'Panama Papers': Sólo la punta del iceberg

Artículo publicado el 8 de Abril de 2016
Artículo publicado el 8 de Abril de 2016

[OPINIÓN] El domingo era un buen día. Nunca pensé que vería el día en que tantas historias sobre secreto financiero asumirían el control de las noticias a nivel mundial. El sistema offshore finalmente está consiguiendo la atención que merece y esperemos que el interés que rodea este tema no desaparezca con el tiempo.

Los documentos filtrados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) confirmaron lo que se sospechaba desde hace tiempo: Hay un universo financiero oculto disponible solamente para los ricos y poderosos. Pero ahora hay una diferencia: Ha crecido la influencia como para realmente hacer algo sobre los usos y abusos del secreto financiero –no son sólo premisas débiles de las que continuar ocultándose.

Gracias a la divulgación de 2.6 terabytes de información, que contenían 11,5 millones de documentos internos fechados entre 1977 y diciembre de 2015, la caja de Pandora se ha abierto para 214.000 entidades corporativas implicadas facilitadas por más de 14.000 intermediarios.

Jefes de estado, políticos, multimillonarios, capos de la droga, celebridades, estafadores, y funcionarios de la FIFA… Todos ellos están metidos en esto. Si le parece sospechoso que hasta ahora ningún agente occidental importante haya sido revelado, piense otra vez. Hay más de 200 países conectados con los datos. Digerir toda esta información toma tiempo, y sin duda habrá novedades en las próximas semanas. Ésto es periodismo de investigación en su mejor forma; y de alguna manera, la lengua no se soltó en el proceso.

¿Cuánto dinero hay en el sistema offshore?

Pero, claramente, éste no es un acontecimiento aislado, sino meramente la punta de un iceberg que expone el refugio fortificado de las grandes finanzas. Para entender realmente la magnitud del problema, debemos contemplar el panorama general, retroceder y respirar profundo. Estimaciones recientes realizadas por Gabriel Zucman sugieren que 7,6 billónes de dólares –alrededor del 8% de la riqueza financiera neta del mundo– están almacenados en el sistema offshore. Mossack Fonseca es la cuarta firma más grande en proporcionar servicios offshore a nivel mundial, y aún así es solamente una firma, en una jurisdicción. Eso realmente nos hace preguntarnos: ¿Quiénes son las tres principales?

Casos como los descritos en los 'Panama Papers' han sido bien documentados en Bermudas, las Islas Caimán, las Islas Vírgenes Británicas, y más. Sin embargo, las jurisdicciones reservadas más prominentes no están en repúblicas bananeras, sino mucho más cerca de lo que pensamos: En algunos de los centros financieros más grandes. Estados Unidos, Suiza y Reino Unido, todos proporcionan rutas de escape para evadir las leyes y convenciones que existen en otros lugares y que no están relacionadas necesariamente con los impuestos, pero sí con muchas otras regulaciones, como las que hacen referencia a la propiedad efectiva.

Tomemos el caso de Estados Unidos, por ejemplo. Es el segundo lugar del mundo (por detrás de Kenia) donde es más fácil instalar una empresa fantasma, según un estudio reciente. Suiza es especialista en el suministro del secreto bancario. Reino Unido creó el concepto mismo del sistema offshore a través de su gran red de dependencias de la corona británica.

La falta de legislación vinculante

Increíblemente, la mayor parte de las operaciones de Mossack Fonseca son legales simplemente porque no hay una legislación concreta que regule la propiedad efectiva y la creación de compañías fantasma a escala global. Mientras que estas prácticas en muchos casos se justifican legalmente –aunque sin ningún tipo de regulación ni la debida diligencia para la solicitud de información sobre la identidad de los participantes– tal anonimato generalizado invita a que se mantengan la evasión de impuestos, la corrupción gubernamental y la actividad criminal.

Global Financial Integrity, una ONG con sede en Washington, estima que la opacidad en el sistema financiero global –gracias al secreto de los paraísos fiscales, las compañías anónimas, el blanqueo de dinero mediante operaciones comerciales, y a la aplicación laxa de la ley contra el crimen financiero– drena por lo menos 1.1 billón de dólares por año de EE.UU. desde economías emergentes y en desarrollo. Eso es más de lo que reciben entre la inversión extranjera directa y la ayuda exterior combinadas. En otras palabras, imagina que cada vez que donaste un euro a una caridad, diez más fueron desviados.

La Comunidad Internacional debe afrontar este desafío

Tómate un momento y piensa en el papel que el sistema offshore juega en agravar la pobreza y la desigualdad. Es el actor principal detrás de muchos de los titulares del mundo: El desplome financiero de 2008, el desplome financiero de 1929, el contrabando de armas, la financiación del terrorismo, las guerras civiles, el trafico humano durante la crisis de refugiados, la industria de los narcóticos, el poder político perpetuado por las dictaduras corruptas... Y la lista continúa.

La filtración de los 'Panama Papers' es una buena noticia. Pero una excelente noticia sería que todavía le prestemos atención a este tema en algunos meses. El impulso actual que los descubrimientos del ICIJ han desatado debe utilizarse para ejercer presión sobre la comunidad internacional, con la intención de que realmente afronte este sistema financiero paralelo. Si estos acontecimientos no pueden conseguirlo, entonces no sé qué lo hará.

---

Este artículo fue redactado por nuestro equipo local de cafébabel Bruselas.