Papa Putin, por Navidad quiero una Unión Eurasiática

Artículo publicado el 10 de Noviembre de 2011
Artículo publicado el 10 de Noviembre de 2011
En octubre, cuando el primer ministro ruso, Vladímir Putin, propuso construir una “Unión Euroasiática” con los antiguos estados soviéticos, que desempeñaría un papel más global y cuya influencia competiría contra EEUU, la UE y Asia, sus declaraciones se convirtieron en titulares anunciando el expansionismo ruso. ¿Domina Putin la geopolítica?
¿Dónde están los límites de su estrategia de modernización?

“No puedo predecirle los pasos de Rusia. Es una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma; pero quizá haya una clave. Esa clave es el interés nacional ruso”. Winston Churchill (1939).

Como parece que Putin nunca envejecerá y siempre será un guapo treintañero, no podía negar el placer de convertir a la antigua Rusia en una nueva Rusia. Con sus declaraciones oficiales sobre la unión eurasiática, formada por Rusia y sus antiguos satélites, algunos creen que Rusia quiere retrasar el reloj, reconstruir la Unión Soviética, apartarse de la amistosa política occidental del presidente Dmitri Medvedev e incluso crear una nueva era de guerra fría. Conociendo a Putin, podría esconder tales intenciones en su proposición. Esto es lo que opina el periodista ucraniano Vitalky Portnikov, quien asegura que “la idea de reunificar el espacio postsoviético está dentro de la ideología de la élite rusa desde 1990”.

Modern Russian adverts, particularly ones for alcohol and tobacco, also play on the notion of Eurasian unity

Los corazones de los jóvenes rusos se liberan

Sin embargo, las jóvenes generaciones tienden a discrepar. “Ha ocurrido, ¡por fin!”, dice Iván, de 28 años. “Es un proyecto viable al cien por cien, con base histórica, relevante y económicamente necesario”. Hay que reconocer que el posible regreso de Putin refrescaría la fuerte y sincera creencia en un imperio ruso contingente, al que los rusos están atados y con el que han crecido. No se trata de reconstruir la URSS. Los jóvenes rusos quieren mantener su orgullo nacional, pero nunca vivirían con la represión de lo que el comunismo representa. Esta nueva generación necesita libertad, democracia y una economía abierta. La opinión de los jóvenes rusos parece resumirse en que cualquier cosa que modere el sistema centralizado ruso pero exprese poder nacional supone un buen paso.

Eurasiático, ¿quién?

Desde la fundación de la Comunidad Económica Europea en 1956, los estados miembros se comprometían a construir su propio mercado competitivo. Apenas le prestaban atención al territorio eurasiático como tal. Tenían en cuenta a EEUU por un lado, a China por el otro, y tomaban nota sobre Rusia, pero asumían que estados como Bielorrusia, Kazajstán y los antiguos estados soviéticos no existirían. Como consecuencia, no hay una estrategia occidental eficiente para esta zona. Sin embargo, no se debería subestimar este supercontinente. La Comunidad Económica Eurasiática (EurAsEC o CEEA) se creó en el año 2000 entre Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán para asegurar su libertad de movimiento. Ucrania, que a menudo actúa como parachoques entre la UE y Rusia, actualmente solo tiene un papel como observador, aunque el éxito de una unión eurasiática también dependería de Víktor Yanukóvich.

 Belarus' Lukashenko en el medio, Nursultan Nazarbayev (presidente de Kazajistán) segundo por la izquierda y Putin second por la derecha

La unión eurasiática comienza un nuevo período de integración. No es que Rusia quiera volver atrás, pero sigue cambiando y adaptándose a un nuevo sistema mundial llamado regionalismo. “Rusia es demasiado grande como para subordinarse a cualquier integración. Crear uno es por su propio beneficio”, comenta Niko, bielorruso de 27 años. Entonces, ¿a qué viene la ansiedad? Al fin y al cabo, la idea de una unión eurasiática no se creó en un día. Tiene su historia, y lleva desarrollándose mucho tiempo. Quizá no tenía un nombre oficial hasta ahora, pero el principio estaba ahí. Parece que Putin, el ya favorito para las elecciones presidenciales de marzo 2012, va ya por delante de algunos.

Fotos: portada (cc) KOTOB/ Vitaliy Kotov/ Flickr/ enot-potaskun.livejournal.com/; Texto,  representantes de EurAsEC (cc) Minsk, National Library of Belarus/ Presidential Press and Information Office/ Wikimedia