria y de emergencia a la población de Gaza controlada en la actualidad por las milicias del grupo político Hamas. La ayuda económica comunitaria a la Autoridad Palestina incluirá fondos para reconstruir los organismos públicos, incluidas las fuerzas policiales. Mientras tanto, lo más controvertido parece ser la ayuda humanitaria en Gaza, orientada no a apoyar a Hamas, sino a evitar el desarrollo de un Estado Palestino dividido –un enfoque destacado por el ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn: “La comunidad internacional no desea verse con dos Estados palestinos, de otro modo será imposible encontrar una solución”.

Una luz al final del túnel

Felicitándo a la decisión del Consejo europeo, el Ministro de Información de la Autoridad Palestina, Mustafa Barghuti, declaró: “Es un paso positivo que debe continuar”. Agregando: “Nosotros no queremos crear dependencia. Si ustedes quieren que los Palestinos sobrevivan, este gobierno Palestino debe ser fortalecido. En tal sentido, un gobierno palestino estable debe ser la clave del crecimiento económico y del incremento de la autonomía palestina.

Autor Akli Hadid